sábado, 3 de diciembre de 2016

INGRID CÓRDOVA BUSTOS [19.682]


Ingrid Córdova Bustos

Ingrid Córdova Bustos, nacida en Santiago de Chile, es profesora de Lenguaje y Literatura, Gestora Cultural y Poeta organizadora del Colectivo Poético “LA GUARIDA”, grupo junto al cual realiza lecturas poéticas mensuales , tratando de revivir la bohemia santiaguina.
Durante 25 años imparte clases Colegio Latinoamericano de Integración; establecimiento emblemático en Chile, vinculado al caso de los profesores secuestrados en Dictadura. Siempre interesada en hacer del arte, una forma de promoción de los valores  humanos, desarrolla talleres literarios para jóvenes y adultos en diversas organizaciones del centro y periferia de la capital.

Forma parte de la Primera Antología de Poesía Reyentrú, Leutun Ediciones Literarias (2007, Chile). Ha sido publicada en prestigiosas Revistas Literarias de su país: Revista Literaria de Poetas Mujeres “Safo” (2007 -2009), Revista de Arte y Literatura Verbo(des)nudo N°16 ( Agosto de 2014), Revista de Arte y Literatura Verbo(des)nudo N°18,Edición Especial  (Enero de 2015). Es seleccionada para integrar la Antología del CONCURSO INTERNACIONAL DE POESÍA, efectuado por la Editorial “Márgenes Azules” (Agosto, 2014, Pehuajó, Argentina) y para participar en el “X Encuentro Internacional  Comunitario de Escritores y Artistas Plásticos, "Entretejiendo desde el hacer de las palabras y las imágenes" en la Provincia de San Juan – Argentina (25 al 29 de AGOSTO 2015).
Seleccionada en la FAE 2015, Feria de arte Erótico, Santiago de Chile, para exponer un trabajo poético- visual sobre la poesía y el cuerpo, denominado "Tras el Velo"

Su poesía recorre, básicamente, dos derroteros: poesía social y poesía erótica. Incursiona también en narrativa, a través de la crónica literaria. El próximo mes de Septiembre lanzará su plaquette “Caída Libre, mientras prepara la edición de su poemario “ La Cueva de la Medusa, de Rebeldías y Placeres” y de su libro “Crónicas de Ciudad”


LUCES EN EL EMPIRE STATE

Yahvé y Alá juegan un divertido ajedrez macabro
en las alturas del orbe enloquecido,
las piezas humanas obedientes
convencidas de paraísos, vírgenes, perdones,
se alinean con los fuegos purificadores
del castigos a los infieles en uno u otro lado.
Los banqueros de Wall Street, Londres, París,
Madrid, Buenos Aires, Santiago,
sacan cuentas apresuradas en sus modernos celulares:
La guerra puede ser buen negocio
según quién la gane o la pierda.
Jeques y Visires celebran los gananciales de poder
cual protagonistas de una teleserie de moda
auspiciada por tiendas transnacionales.
El Mosad llama una y otra vez,
una y otra vez a teléfonos rojos desteñidos
que nadie tiene interés por contestar.

El mundo se vuelve cifras:
140 en París,
220.000  en Siria,
150.000 en Afganistán,
1,1 millón en Vietnam,
43 estudiantes en Ayotzinapa
100 mujeres al año en Juárez,
sin número oficial en la Araucanía.

Se encienden luces en el Empire State
para iluminar el horror y apagar las conciencias.


BIENAVENTURANZA 

¡Benditos sean los que juegan siempre a la segura
dispuestos a ganar y celebrar sus triunfos.
Personas sabias que no dan un paso en falso,
ni puntada sin hilo,
racionales, prudentes, mesurados,
capaces de pensar en la cama
en la mesa o en la tumba.
Hacen siempre lo que deben
y dicen lo que corresponde,
buenos hijos, excelentes amigos,
amantes apasionados, siempre y cuando…
los padres aseguren la mesada,
los amigos reiteren la devoción
y los amores no acarreen dolores de cabeza.

¡Benditos sean aquellos que no gastan su tiempo
en causas de antemano perdidas,
que están a la hora justa en el lugar exacto,
“the right man in the right place”.

¡Benditos sean ellos y pobre de mí,
loca , desatada y absurda!
Sacerdotisa anacrónica de anticuadas utopías
aprendiz de saltimbanqui y de bufón,
experta en caminar la cuerda floja
Quijote, en contadas ocasiones
Y las más…
Sancho sentado en una burra.
Sin certezas de ninguna especie,
sin sacrosantas seguridades,
hecha entera de intentos y quizases.

¡Benditos sean los que juegan siempre a la segura,
porque de ellos será el reino de este mundo,
nunca para nosotros:
los inciertos e improbables


DESCANSO 

Tirada sobre el  suelo frío,
descanso.
Mi cabeza inclinada
hacia el lado izquierdo
me da el ángulo exacto
para ver la ventanita
que da al patio.
Respiro profundo
alegre de estar
tirada aquí
sintiendo la presencia
de mi cuerpo.
Con los ojos cerrados
en la tenue penumbra
de esta tarde,
descanso.

A lo lejos se escuchan aullidos,
cerrojos  que rechinan,
carreras de ida y venida
la estentórea voz
del encargado preguntando:
¿Dónde están, CTM? –
¿Cuándo se juntan? –
¿Cuántos dijiste que eran? –
No te quedis callaa, Mierda.-

Abro los ojos despacio,
la opaca luz
de la mugrienta ampolleta
titila visiblemente:
“poco voltaje, para tanta descarga,”
pienso.
Con los ojos de nuevo cerrados
tirada aquí
sobre este húmedo suelo,
ruego a ese Dios de cada domingo
en mi niñez,
a la animita de la Estación Central
a los santos que colgaban
en las paredes del dormitorio
de mi madre,
a lo que sea que exista en alguna parte
Que no vengan
que se demoren
que no se acuerden
que no tengan tiempo
que estén ocupados
que se olviden
para seguir descansando
aquí
sobre este suelo fresco y mojado
por mi orina y por mi sangre.


CASTIGO

Escribir mil putas veces…
Escribir mil putas veces…
No debo gritar como una loca,
suena feo, molesta a la gente.
No debo poner mala cara
la sonrisa es propia de las señoritas.
No debo preguntar por qué,
las razones no son de mi incumbencia.
No debo sorber los mocos,
niescupir en el piso limpio;
impropio de títulos y blasones.
No debo pintar en las paredes
de los traidores; “traidores”;
la policía puede detenerme.
No puedo decir: “No quiero,
me importa un carajo”,
las niñas buenas siempre quieren.
No debo escribir poesía en primera persona,
gerunciada, adjetivada o calentona;
típico de los poetrastos de baja calaña.

Escribir mil putas veces…
Escribir mil putas veces…
con una afilada navaja sangrienta
en la superficie pizarra de mi cuerpo,
hasta que entienda,
hasta que aprenda,
“Yo, la peor de todas”



DEFINICIONES

Quisieron que fuera:
el azul de los ojos herencia de los abuelos,
la ropa de marca sentadora,
el colegio pagado de gente como uno,
las manos nacidas para el bordado,
Primera comunión con azahares
con carita de santa, por supuesto,
tacones altos en la fiesta de quince,
la voz melodiosa de los coros ,
el marido correcto para siempre,
la sonrisa pintada de obediencia
status quo de clase preservado.

Buscando en páginas muertas
de añejos diccionarios,
decidieron que era y quién no era:

Apenas pude exterminé cada feroz concepto
todo presunto sentido carcelero:
Pinté los ojos color del diablo,
me desnudé procaz en cada esquina,
aprendí las lenguas proscritas de la calle,
caminé a pie descalzo entre los abrojos,
renegué de hostias y de velos,
practiqué la risa desmedida
en noches de amantes y de camas.

Cayó la espada de Damócles
para oscurecer lo más correcto del glosario;
otras palabras pendían de mi cuello
fabricando la cruz de la insumisa:
Puta caliente, perra levera
Loca de atar, maldita paria

No hubo pudor en refregarme
los pecados de este u otros mundos,
tampoco la cristianísima clemencia
de la que tanto hacían gala.

¡Que me importan a mis sus diccionarios,
papel sellado de prejuicios,
oleó marcado de mentiras!
Me atrevo a ser lo que prefiera,

no hay etiqueta que me contenga.


ARTE POÉTICA 

¡Qué lejos estoy
de la palabra insigne,
del verbo prístino,
del adjetivo exacto!
No busco el verso
para saborearlo
ni quiero olerlo,
tal vez me asfixia
atrapado en la garganta
y en un acto reflejo
lo escupo, lo vomito.
Hoy me asalta el vocablo,
corrompido, impuro,
cansado y ruidoso.
No hay heroísmo clásico
en el intento;
sentada a horcajadas
sobre el final de mis tiempos
¡no me redimo!,
¡no me elevo!

¡solo escribo!



MASCARADA

El antifaz del tiempo cae a pedazos esta noche,
la verdad  se disuelve entre manos enguantadas,
 palabras falaces trocan en humos negros narcotizantes,
todos los conceptos revueltos quieren parecer evidencia.
Más allá de la mampostería  artificiosa
la piel reconoce
los ojos traspasan
la boca detecta
Piden que baile la parodia eterna
de lo perecedero con aires de universo,
que alce los brazos y celebre la patraña acomodada
de sus mundos como fuegos fatuos inexistentes.
Simulan veneración  a las nuevas revelaciones
sin rastro de culpa ni vergüenza.

Parto de nuevo liviana de remiendos
malamente fabricados para colgarlos en mi cuello,
desnuda como siempre, parto
porque no deseo ser máscara pintada

en la pared de sus insignes mausoleos.



SILUETA 

Ahora,
de pie frente al espejo
puedo ver
mi silueta reflejada,
obscura.
Me observo largamente
conjurando los ecos,
de voces ancestrales
que gritan el silencio.

La tibia desnudez
que me circunda,
susurra en el oído
la evidencia:
La entraña yace
oculta,
surge ajena
robándole espacio
a la conciencia.

Mil siglos
se enredaron en mi pelo,
me cerraron la boca
ante el gemido;
me vistieron de blanco
los deseos.
Me colgaron un nombre
y un designio.

No obstante,
en este día memorable,
la humedad me devuelve
el albedrío
y me enseña quién es
La que refleja

el cristal azogado en que me miro.



EROS Y TÁNATOS 

Eros  y Tánatos
pulsan en mí
la disonante cuerda
de la existencia.
Bailan en mi piel
al son de arcanos tambores,
anunciando sangre, noche,
deseo, muerte.
Me poseen sin tregua
con la impúdica pasión
de los amantes lujuriosos.
Besan mi frente
Muerden mis pezones
Horadan mi sexo
Acarician mis muslos
Y cuando ya no puedo más
justo al borde
de la locura y la angustia
eyaculan en mi alma
sus luces  y  sus sombras.




NAUFRAGIO 

Naufrago en la humedad
de un sexo solitario,
en mares de agua densa
se hunden los conceptos,
tanta filosofía no le sirve
a este cuerpo.

Los altivos pezones reclaman
en silencio, la presencia infinita
de tus remotos dedos
y el pensamiento olvida
las consignas y espejos.

Reptando entre las sábanas
acuciado animal,
sin rastro de intelecto,
me quema entre las piernas
tu lengua y tu recuerdo.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada