jueves, 23 de marzo de 2017

NANCY MENDOZA A. [20.044]


Nancy Mendoza A.

Chile. De raíces pobladas, del ramaje indestructible del viento, nació la poeta mestiza. Alas y colores despertando al desierto florido. 

En el valle del Huasco, en donde el río se amalgama con el mar, entre algas y caracolas nace esta costeñita, poeta y narradora. Espíritu inquieto, indómito, arisca como el mar que la vio crecer… allí donde surge el milagro del desierto en flor…  

“El Desierto de Atacama se quedó durmiendo en mi… y  en sueños repta un río fantasma por mis venas… Atacamía…

Dirigió por el período de cuatro años una publicación de letras “Revista del Viento” en Huasco, sin fines de lucro. Se entregaba gratuitamente a la comunidad huasquina. Tenía como premisa rescatar, valorar y difundir a los escritores regionales.

Sanacuentos - Monitora de Talleres de Lecto-escritura: (cuentoterapia infantil), juveniles, adultos y Adultos Mayores.

Quijote de la Lectura, título honorífico entregado por “Chile quiere leer” con el fin de hacer de Chile un país de lectores. 

Ha participado en Encuentros de Escritores, Simposios, Congresos, Lecturas, Ponencias. Charlas dictadas en las ciudades de : Copiapó , Huasco, Vallenar, El Salvador, Chañaral, Caldera, Ovalle, llegando hasta los lugares más distanciados como El tambo (Comuna de Alto del Carmen), El Corral (Comuna El tránsito), Canto del Agua (Comuna de Huasco)

Sus poemas han sido parte de Murales en la ciudad de Vallenar: Poblaciones, Torreblanca y Carrera con el Proyecto Fondart: "Poemas y colores… emergen del muro” de la Artista Plástica Darma Berríos. 

Jurado para concursos Literarios en Vallenar, Huasco y Ovalle.

Miembro  de la Sociedad de Escritores de Chile, socia n°3008

En 2015 representa a Ovalle en la Feria del libro de Santiago (Filsa) y presenta el libro antológico de cuentos: “Mal de Ojo y otras yerbas”

Participa activamente de Encuentro de escritores, Charlas, Recitales poéticos, Talleres y,  y en la Feria del Libro de cada año que se realiza en la ciudad en el mes de febrero.

Asiste y presenta el libro: “Mal de ojo y otras yerbas” en la Feria Internacional de Santiago (FILSA), Sala Pedro Prado.

Integrante de la Agrupación de Escritores de Ovalle: “Liq Malliñ”, donde ejerce el cargo de secretaria desde el año desde  el año 2010 a la fecha.

Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH), N° 308.

Actualmente trabaja en un proyecto de libro: “Diosas Letradas”, trabajo que comprende el estudio e investigación biográfica de mujeres escritoras a lo largo de Chile, nacidas entre  (1800 a 1935) 

PUBLICACIONES LITERARIAS:

ÁNGELES CAÍDOS”, poemas 2004 
“EL TERCER ESCALÓN”, cuentos de misterio 2010
“LA VENUS NEGRA”, cuentos y poemas, 2013

ANTOLOGÍAS:

Antología: “De mujeres que sueñan nace un poema”, 1996 - Santiago
Antología Taller de Literatura 2003, Vallenar
Antología: “Escritores del Huasco”, La Serena 2008
Antología: “Historia inédita de Vallenar”, 2008
Antología: “Voces del Liq Mallín” – 2010
Antología: “Mal de ojo y otras Yerbas (Cuentos limarinos) – 2015
Antología: “Veranadas, cantos del norte antiguo (poesía) 2016
Antología: “Diccionario Bio – Bibliográfico de Escritores de Atacama”, realizado por el escritor Eduardo Aramburú García, 2016

-Además sus poemas han sido publicadas en revistas literarias del país.


AL PASO DE LOS GUANACOS

Aparecen como sombras ancestrales
Flotando por la pendiente,
Majestuosos,
Con la impronta de seres divinos,
Cálidos como la luz de otoño.

Pasan altivos,
Cimbreando en las últimas sombras de la tarde,
Más que el caminar
Entre cactáceas
Es el predominio de una estirpe
Llena de nobleza.

El paso de los guanacos,
Imagen idílica,
Telar parido de la raíz
Del tiempo milenario.




ÁNGELES CAÍDOS 

Y tus alas mujer 
¿dónde quedaron tus alas? 

Si es necesario, 
deja que el polvo repose 
en la paz de los rincones, 
que las benditas arañas 
tejan calladas sus recuerdos 
y que los platos 
se amontonen en la cocina. 

Alza el vuelo desde lo cotidiano, 
sacude las cenizas del tiempo 
para espantar la rutina, 
que ara surcos en tu rostro 
y te va resquebrajando el alma. 

En medio de los niños, 
entre el ramaje de la parentela 
los amigos y el matrimonio, 
despierta los sueños 
que incendiaron tu juventud, 
respira la vida a todo pulmón, 
ámate con más intensidad 
de la que amas tus cadenas 
¡hoy es tu tiempo... mujer! 




ESPERMIA

Fue fácil
El acceso hasta la sagrada gruta,
Salí disparada del órgano padre
E instintivamente
Nadé entre la savia blanca
Abriéndome camino
Por entre los torpes hermanos
                         
La afluencia de otros líquidos
Aceleraron mi avance,
Ante el gran óvulo me detuve,
Sentí miedo,
¿Vivir o morir?
Retrocedí,
y en aquel instante
El tropel de huérfanos
Me empujó hacia adentro.




HOMBRE - NIÑO

En la fría quietud del pensamiento 
tu alma de niño juguetea 
entre las redes 
de la infancia lejana. 

Y te llama, 
y te busca 
y no entiende 
que estés prisionero 
en ese cuerpo de hombre. 

Hay un niño dormido 
en el laberinto del tiempo, 
entre sus manos 
esconde una cajita con grillos.




PADRE

Escucha 
padre de mis cromosomas 
este hálito de recuerdo, 
que convierte líquidas 
éstas lágrimas fosilizadas. 

Te siento 
en cada poro de mi piel, 
labrador de mis sueños. 

Creo 
padre tierra, 
que mi cordón umbilical 
sigue unido a ti. 

Niño padre, 
padre niño,  
quiero estar en tus sueños 
como cuando era semilla.





AL NIÑO QUE FUISTE

Cuando resbalo
En la inmensidad
De tus ojos tristes
La infancia
Se viene galopando
En un trompo de madera

Y entonces sacudo
El polvo de los años
Y te veo reír
con tus soldados verdes
En fila custodiando
Los pequeños autos.

El patio es una fortaleza
De dos niños jugando
En una guerra de barro.

El gallo perro
Marca su territorio
a picotazos a nuestra espalda.

Vuelve el columpio de papá,
La sémola con leche,
Viendo la pantera rosa,
Centella y Tritón
Los Disneylandia,
El mampato cada semana,
Las navidades llenas de magia.

De tus ojos sale a reír la tristeza….




DESIERTO EN FLOR

Soy la simiente
Que el viento
 arrulla
  En la tarde atacameña.
 Me ovillo en retorno embrionario,
En espera de la gota
Que ha de amamantar
 La aridez de mi paisaje.

¡La bendición del agua! 
Cae como un milagro,
Abandono
El capullo  
  Abriéndome  paso
 Entre rocas y piedras
Hasta emerger
Pequeña y audaz. 

Florezco como en sueños
 Danzando 
En mantos de colores,

Bajo la fuente de la vida
Abro mis brazos
Y beso la luz 
Que entibia mis entrañas
Desvergonzada,
Me entrego al sol
Que lame
Mi espalda...




ESPERMIA EN EL ÚTERO II

Soy 
semilla
que danza
curiosa y somnolienta
en busca de luz,

en mi interior,
Giros, patadas, dolor,
se confunden 
en un río de agua madre.

Errante
me dejo navegar
recorriendo  sin apuro
esta prisión larvaria.

A millones de años
se han reunido las células,
a tramar el rito de la vida.

Ciega, solitaria,
brota un latido que da ligereza
a este remedo de pez.

Avanzo, me agilizo, me contraigo,
al llamado del instinto primario,
siento la necesidad
de gritar,
pero lloro.
lloro mi nacimiento.




INVOCO AL OLIMPO

¡Venid en mi auxilio
Hados del Olimpo!

Libradme de este laberinto
En que habito expatriada.

¡De qué culpa se me acusa?
¿Me castiga el destino
Por haber nacido?

He visto a Fedra,
Perdida en sus lamentos

A la bella Eurídice
Pasando como una sombra 
Mas pasa de largo
Rumbo a lo oscuro

Morfeo
Abre sus brazos
Hacia mí.

Como una planta
a la cual se le niegan la luz y el agua,
Mis ojos están velados,
Mis labios trémulos.

Desatadme de Cerbero
Que aúlla en mis vértebras.

No me dejéis 
Al borde del suplicio.

¡Volad rápido junto a mí!

Las Parcas
Están ovillando mis huesos…




MATER

Te nombro madre
Y las palabras
salen volando
en bandadas hasta tu pecho.

Lo pueblas todo,
Todo lo engendras,
De tus manos brota la vida,
La creación se hace interminable.

En tu vientre bendecido
Acunaste a los cuatro guerreros
De la casta bendecida.

Ay madre del sufrimiento,
Ay madre tierra,
madre de los trigales,
Con una chupalla y la echona al hombro

Ay madre de los ojos empapados,
Ay madre prisionera en una jaula,
Ay madre detenida y aparecida
¡Sabe Dios!

Madre de la buena conversación
Madre del mate bien cebado,
Madre Latinoamericana, 
Madre de las múltiples tareas,
Madre paciencia,
Madre belleza,
Madre de tu descendencia.

Madre… me acarician tus ojos
Y eso me basta.
Mi mejor poema lo dejé escrito en tu vientre.




MITOLOGÍA

¡Venid en mi auxilio
Hados del Olimpo!

Sacadme de este laberinto
En que habito expatriada.

He visto a Fedra,
Perdida en sus lamentos
A la bella Eurídice
Pasando como una sombra 
Morfeo
Abre sus brazos
Hacia mí.

No me dejéis 
Al borde del suplicio.

Mis ojos están velados,
Mis labios trémulos.

Liberadme de Cerbero
Que aúlla en mis vértebras.

¡Volad rápido!

Las Parcas
Están ovillando mis huesos…





Poema III

Seca, como tumba
en el olvido
permanezco errante.

El desierto de Copayapu
Se quedó dormido en mí

Afuera
Por las ventanas
 Gotea el río Copiapó

Tu pecho,
al igual que la higuera de mi infancia
ya no cobija mis temores.
No estás.

Te he desterrado de mi vida
Para que los arenales
Que llevo dentro
No te alcancen.

De mi útero
Salta el Padre Negro,
Siguiendo tus pasos
Ora en silencio.




SUEÑOS

Cuando mis ancestros me
llevan al subsuelo,
Donde las hojas se pudren
Y las lombrices reptan
Sobre mis ramas.

En aquel territorio húmedo
Mis raíces avanzan
Entre minerales y cuencas vacías
Hasta llegar a la raítica madre
Fundiéndose en el núcleo terrario.

Allí abajo,
Veo sus limpios esqueletos 
Sus voces me hablan,
Me cuentan historias,
del mortero del tiempo
Alrededor del mate sagrado,
Y el pan saliendo del bracero.

Me arropan con el manto telar 
 Me arrullo en sus huesos
Arriba el sol es un mito
Sobre mi cabeza
Enmarañada de recuerdos…




LOS ÁNGELES CAÍDOS DE NANCY MENDOZA

No logro entender que la poesía escrita por mujeres sea mirada de soslayo en circunstancias que su calidad es innegable. En cualquier rincón del país siempre hay una poeta con un excelentemanejo del idioma poético, tal como lo demuestra Nancy Mendoza con su bello libro “Ángeles Caídos”: 

“El recuerdo 
es una película en blanco y negro
y en la sala
un solo espectador...”

Es sorprendente como desfilan las palabras tan bien hiladas:

“El valle que perfumó tus cabellos
hoy guarda tu cuerpo silente
y un pimiento lleno de arrugas 
te acaricia con su sombra...”


La poeta cincela con destreza su obra, que duda cabe y, además, sus imágenes son maravillantes:


“Creo
padre tierra,
que mi cordón umbilical
sigue unido a ti.
Niño padre,
padre niño,
quiero estar en tus sueños
como cuando era semilla...”

El libro se lee de un viaje, pues posee calidad y armonía, necesarios elementos para conformar un trabajo admirable. Es una poesía que gusta, que deleita. Palabras cotidianaspara esculpir belleza.

“Veo en Susana la belleza de mil estrellas
camina libre por el valle de los sueños 
tejiendo quimeras al amanecer...”

Agradecemos a Nancy Mendoza este grato viaje a través de su hermoso libro tan pleno de luminosidades.


Publicado por Diego de la Noche  (Escritor Carlos Órdenes Pincheira)





COMENTARIO DEL ESCRITOR JORGE ZAMBRA CONTRERAS

Al publicar su primer libro (“Ángeles Caídos”, poemas, portada del pintor Jorge Adaros, Santiago, 2004) ya  Nancy Mendoza marcó la diferencia en nuestro reducido medio literario, tan necesitado de nuevas figuras.

Título estremecedor que alude a la exclusión del cielo por castigo divino, a causa de conductas malvadas que de ir tan lejos importan la ofensa a Dios mismo, ocasionando la devastadora pérdida de la gracia y la condenación a las tinieblas humanas que pueden ser la forma más real del infierno.

En su libro inicial la caída desde el cielo se constataba, entre otros temas, en la muerte de una joven, en la niñez que se quedó prisionera en la edad adulta de un hombre y en los repliegues del tiempo, en la brutal dureza femenina hacia un varón sufriente, en la dolida memoria de una niña mendicante o en aquel acre “Poema primero”, que mezcla muerte y sensualidad.

Ese libro no ha sido debidamente apreciado hasta ahora, a causa,  sobre todo, de la insuficiente promoción ante nuestro escaso público lector. Oportuna e insistentemente le ofrecimos a la poetisa un relanzamiento, pero su respuesta fue reticente. Sólo uno de los poemas ha resaltado, el inusual “Espermia”, prueba de que la escritora puede ir hasta la osadía en lo no convencional y fluctuar en una expresión de potencia, no siempre ligada a lo sombrío y negativo. El poemario la mostró con energía vibrante y múltiples indicios de talento.

Buena lectora, inquieta, inestable, intrincada, espíritu contradictorio, original y complejo, Nancy Mendoza da con esta obra todo un paso adelante en su trayecto literario. Como es desconfiada hasta en sus propias posibilidades, le aseguramos, sin falsas concesiones, que ha ganado de veras en el manejo del idioma, en capacidad expresiva, en unidad temática. Imaginativa y autónoma, gestora de singulares ideas que hablan de una creatividad eruptiva, si se sobrepusiera a sus intermitencias y persistiese en el trabajo constante y sistemático, podría alcanzar en el cuento el pleno perfil de su personalidad literaria, llegando aún más lejos en sus logros, dentro del exigente arte de la escritura que tanto la apasiona, senda en que la acompañan los relámpagos de la poesía.
                                     
Jorge Zambra Contreras





LA POETA QUE TOCA LAS CUERDAS DEL VIENTO ATACAMEÑO

Por Aída Esther Mora

Nancy Mendoza, poeta atacameña, autora del libro Ángeles Caídos, a quien tuve la suerte de conocer y acompañar en un viaje turístico hacia las montañas más desérticas del planeta, cruzando el valle del Huasco y de Freirina, junto a otros connotados escritores de esa zona, viaje inolvidable bajo un cielo espléndido y mayúsculo, en que los minerales de las montañas reflejan con esplendor el sol caliente eternizado y sólo interrumpido por las noches mucho más frías.

En su libro de poemas titulado: Ángeles Caídos, esgrime la palabra que tiende a fundirse con el paisaje constantemente, tal vez por esa fusión que suele acontecer al pasar a ser parte nuestra, el lugar en que hemos nacido y vivido.

Diversos motivos impulsan a la poeta Nancy Mendoza a desbordar “sus playas emocionales” en versos. Son variados también los seres que emergen y transitan este acontecer interno y externo. Es el Cristo, es el hijo, el padre, el mendigo, la naturaleza, etc. los escogidos como sujetos poéticos de su palabra versificada para amarlos y reconocerlos a través de ésta.

Y aquellas otras que resultan muy interesantes porque su capacidad creadora construye algo nuevo después de tanta escritura, la que a veces solamente convoca y persigue una catarsis. Nancy Mendoza alcanza a través de su canto un estilo propio, un hálito cálido y silencioso en extremo, dirigido a nuestro desierto y lo viste de belleza inusitada a través de la añañuca, esa flor rojísima, un hallazgo que sobrevive al azote del calor y que luce su esplendor entre las piedras. Diosa vegetal /emerges de la aridez del desierto/ cual ninfa de la lluvia, / bella y mágica…Su pluma nos hace reconocer ese habitante solitario al borde de la extinción, con su nobleza y solidez, el guanaco. Aparecen como sombras ancestrales/flotando por la pendiente, majestuosos, con la impronta de seres divinos, /cálidos como la luz de otoño/. El paso de los guanacos imagen idílica, /telar parido de la raíz del tiempo milenario. 

El paisaje nos condiciona, nos va colocando su sello a través de los ojos y el sentimiento que nos mueve y conmueve y no se pueden omitir aquellos sinsabores y pequeñas felicidades a que nos somete la vida los que van manifestándose en la escritura de Nancy. Así también, es capaz de intuir y trasuntar la pavorosa soledad de seres y pueblos que deambulan en esa búsqueda imperiosa de su destino y de un poco de dicha.

Entonces, con esa sencillez y sobriedad que maneja la palabra que la distingue, se convierte sin querer en la añañuca que nos sorprende en medio de la montaña, aparentemente árida y nos entrega su canto al tocar las cuerdas del viento atacameño.






EL TERCER ESCALÓN

Los cuentos presentados en el libro Tercer Escalón, sorprenden por la agilidad de la narración, no obstante  nos inducen por dos caminos.

A)     La ficción realista
B)     La ficción no realista

Hay una fuerte interacción entre lo rural y lo urbano que muestran rasgos identitarios muy interesantes, en instantes en que de una u otra forma la mundialización provoca desarraigo y perdida de identidad.

La ficción realista en que se estructuran los siguientes cuentos:
” “Los Molles,” “El Abuelo”, “Nueva vida,” “El camino Ancestral”, forman una unidad temática.

”Aves de Rapiña” “Los Huaqueros”, “Arresto Nocturno” “Rojo y Negro” y “Hombres de la Pampa; “Una Mujer Deliciosamente Muerta”; son temas diferentes, muestran  debilidades y grandezas del ser humano: violencia, menoscabo, tristeza, etc. La ficcionalidad  provoca   en el lector apariencia de realidad o verosimilitud, donde los valores  positivos aparecen subterráneamente.

Los  ejes temáticos  que mueven a los personajes  de los cuentos mencionados son el amor,  vida y  muerte,  naturaleza, y cultura ancestral, con variadas referencias míticas. En ellos la narradora muestra su sensibilidad por los asuntos cotidianos y espirituales del universo. Hay una conexión profunda entre lo corpóreo y lo espiritual de los personajes. Explora las dimensiones sensoriales del erotismo, existe una variedad de elementos naturales que configuran los cuentos, mujeres sin grandes  pretensiones, se mueven con simpleza, sujetas al dominio del varón, con actitudes casi   serviles.
La ficción no realista se presenta  en los cuentos “Alas Oscuras,” “El Espejo” “La Búsqueda”;”Un día cualquiera en el Patio”. Cambia el ritmo a un plano lírico, usa varias metáforas, desconcierta el desamparo, alcanza visos de surrealismo sin perder la esperanza.

Diabelle es una  tragedia  romántica,  induce al lector por intrincados caminosdonde se mezcla realidad y fantasía con buen manejo  del léxico.
En estos cinco cuentos, los personajes no están sujetos  a leyes de tiempo y espacio, rompen las barreras de su especie  y sufren transformaciones; actúan de acuerdo a las circunstancias.

“Una Pascua Negra” Es un relato testimonial, donde la realidad supera la ficción y  presenta el rostro de la localidad de Vallenar  en 1931, cuando los representantes de la Ley no respetan la vida y se ensañan con la destrucción y la barbarie.

Nancy Mendoza  ha alcanzado  gran capacidad expresiva y connotación, por el buen manejo del idioma, su lirismo asoma en determinados instantes de la narración porque es difícil separar a la poeta  de la cuentista.

Nélida Baros Fritis.





LA LITERATURA Y EL LADO OSCURO DE LA LUNA

Abordar la escritura de cuentos es una tarea de difícil consecución y se sabe que el intento es de mayor esfuerzo que el que requiere  la construcción de una novela,  porque además de la condensación y unidad temática,  el cuento exige  mantener el interés irreductible del lector por cada uno y hasta el final del libro.  En cambio,  la novela permite a su autor entrelazar variadas historias, anécdotas, permitirse digresiones y dispersión en sus páginas, lo que no permite el cuento.

Si bien, la mayoría de los cuentos de Nancy Mendoza son de corte trágico, (tratan de un crimen, accidente, sucesos paranormales, mujeres abusadas e impotentes de defenderse, etc.) los acontecimientos limítrofes con lo que se puede soportar, es notable la capacidad narrativa que nos ubica claramente en un contexto dado, definición de personajes, lugares y ambientes que nos llevan al desierto y norte chileno o bien, nos traslada a tiempos ancestrales desaparecidos (Los Molles) y la bien hilada trama que nos lleva con rapidez a un desenlace que no nos permite despegarnos de ella.

Nancy Mendoza posee oficio, por eso es capaz de mantenernos unidos a su narración y no lo desperdicia relatando cualquier acontecimiento, tal vez sin proponérselo ella aborda temas que conmocionan al lector, lo conmueven e intimidan profundamente (El Espejo) y de pronto se piensa en el suspenso de Edgar Allan Poe o bien en Borges con sus paseos y devaneos que realiza a través del tiempo, del Dios Tiempo, que permanece inconmovible ante el desfile de nuestras vidas, generalmente llenas de vicisitudes y misterios que no tendrán explicación más que como pasos hacia otras dimensiones o fantasmas que rodean nuestra existencia y que no vemos.

El mundo que ha construido Nancy Mendoza, en su libro de cuentos, es la catarsis, tal vez, que ella construye para resarcirse del padecimiento que le provoca este mundo que como artista percibe con agudeza hasta la conmoción profunda  y demuele sus esperanzas en un género humano más benigno.  De esta forma, N. Mendoza se yergue a través de su pluma y nos encara y enrostra estos seres malignos, oscuros para que no olvidemos lo crueles que podemos llegar a ser.

En cuanto a los temas que se abordan: crimen, terror y suspenso o sucesos paranormales, no es común en las letras chilenas, especialmente en nuestro género femenino.  Si bien, las mujeres hemos ido ganando espacios largamente acallados, se han ido planteando nuevos desafíos, además de los ya conocidos acercamientos al erotismo y caída de tabúes, como Marta Brunet, María Luisa Bombal, Pía Barros y Ana María del Río, Andrea Maturana y propuestas renovadoras y rupturistas como la de Diamela Eltit, son en consecuencia un abanico de posibilidades que actualmente las mujeres se atreven a encarar.

En el cuento Alas Rotas, cuento trágico de una niña pequeña que sufre deformación física, pese a ello  se vislumbra una fórmula esperanzadora que escapa a la comprensión que tenemos o atisbamos  de la realidad.  De tal forma, la Literatura se transforma en acción salvífica ante el absurdo, el dolor sin límites, el escritor a través de su imaginación levanta salidas, capta revelaciones que respaldan este escape de la realidad y a la vez “destapan” esta misma, dado  que nos agrede constantemente y nos desagrada al punto que solamente la imaginación “la gran buceadora” como dijo Einstein, es  la que verdaderamente nos acerca a la verdad, y puede transmutar en algo maravilloso y distinto que nos salva de todo dolor o absurdo.  Al mismo tiempo, que nos trae reminiscencias del escritor Pedro Prado, con su novela Alsino, similar personaje en algunos aspectos.

El libro de N. Mendoza, es fruto de un trabajo constante y serio a través de mucho tiempo y que me aventuro en precisar que no es de las autoras que se precipitan en publicar, sino hasta que están muy seguras del trabajo literario que entregarán.   En este oficio, se requiere lo que ella demuestra ampliamente y se requiere, valentía, riesgo, oficio, libertad imaginativa, sensibilidad y ruptura con los viejos moldes que nos han deparado, para escribir desde su genuina inventiva.

Aída Esther Mora
    Escritora
Directora Rev. de Arte y Literatura
    Artemisa

Concepción, Noviembre 17 de 2009.










-

No hay comentarios:

Publicar un comentario