lunes, 23 de mayo de 2016

ALDO ALCOTA [18.763]


ALDO ALCOTA

Aldo Alcota (Santiago de Chile, 1976). Poeta, artista visual y gestor cultural. En Chile participó en la creación y edición de la revista surrealista Derrame y durante diez años fue un entusiasta integrante del movimiento del mismo nombre. Allí conoció a la trascendental poeta Stella Díaz Varín, gran amiga. En la actualidad vive en España, Valencia, y es uno de los animadores del Simultaneísmo. Ha participado en el libro Por donde pasa la poesía (Baile del Sol Ediciones), que incluye a 70 poetas europeos y latinoamericanos. Es director de arte de la revista Caníbaal, con contenidos nacionales e internacionales de arte y literatura. Ha expuesto su obra en la Fundación Granell (Santiago de Compostela), Perve Galería (Lisboa), Espacio Valverde (Madrid) y Galería Imprevisual (Valencia). Colaboró con el movimiento Phases del teórico y poeta francés Édouard Jaguer y conoció en París a grandes figuras del Surrealismo como Jean Benoît y Jorge Camacho. 

Guayacán / Virgen Bacon, editado en 2013, es su primer libro de poemas en solitario

Como artista gráfico ha realizado las ilustraciones de Guayacán así como las de El sanatorio (en llamas).


La habitación

Habitación persistencia del sonambulismo,
días cerrados y la palabra fantasma se descontrola
sudando en un invento, vestigio reptil.

Habitación sonambulismo,
leche negra para un caballo
pidiendo otro tango, guaracha
o un vals necrófilo, en Finlandia tal vez. 

Habitación desplumada
creadora de un amor inquietante,
un pajarillo bisutería usurpa el ruido de las sillas,
nadie las mueve pero se mueven.
Un retoque de una brocha en la pared,
nadie lo hace pero lo hacen.

En el pasillo suena una máquina hiladora que no se ve.
La habitación guarda un silencio de ahorcado imaginario.




NUIT

A Andrea Köhler



Busco tu olor
En las páginas de un libro
Traduzco noches
Traduzco voces lejanas
Traduzco ansiedades de aire
Permanezco recostado contando hormigas de vapor
El humo
El humo de tu olor
Me anima a descifrar colibríes en la página
Que me entregan una ruta

Voy sin saber donde se esconde tu olor
sumergido en el oído de un silencioso místico

Tu olor es un fino guante
Acariciando una piedra.
Tu olor se hace real
Cuando te imagino.

Es de noche
Tu olor muerde la fuente de leche
Y todo acaba en un solo punto
Ahí estamos
Observando nuestros cataclismos lunares
Diálogo de ternura felina
Recítame un verso
Que pueda musicalizar
Con los coleópteros de tus adivinanzas.






EL REGRESO DEL TOPO

A Fernando Arrabal

He desertado
como el Héroe Pánico
He cerrado mi boca
En el boulevard de las pantorrillas
Pirámides con acordeón
Cierra tu boca bello topo
Y descubre las dos palomas
Que escupen sobre la vértebra del
TEATRO
Desatando golpes escondidos
Desatando mareas de ninfas
Sobre las preguntas
Acaso esa pipa de luz
Contestará al aire veloz
O a las consultas de tu madre
O interpretará una danza con traje inhóspito
De polvo
Sobre castillos de oro

Se abre el pecho del hombrecito
El regreso impaciente
Volver a desertar castraría dibujos
El regreso del salvaje
L'Afrance
Cabellera pronosticando mariposas
Con sexo rayado sobre hoja de papel
Cierra tu boca y regresa

Elevación del crepúsculo
Al hechizo máximo del sol.






EFEMÉRIDE

El inquietante desfile
En los relieves histéricos
Con medallas sobre el pecho
Iluminado
Por un prefacio de violadas
Allí
El dandy se convierte
En mujer ideal
Única en afeites
Erectos
Sacrificados en el coliseo
En presencia del escritor autómata
Que con tradición relojera
Mantiene numerosas afinidades
Con el montaje de lo deseos.







Le Costume du Necrofile

A Jean Benoît

Cráneo de goma
Lengua cobra
Guantes de metal
Pájaros violentos picoteando en su glande
Pezuñas

El testamento de Sade
escrito por un brujo senegalés
en la estación de Saint-Lazare

ce moment!

El necrófilo confecciona alas de cóndor
rodeado de vírgenes indígenas que masturban al buldog de Maldoror

SACRIFICIOS EN LAS ISLAS DE BORNEO

Jeanecrofile disecando monos, comiendo corazones de felpa, tatuándose una vagina hirviendo en el pecho, jugando ajedrez telepático con Arrabal, pintando máscaras transparentes con Camacho, dibujando esqueletos de seda en la espalda de Joyce Mansour, esculpiendo murciélagos sobre los senos de una negra…

Jeanecrofile viaja a México. Ve al luchador El Santo en la Roma Azteca, interpretado por Arthur Cravan, y dispara contra la multitud

Gritan por la función de toros

Jeanecrofile se ríe y fabrica bastones de falos que juegan con el Milodón.





PELUQUERA SICILIANA

Estoy incómodo en la peluquería,
pienso en algo:
una letra occipital
cavernaría
centrífuga.
Un sudor incontrolable asusta a la peluquera.

De reojo veo su boca y me desespero,
gotas, gotas se deslizan en mi cabello
sudado como una rareza de feria.

Una tijera que no corta,
un barco de cobre en la nevera,
zumbido de iguana en una caja-nada,
levantarme del asiento y correr.

Pago sin decir nada,
me hablo a mí mismo y sigo sudando
como si estuviera esperando un perro de dos cabezas,
sacralizado como fetiche.

Por donde pasa la poesía (2011)






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada