lunes, 2 de mayo de 2016

ANNA PINOTTI [18.599]


ANNA PINOTTI

Anna Pinotti (Montevideo, Uruguay, 1973). Estudió, Ciencias de la Comunicación, en la Universidad de la República Oriental del Uruguay. En 1996 se traslada a la ciudad de Buenos Aires, Argentina, e ingresa en la en la carrera de Filosofía y Letras, de la Universidad de Buenos Aires. Paralelamente inicia su tránsito por distintos talleres de escritura, donde encuentra las herramientas que irán definiendo su búsqueda poética.

Ha publicado:

- Cataratas, Editorial Yuguen, Córdoba, Argentina. 2005
- Para el orden de la orden, Editorial La mariposa y la iguana, Buenos Aires, Argentina. 2013.
- Qué cuerpo para qué momento, en el año 2013 junto a Laura Suarez. Ensayo. Ed La mariposa y la iguana. Argentina
- De mala gana, en el año 2015. Poesía. Ed La mariposa y la iguana. Argentina

Dirigió Sinentrevistas, antología poética, publicada en el marco del taller de experimentación de la escuela de arte y oficios del Teatro Argentino de la ciudad de la Plata. 2011

Actualmente, reside en la Ciudad de La Plata y dirige talleres de escritura y lectura experimental.




De Para el orden de la orden. Ed La mariposa y la iguana. 2013


Tomé las armas arremetiendo
ametrallando contra los vidrios del
supermercado chino. Se dispersaron
como hormigas y todo chorreó de las
góndolas y patinaron y el horror fue
brillante. Afuera es la mañana. Sin
sospechar lo contrario el ritmo de los
pasos se condensa en los brotes de
estación. Confirmo el asco humano en
el cuello de la camisa a cuadros. Con
esta cuchilla no se puede cortar. Las
articulaciones resisten en la bolsa de
consorcio colmadas de esperanza. A
buen entendedor un tenedor
biodegradable de bolsillo. Me
adelanto a la ficción. Lo que digo es
otra cosa. La raíz del árbol cuelga a
destiempo. El claro en la ventana no
ayuda a ordenar cromáticamente los
números primos. Dudo del comienzo.
Lo que rige es la corriente incolora
filtrándose en el lagrimal más animal
de todos. Para que respire. Repito.





De mala gana, La mariposa y la iguana, Buenos Aires, 2015.


Hay más 
Después de comprometerse con la causa 
A causa de la incomodidad del instrumento 
Sobre las rodillas 
O del ejercicio de la gravedad 
Hay más 
En la sala ensayando las horas hasta altas 
Horas y siempre 
Hay más 
Por llevar en contra el peso que debería 
Estar a tono con el tono de la composición y no 
Desafinar en el estreno pero 
Hay más 
De uno que ejecuta de oído 
Una contramarcha 
Mayúscula para un mayúsculo proyecto 
De tal envergadura 
De tal erección 
Aseguró 
No fue organizado y nunca antes lo había sentido 
Así

Durante horas persiguió el objetivo 
Evitando donde patinar 
Me dijo 
Es sólo cuestión de posiciones 
Y siguió 
Entre las cuerdas 
Estirando 
Con eso 
Más adentro más
Hasta la costumbre más 
Arriba 
Abajo 
Boca abajo 
Más rápido más blanco 
Para distraerme 
De eso 
Tibio todavía. 


*


Sentí un alarido que no era animal 
En mi propia lengua y 
Cerré la ventana 
Lo irremediable del prójimo 
En mi propia lengua un animal 
Sentí 
Un grito que no era yo 
Para calmar lo que reclama 
Me dijo 
No hay que buscar más 
Esa huella 
A nadie pertenece o si 
Antes 
A alguien 
En la misma lengua 
Masticada 
Por ese alarido que no 
Ese prójimo que no 
Era un animal. 


*


Pero 
Supongamos le dije 
Ese 
Éste 
Animal nos compromete a todos 
Y no muerde 
Y no ladra 
Y tal vez nunca 
Supongamos 
El sentido 
En ese aire que se cuela 
Permanente 
Imposible seguir hurgando 
La realidad se esconde 
Me dijo 
Vertiginoso y en pleno desamparo 
Se escuchan las campanas 
Que no son campanas 
Que no son campanas.


*



Es arbitrario 
La derecha o la izquierda dijo 
No son opciones no son 
Direcciones 
Las circunstancias dependen 
De una maniobra 
Privilegiada aún en las peores crisis 
Sin embargo 
Con un pulgar se define quien licita 
Y quién licita 
Al borde del alambre 

Es una costumbre del cuerpo estar alineado 
Y no ceder 
A ésta contradicción subversiva 
Donde los términos superan 
Los intereses 
En hora pico 
Supuran 
Y la raíz condice 
Dice 
De mala gana 
Bajo el mismo dispositivo 

Sobre la conjetura 
Se espera 
Que asuma la longitud 
Del hueco la 
Profundidad y el peso 
Sustentable en una aspiración 
Entre los dientes
Nada 
Convencional del otro lado del convenio 
Bajo estrictas normas de seguridad 
Alternativas 
En el corrimiento que supone la vía 
Se puede ver 
De más 
Le dije sin explicarlo 
Hasta las últimas consecuencias.



*


Lo dije en voz alta
Lo confirmé
Pero no pero no
La probabilidad de llegar al fondo de eso
Al fondo mismo
Del invento y las cartografías por no decir
De todo el resto que resta por una parte
Contar y en consecuencia ya dije
Me dijo
No lo voy a exponer
Entero sólo un borde para completar el sentido
De eso
Qué será lo que será
De qué ser independiente
Se propaga ésta confusión que ataña
Directamente

Todos contra la pared el paredón contra
Todas
Las razones al ras del pelo
Por insistir en el tendón menos hábil
Por creer que eso era un tendón
Cayó rápidamente en la cuenta otra vez
En un conteiner medioambientalista
Encontraron sus huellas tus huellas
Y las mías me dijo
Con los ojos enteros no alcanza no se completa la mirada
Ni el responsable
Porque la risa es contagiosa
Y propicia pero la claridad del tono es por sobre todo el conductor
Y la marcha se marcha así
Y marchamos
Y manchamos el suelo aquel
Y limpiamos el suelo aquel
Y aquel cuerpo ya no es una evidencia
Después de las medidas
El resultado y la consecuencia
Es una oferta
Epocal de eso
Que no puedo decir que digo
Que es una estrategia de supervivencia
Dejar de respirar
Eso de tomar eso
Entre las manos como a un recién nacido.



*


Lara dejar por un lado
Y por el otro
En claro
Los espacios necesarios donde sostener el aliento
Sin agitar de más
Primero lo primero después
Lo otro
Siguiendo los pasos sin perderse
De la mayoría
Que ha resuelto no pensar en los detalles
Me pareció escuchar
Esa letra que sabía a otra
Cada vez más grave
Hasta el cuello
Hasta las manos quedaron pegadas
Del contexto
Dadas las pretensiones
Del menú

Propia
De una estrategia
Al menos hasta ahora no reconocida
Por el ímpetu del escriba o
La incómoda realidad de encontrar
Menos
Que más
Acordes a los acordes
Acorde
A los reclamos de la orquesta
Que resisten las proezas al borde del escenario
Conectados
Al mismo transformador y sin embargo
No es la razón
Lo que confiere seriedad y formalidad a la cuestión sino
El tono
Cuanto menos más
Escuché
Y me detuve ante la oferta la
Negociación del mismo lado prometía
Una consecutiva relación de hechos
Por descarte
O redistribución
Y dejé de inmediato ese lugar por otro
Para otro momento en otro
Estante el estandarte tembló y yo de pié
Haciendo fuerza
Contrapeso contra
Natura
Como dios 

Desde la raíz hasta las uñas
Fue creciendo esa habilidad para revelar
Por no faltar a un acuerdo
De partes
Sólo lo necesario
Para crear un clima
Dijo lo dicho ha pedido
Y no volverá
A repetirlo por éste medio o mitad
Insignificante
Fuera del marco de moda de la moda
Actual
Y mañana
Dijo
Es una decisión apresurada hablar
Dadas las condiciones
Me retiro de la escena sin crimen
Sin haber podido.



*


Esta pieza garantiza esta pieza
Que empieza por acá
Y después
Siga el cartel luminoso
El cartel luminoso que hay arriba
A la derecha del otro que está
Un poco inclinado
No
Ahí no
Ese no es el cartel que indica
Lo que busca
Retroceda
Un paso
Otro
Otro
Defina nuevamente el objetivo
Que busca
Qué busca
Le recuerdo
La época es incontablemente más veloz
En el invierno y participa directamente
Sobre los huesos
Siga
La línea amarilla y el contorno
Vacío
Cuidado
Le grité
Se puede lastimar sin modificar sin sangre
No contestó
Y no
No supe los horarios exactos
Pero los ensayos siguen
En el mismo lugar
Siga
Unos pocos pasos más
Hasta la puerta
Y abra
Empuje
Insista
Hasta que
Entre
Corra me dijo por esa medianera
Y corrí
Atento a los virtuosos
A los átomos de hidrógeno y al maíz
Bajo ningún concepto
Como es de esperar
La noche
Y no le importó o no le pareció prudente
Especuló en el último tramo la trama
Y dejé de repetir para no repetirlo me dijo
Silencio
Salga
Por ese hueco suyo y respire la diferencia
Adentro
Afuera
Casi a la par las piernas afirmaron en el suelo
La consiga asignada corroída y sin virginidad
Le dije
Estuve a punto esa vez
Lo recuerdo
Los órganos en orden
Mí ejecución fue perfecta o casi
Silencio
Silencio
Para empezar
Pare
No se distraiga no permita que lo tenso
Sea la dignidad
Entre las cuerdas
Entre

Y seguí
Con un resto de todo eso pegado a la suela
Devenido
Eso
Pegado al suelo
Que antes había significado algo
A alguien
Le dije
Pero generalmente el malentendido se reserva
El derecho a admitir los pequeños detalles
Que no voy a enumerar
Que no voy a decir
Lo que se espera mientras el pronóstico
Sea reservado.







De Mundo Cerdo. Inédito


me abstengo de tocar
de dar nombre a eso
que insiste circular y repercute
con tal delicadeza
la orientación
el borde y los detalles
que sirven
de soporte a los más virtuosos representantes, en el encabezado
una aclaración con el fin de atenuar
la implicancia subliminal
de los títulos a plena luz
el artificio,
y no tiene salida
esa puerta
y no tiene sentido
lo que gira
sujeto y permeable al mismo asco,

¿será propio de la voluntad
la contracción
mientras se empuja algo para adentro? o la ejecución vertical
o la fosa
o algo dulce para engañar el estómago,

nada es tan serio cuando se impregna
a continuación, alguien niega con la cabeza
que rodó boca abajo,
pero
los crédulos abundan
y el medio
donde todavía respiran eso, conmovidos







4

De Diferentes referentes. Inédito.


la razón contradice las tensiones
replica
y una montaña
y dos
y tres
y
la pregunta a dónde
vuelve
a iniciar la red de asociados
en una bolsa
cada vez más fina también
como el resto
derivado del fracking
más profundo
del otro lado del jardín

cómo salir de la siesta sino violentamente
cómo no escuchar las ráfagas
que no son de viento
de este lado del tejido
y seguir durmientes como el resto que todavía respira
bajito
insospechados
en un pozo
común

a cuál de todos habría que llamar con un nombre







POEMAS DEL LIBRO INÉDITO "LAS MUJERES ARAÑA"

Las mujeres araña, tienen un hilo incoloro que les sale de la cola del medio.
Viven 24 horas inmóviles. En el afán de ovillo pueden tejer por años.
Las telas más complejas durante la noche despiden un pigmento sexual de las glándulas mamarias. Es cuestión de segundos, de piel, cuanto más contacto más contagio.
Mi cuerpo no se resiste.
La panza de la araña es suave y fluye entre mis piernas haciendo nudos, llega a la lengua la chupa, la mastica, me suelta. Tiene dos pares de ojos.
Trata rápidamente de entrar en mi cabeza por el oído izquierdo
y ha logrado en su segundo intento atravesarme. Se demora.
En cada paso deja una gota ácida estampada. Las mujeres araña se montan
una encima de la otra en una cópula extensa sin derramar veneno alguno hasta el final
y se mueren.


….


érase el tiempo de la cabeza lampiña
que por fricción quedó perfectamente redonda
y perdió las orejas
y parte del mentón
así logró contener todo el saber sin ocupar mayor espacio
en la gravedad
primero cortó los límites inferiores
dado que el torso se maneja de manera eficaz
sin tener que arrastrar las piernas por el suelo
luego siguieron las extremidades superiores primero una
y después al ver perturbado el eje
también la otra


….


Hay que dejar caer algo contundente para llamar la atención y rápidamente borrar los rastros. Una falta así tiene efectos de alto y bajo grado según la velocidad, que a la vez está delimitada por el tiempo del trayecto. Pero éstos detalles nada dicen de la verdadera razón del deseo impetuoso de lanzar al vacío algo que se pueda romper. No es una mera descarga de tensiones sino por el contrario, es una forma de pasar por el ojo fugaz.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada