viernes, 10 de junio de 2016

YAMILKA NOA [18.861]


Yamilka Noa

Yamilka Noa Justiz, nació el 31 julio de 1980 en Cuba. En 2006 publicó La pasión Detrás de la ventana. En 2009 se marchó a Costa Rica, país del que adquirió la nacionalidad. Entre 2009 y 2013 estudió Producción de Cine en Londres, en la Universidad de West London. En 2009 presentó su libro Mi miedo Sólo mío, en el Barbican Centre y en 2010 publicó su primer libro en inglés: Echoes of sorrow, al que li siguió Love & despair en 2013.

Forma parte de diversos grupos literarios.

BILIOGRAFÍA 

La pasión detrás de la ventana] (2007)
Travesuras del alma (2008)
Mi miedo sólo mío (2008) 
Echoes of sorrow (2010)
Love & despair (2013)

PREMIOS

Premio mundial de poesía Nosside 2007
Farrago Zoo Awards, 2010.



Apariencias 

No te pierdas Yamilka, 
no hay puentes hacia él. 
Esa línea casi invisible que ves, 
que canta, que engaña; 
te va a matar. 
No te pierdas, 
ya Penélope existió. 

(Del libro "Ecos de tristeza") 




Ángel del viento

Otro ángel observándome desnuda
robándole un pétalo a mi alma de flor
otro que ha logrado tocar
mi piel de hierbabuena.

A cuantos ángeles despertará 
mi canto de la verdad
mi renacimiento primaveral.

Yo digo que fui creada
en un jardín celestial
por eso mi fragilidad de orquídea.

Pero tú, ángel del viento
tú que robas sin resentimientos
que desvistes con los ojos 
con qué mano me tocas que estoy retoñando?

Cuántas veces pueden nacer los ángeles?
pues acaso yo también soy un ángel
acabado de nacer
invadida por el miedo
con estos ojos de verano que me impiden
encontrar el manto que una vez me protegía
(demasiada luz) 

Hay tanta luz en el nacimiento!
y en la muerte?
No, no hablemos de muerte
más de mi tímida desnudez
esta que te ha resucitado
me ha resucitado

ángel.




Razón del viaje

Camino por la luna…
espero un beso febril, y puede que algo más.
Cada día, una liana simbólica se enreda en mi cuerpo,
pero no es una prenda que resguarda;
no es un mimo.

Apenas doy un paso alguna estrella se derrumba…
en las noches se me dificulta la actitud de caracol,
entonces, me desvelo en el monótono trabajo
de extirpar masa pétrea de mis pies y de mis manos,
y temo, que se me venga encima el universo;
me consuela saber las cicatrices,
intachables pruebas de mis sergas.

Es todo una aventura, es todo por un beso.

Parece que la luna es infinita,
tanto tiempo recorriendo su cuerpo de nata y maleficios.
Tan perfecta y tan pérfida balancea en su misterio
a este cuerpo frágil y gastado, ahora por la espera.

Sospecho tan cerca la certeza…
sé que debo olvidarme de papalotes y helicópteros azules,
este debe ser un juego transparente, un sorteo de la vida…
aun queda oxigeno para prolongar el viaje.

Estar en el limbo por un sueño es cosa seria.
Camino por la luna…
Quizás te haya sentido y no lo creo,
puede que ya conozca tu sabor: amarando y fresa?
Podría suceder que nunca llegues… esta parte no la quiero imaginar.

Camino por la luna, han pasado treinta años, han pasado.
He intentado abrazar la quinta esencia pero todo se me ha resistido,
de ahí: las heridas en el cuerpo, el desvaír de mis ojos,
el candor que todo oculta.

Es cuestión de principios concederle a mi espíritu un beso,
es por eso que he venido a este planeta,
por un beso febril,
y puede que algo más.




Revivir

En estos días muero renazco 
vuelvo a morir nace el sol 
muere la lluvia en mi ventana 
y le alargo una mano para acompañarla 
a su entierro en el aire 
Por lo menos alguien me llora 
Por lo menos alguien me moja

En estos días la esperanza se viste 
yo me desvisto 
me espanto al mirarme al espejo 
y verme en harapos 
El espejo ve más allá 
él refleja lo que soy 
la niña extrovertida 
la mujer displicente 
que se sujeta a las manecillas 
del reloj detenido 
se pone a bailar un vals 
y luego sofocada se posa 
bajo el agua muerta 

En estos días estoy loca 
quiero romper el espejo 
entregarme sólida a la lluvia 
cambiarle el traje a la esperanza 
alucinarme de lo bello 
calentarme con el sol 
o que él me caliente penetrándome 
un rayito por la ventana 
Revivir 
Sin muerte premeditada 
Revivir 
En estos días quiero 
cambiar la versión de mi vida.




Desvelada

Eran las doce de la noche.
Yo caminaba por Kentish Town.
El frío pesaba en mi nariz y en mis manos.
Mi frente aun reñía por tantos pensamientos confusos:
por eso la boina naranja,
el maquillaje clinique,
los pasos imprecisos.
Ya no recordaba de dónde venía.
Sabía que iba a asesinar a la memoria
-No en Kentish Town- me dije.
Llegué a mi casa, entré a mi cuarto, apagué las luces,
me recliné en la cama… (como siempre sería yo la víctima).
Hubo una lucha, resistencia, golpes sin manos, y una voz que hacía de árbitro;
una voz miserable, ¿acaso ella procuró este juego?

Nadie ganó la pelea.
Vagué de nuevo, mientras clareaba, por Kentish Town;
esta vez sin boina (la memoria resfriada)
y en silencio.


Preliminar

Después del maquillaje,
el vestido rosa, las risas…
La copa de sangre esperando.

-¡No la tragues! – me digo.

Sé que terminaré suicidándome
de mí misma.
Me veo ya pálida,
desmayando en los brazos del silencio,
sofocada por el caos
que mantiene en orden mi vida.

-¡No la tragues!, - me digo.

La soledad me preparó el trago
venenoso.

Poema del libro inédito "Ecos de tristeza"



En mi interior

Hay un funeral en mi estómago.
Alguien da pico y pala.
Algo me arrolla muy dentro.
Y aunque no puedo ver sé
que vomita sangre en cada tajo
mi hígado,
de miedo ebrio.

Hay un muerto en mi interior.
Siento la peste.
Presiento los gusanos,
felices por fin del alimento.
Hay un crematorio
ubicado en mi vientre de azucena.
¡Ay mi vientre de azucena!


Hay otra mujer
putrefacta por los nervios
dentro de mi ser.
Hay un hilo invisible
que amarra mi fuerza
que ahorca mi voz.

¡Ay de mí!

En mi interior se está acabando
el mundo
y yo no puedo gritar.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada