jueves, 17 de noviembre de 2016

YASMÍN SIERRA MONTES [19.569]


Yasmín Sierra Montes

Yasmín Sierra Montes. Nacida el 19 de Julio de 1958 en San Nicolás, La Habana, Cuba.  Poeta e investigadora del municipio San Nicolás, que actualmente colabora como historiadora del municipio, miembro de la UNEAC y de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba. Narradora e investigadora histórico- literaria. Licenciada en Pedagogía en la Especialidad de Literatura y Español por el Instituto Superior Pedagógico “Rubén Martínez Villena”. Ha realizado cursos de Psicoanálisis y publicado algunas Antologías de poesía Psicoanalizada. Laboró durante varios años como Especialista de Literatura para la Dirección de Cultura de su Municipio y también como Historiadora sitio donde redactó la “Historia del Municipio de San Nicolás” e investigó sobre otros temas socioculturales. Actualmente trabaja como Artista Independiente. Es miembro de la Sociedad Cultural “José Martí” y la Fundación “Nicolás Guillén” Pertenece a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Asociación de Historiadores de Cuba (AHC). Como investigadora sociocultural ha dedicado gran parte de su vida y de su labor profesional a investigar las tradiciones, mestizaje, sincretismo religioso y consecuencias de la introducción de la caña de azúcar en el repoblamiento, fundación y transformación de las localidades del Mayabeque, así como su cultura e idiosincrasia. Sus artículos han aparecido periódicamente en el periódico Habanero y Mayabeque. Acumula más de una década de trabajo profesional en el campo de las investigaciones socioculturales. Está incluida su obra en Revistas Digitales y sitios Web. Ha ofrecido diversos recitales literarios y conferencias sobre temas literarios en eventos culturales en Cuba, así como en Instituciones Culturales de Cuba, México, Estados Unidos y Costa Rica: Ferias Provinciales y Nacionales del Libro, en Casa Natal de Morelos, Michoacán, México. Museo de Morelia, México. En el encuentro de poesía femenina “La palabra nos une” celebrado en la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano, San José, Costa Rica y Participó en la Feria del Libro de San José Costa Rica con su “Libro de Safo” en 2013. Participó en 2014 en la “Galería Zu Project” de Miami con una lectura de poesía e inclusión en la resista digital Conexos. Ha sido jurado en innumerables ocasiones de premios provinciales y nacionales en los géneros de poesía y literatura para niños y jóvenes. Ha colaborado con tesis de diploma y de maestría que versan sobre su obra en Universidades cubanas Ha ofrecido conferencias sobre La poesía Femenina en Cuba y la poesía Femenina en la Provincia de la Habana, y presentado sus libros en la Feria Internacional del Libro de San Carlos de la Cabaña en 2000 representando a la Editorial Unicornio en 2014 y en 2014 con su novela “Los Cerezos de tu Vientre” por la Editorial Oriente, así como en otras ferias provinciales. Fue seleccionada por la Editorial española Opera Prima entre centenas de participantes de cuarenta y cuatro países de habla hispana para integrar su Selección “Aldea Poética, y participar en dicho evento. Ha participado en los Festivales Internacionales de poesía de la Habana, y fue seleccionada por la editora y poeta estadounidense Antonieta Villamil para integrar la Selección “Poesía Festival, 18 poetas Cuba 2012” lanzado con éxito en Beyond Baroque, Los Ángeles Estados Unidos. Fue premiada en el Concurso de “Presencia de las Culturas indígenas en Cuba”, por la Embajada de Guatemala en Cuba y cubanos en la Red por su novela histórica “Los Hijos del Infortunio”, fue seleccionada para integrar “La Catedral Sumergida” panorama de la poesía cubana escrita por mujeres, Ed. Letras Cubanas, 2013 entre otras dos mayabequenses, editada por Letras Cubanas. Y en La Isla de tus Ojos. Selección de poesía escrita por mujeres, México- Antología Digital.

Premios

”Lourdes Casal” Poesía, 1998
“Félix Pita Rodríguez”, Poesía l993
“Opera Prima”, l998, Madrid, España
“Regino Pedroso”, 1998 Cuba
“Ramiro Guerra” Mayabeque, 2013
“Bienal Internacional de Poesía”, mención, Valparaíso, Chile, 1999
“Concurso 13 de Marzo” mención Poesía 1993
“Abril” mención Universidad de la Habana, 1994
“Luís Rogelio Nogueras” 1993
“Presencia de las Culturas Indígenas en Cuba”. Investigación. Embajada de Guatemala en Cuba y cubanos en la Red. 2014.
Premio Concurso Internacional de Micro relatos “El Cuentero”, 2014. La piedra lunar. Villa Clara

Ha sido incluida, entre otras, en las siguientes antologías:

“Surtidor” 1998. Poetas Habaneros.
“EL SER Y LA NACIÓN”. Universidad Autónoma de Ciudad Juárez - 1995
“Sureste”, Poetas cubanos, Madrid, España 1998
“Tren a Palos II”, Antología de la nueva poesía cubana. España 1999.
“Antología de la Poesía Cósmica Cubana”, tomo II, México. 2000.
“Seminario de Estudios Hispánicos” University of Puerto Rico. - 2001
“Donde Termina el Cuerpo”, Poetisas Cubanas. La Habana 2001.
“Aldea Poética”. Selección de poetas de 44 países de habla hispana. Madrid, España, 2001.
“Mujer Adentro”. Poetisas Cubanas, editorial Oriente, 2005.
“Habiendo llegado el Tiempo”. Homenaje a Eliseo Diego (poemas dedicados a él y seleccionados de sus documentos oficiales) México, 2004.
“Antología de la Décima en la Habana”. México 2003.
“Antología de la Poesía en la Habana”, México, 2005.
“Se hace camino al amar”. Petas nicolareños, La Habana, 2005.
“La poesía Cósmica Femenina en Cuba”, México 2007.
“Mujeres en la Historia de Cuba” Colección Cuba y sus Jueces. Ediciones Universales. Michigan, EEUU. 2001.
“Poesía Festival”. Poetas Cubanos en Los Ángeles. USA Antología de Antonieta Villamil- 2014.
“La Isla de tus Ojos”. Selección de poesía escrita por mujeres, México-
Antología Digital. 2014.
“La Catedral Sumergida” Letras Cubanas. 2014
“Mil poemas a Miguel Hernández”, Chile. 2014
Distinciones o reconocimientos.
No posee distinciones o reconocimientos por instituciones culturales del Mayabeque ni de su pueblo natal.

Publicaciones

“El Libro de Ariadna”, Ediciones Jácara. La Habana, 1998
“Poemas en el Verano Triste”, Editorial La puerta de papel. La Habana, 1999.
“Poesía C. y L. de Yasmín Sierra Montes”, FAH: México, 2000.
“Antología de la Décima en La Habana”, FAH, México, 2003.
“Cantos de la Mujer sin nombre”, Editorial Unicornio, La Habana, 2004.
“Antología de la Poesía Cósmica en la Habana”, FAH, México 2005.
“La Memoria de los días” Editorial Unicornio, Cuentos, La Habana, 2007.
“Antología Cósmica de la Poesía Femenina en Cuba”, FAH, México, 2007.”
“El Libro perdido de Safo” México, 2012.
“Los Cerezos de tu Vientre” Novela, 2014 por el Editorial Oriente.




ESTANCIAS DEL SUEÑO.

El camino arriba y abajo
es uno y es el mismo
HERÁCLITO.

¿Dónde ocultar las frutas secas.
    Los libros desencuadernados.
      El sudor de las esteras gastadas por el uso?

  Va ganando la rutina mi oración.
Abro los dedos al ocio. Dedos que alguna vez
sudaron sangre  son hoy deshilachados guantes
  devorados por la tinta.

  El año camina por el borde de las encrucijadas
y se detiene  y sus meses nos desgastan  y se va…
se va saltando por mi pelo  y queda un mal sabor
un sedimento que lo empobrece todo.

  El año se va y su forma no se deja ver…

Mientras el campo doraba até mi agonía
a los cercados. La tormenta lo redujo todo:
  mi visión  la hierba  las praderas…
Solo el amarillo me condujo a la distancia
  pudiendo adivinar mis límites.

  ¿A dónde iremos?
     ¿Plantaremos este año?


En un pueblo de sembradores
la vida se planta y florece. Los muertos germinan
  entre la hierba recién cortada.

  Del campo regresan los hombres en sus yeguas cabizbajas.
Mientras el mundo esparce sus hijos amotinados
  mi ciudad transita por las estancias del sueño.

  ¡Traigan leche y miel para untar mis piernas!

  Hombres con ojos de vidrio
boquean a mi costado. Ojos que no duermen
cabecean tras las ventanas. Pendientes del deambular ajeno
  del asmático pulmón de las gacelas.

  Bronquios atascados por la sed y la rutina
beben de la placidez inerte de la tarde
que va deslizándose entre las paredes
  blanqueadas por el sol y la intemperie.

Casas que alguna vez fueron azules.
    Casas que alguna vez fueron retrato
       de la prisa de sus moradores…

Casas que hoy son todas iguales.
El tiempo en su pasar las empareja.

  La vida arrastra mis cantos.
Sus hilillos corren. Su cauce no se deja ver.
Busco un rostro en los acuosos ojos del silencio
  y la sombra corre a preguntar:


¿Dónde ocultar las frutas secas.
  Los libros desencuadernados.
   Donde el sueño en las entrañas del olvido?

¿A dónde esparce el mundo sus hijos amotinados?

    ¿A dónde iremos?

          RESPONDE

              ¿A dónde vamos?



SOLO ESPERO HABLAR CON DIOS UN DÍA (1).

Para Lorena Pérez.

AHORA:
Cuando la tarde me aísla en su quietud
y repaso el silencio componiendo poemas
  l e t r a p o r l e t r a
   sin una dádiva.
AHORA. Que regreso con los labios quebrados
        /de presagiar caminos
       (Trampa en que perdí mi voz
   relamiendo los pequeños incendios de un poema)
       Y no encuentro
       ni árbol  ni tranquilidad  ni casa….
AHORA.
Que me detengo al borde del tiempo y su cordura
y en círculos de encanto el demonio sobre mi planea
dejando tras de sí  un libro herido  y sin palabras.

En que a falta de un pliego he tatuado mi boca.
Harta de luchar contra los barcos y las resacas.

AHORA.    Escucho  las salvajes hordas  encabritar la memoria
       /y regresar sedientas con retintín de pasos no vencidos.
Pongo mis oídos sobre la tierra
para escuchar la plática de las semillas.
       (susurro noble que engrandece el día)

AHORA. Que tu cuerpo bendice mi sueño
y el mundo quiebra la esencia de sus hijos
  -infelices bestias que nadie ama-
He dado de nuevo un soplo a la débil ascua
que me devuelve a mi condición de fuego.

(1) Quien habla solo espera hablar con Dios un día. Antonio Machado.



CASANDRA

Yo amo a aquellos que no saben vivir
más que para desaparecer, porque ésos son los
que pasan al otro lado.
FRIEDRICH NIETZCHE


¿Por qué el Don de la palabra ambicioné?
¿Qué materia perpetúa las amarras
              /que nos atan a la vida?
Sola estoy  con esta inagotable carga
    indefensa al vértigo de la sombra.

No olvidaré ni una piedra
  ni un rostro  ni un grito…

De nada valdrá la confirmación de los hombres:
Poseo el Don.
      Prescindo del ritual.

Cerraré los ojos para guardar este terror ardiente.
Aunque nadie reclame el testimonio mío.

El hambre es apertura
y la fragancia de Dios burbujea en la boca.

        No sueño con el canto abierto al goce.
            Dondequiera que miro
          no hay juicio  no hay cetro.

¿Qué extraño augurio me sostiene aún?



"ESTANCIAS DEL SUEÑO" Y OTROS POEMAS

Para una muchacha sentada sobre el malecón mientras Joao le muestra un bajel llamado Manuela.

Los marinos asechan la ciudad desde el sopor de sus barcos, les acuna la gloria del aburrimiento. Cruzo el malecón y mi boca aspira el aire de la desconfianza.

Yo miro a San Cristóbal desde los arrecifes. Me duelo por el retorno de furias que no volvieron mientras los guijarros cavan orificios en mis piernas.

Los marinos me espían desde un barco llamado Manuela que por siempre dormita junto al muelle. Jamás saldrán al mar y envidio esa dicha de viajeros anclados, ellos fornican desde otra dimensión. Se elevan y aspiran un aire cargado con gotas de salitre. Sus narices revientan de nostalgia.

Voy cada tarde al malecón a ejercitar mis nervios.

San Cristóbal pudiera ser una ciudad cualquiera, una más perdida entre los enigmas de un atlas. Ella prefirió ser una perdurable mujer sin desflorar. Alguien tatuó su alma con la mácula de su atrevimiento como quien garrapatea un códice insondable y luego lo confina en un ánfora que echa a flotar.

Desde entonces llaman Habana a esta suerte de virgen a la espera.

La sangre de mis piernas se escurre por entre los arrecifes y sigo maldiciendo mi estirpe de viajera sin gloria que aspira un aire cargado con briznas de sal mientras los marineros cierran por fin sus bragas y me saludan a lo lejos.

Les contesto desde otra dimensión.

Cada tarde espero que algún viajero llegue de repente luego de esa modorra de viajero dichoso y abra las compuertas de mi Habana con el llavín de su atrevimiento.



ENTREGA 

me entregaste las mañanas salpicadas 
por la plenitud de la sangre. 
pero yo ansiaba el amor. 
me entregaste los desolados oráculos 
de la ternura: sus cuitas inmaculadas.
pero yo ansiaba la libertad. 
me entregaste las compuertas de la luz. 
-esa rara quimera del ser- 
pero yo ansiaba la llama. 
me entregaste el cotidiano bregar 
donde el tiempo y la palabra se transgreden. 
pero yo ansiaba el paraíso. 
me entregaste la energía vital para olvidar 
tu oscuro fantasma
pero preferí eternizarlo en el poema que engendro 
tras las errantes ascuas del atardecer.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada