sábado, 21 de enero de 2017

FERNANDO CELY HERRÁN [19.883]


FERNANDO CELY HERRÁN

Bogotá, Colombia, 1957. Co-fundador del grupo Poético “Esperanza y Arena” y del Grupo Artístico y Literario “Escafandra”. Se desempeñó como profesor de literatura durante 31 años en colegios y universidades de la capital del país.

Escritor invitado a encuentros literarios internacionales (Ecuador, México, Nicaragua, Venezuela, Cuba y Estados Unidos), así como a diferentes encuentros literarios realizados en Colombia.

Escritor homenajeado en reconocimiento a su trayectoria, vida y obra, por parte del 7º Encuentro de Escritores Paunenses (Boyacá), del 4º Encuentro Internacional de Escritores del Valle de Iraka (Boyacá), del X Encuentro de Escritores de Chaguaní (Cundinamarca), y de la Universidad Autónoma de Colombia.

Elegido Copresidente del Parlamento Nacional de Escritores, con sede en Cartagena de Indias, para el periodo 2013-2014

Entre otros libros publicados, Gotas de Cristal (1985), Lejanías (1993), Cantos del Desamor y el desencanto (1995), Entre el abismo y la Trinchera (1998), Cantos en el ocaso de la primavera (2001), Proyecto Editorial Isla Negra; Los Hilos Rotos del Tiempo – Antología (2013) Colección Poetas Colombianos Siglo XXI  Editorial Caza de Libros; Contrapostales para ciudades insomnes (2015) Editorial  El Quirófano (Ecuador); Cantos del Desamor y el desencanto- Segunda edición (2015).



Preferencias

Hoy por hoy,
he procurado dar rienda suelta
a los cambios semánticos:
Prefiero
ebriedad que enfermedad,
miedo que maldad,
hipocresía que traición
sueño que verdad,
mentira que dolor,
desesperación que muerte,
cosmos que caos
poesía que empirismo.
Eso quiere decir
que existen palabras dignas
de ser omitidas,
por ejemplo, ejemplo,
por ejemplo, amigo,
por ejemplo, siempre,
por ejemplo, amante,
por ejemplo, amor.
Deberíamos perpetuar
palabras indelebles:
por ejemplo, intriga,
por ejemplo, muerte,
por ejemplo, error...

Deberíamos emitir los vocablos
que nos recuerdan
que somos una especie
traicionera y absurda
que no tiene asidero
en el noble diccionario de los dioses

Amo mi propio diccionario
porque nadie me entiende:
Eso me garantiza
equidad con el cosmos,
infinito amor por las estrellas
en cuyo interior se escribe a diario
el código de fuego
que finalmente, hará explotar
mi irreverente corazón.


Evasión

Aunque pretendas distraerlo,
sabes que habita en ti
esa sed que me devora,
sed que eres tú
desafío de mi otoño.



Lector II

Estas palabras no son mías:
en una madrugada se las robé a la tierra
y elaboré con ellas castillos en la arena;
las sustraje del vuelo magistral de las aves,
del murmullo del viento sublime y ostentoso,
del canto de los mares con sus algas de plata.
Las introduje todas en pieles deseadas
haciéndome heredero de noches en capullo;
me las bebí despacio saboreando sus trinos
y albergando en mi cuerpo el dolor de sus gritos.
Hoy continúan fluyendo del fondo de mi alma
después de cincuenta años
de ensueños y caprichos.
Son ellas el desvelo de mi patria soñada
y la savia inclemente de mi prestado espíritu.
Estas palabras no son mías:
son de la entraña pura de la tierra;
tómalas y construye con la mente asombrada,
la mirada precisa y el corazón de un niño,
desde el fondo de tu alma,
de nuevo el infinito.


Diccionicio

Felicidad es la terrible palabra
que se inventó un iluso
que no quería estar triste
y que en acto protocolario propuso
pintar las espinas
con colores de rosa.
Felicidad
es invitar a bailar a la muerte
en pleno funeral
y danzar divertidos
sobre su inaudito poderío.
Felicidad
es observar, fija y gozosamente
a los ojos de tus adversarios
y lograr que sus ojos forrados de metralla
te sean indiferentes.
Felicidad
es la palabra que al resultar inexistente
te hace sentir
plenamente infeliz.



Sentencia

Nunca confíes
en tus pétalos,
bella flor primorosa...



VELERO

Hay que comprender
Que la tristeza es parte de la piel;
Cada poro es algo así
Como una lágrima que preparó su nido.
Hay que entender
Que vida es espejismo
Y espejismo, locura
Y locura pasión
Y pasión extravío.                             
Ratificar
Ahora y para siempre,
Que conoces de sobra
La condena:
Tu condición de velero,
Ajeno a los caprichos
Voluptuosos del viento.


REPORTE   

“Soy un jilguero
Atrapado en un cuerpo
Que no me deja volar”.

Aún siento el escalpelo
Penetrando en mi piel
Y horadando en busca de mi alma.
El dolor se pasea impávido
Tratando de encontrar
La esencia de un poema
Perdido en lontananza.
Versos y huesos se amalgaman
Formando nuevas alas
Para surcar los viejos cielos.
El cuerpo es una brizna
Para alcanzar la inmensidad.


DOLOR DE INVIERNO

Finas gotas de lluvia
Golpean el ventanal
De mi alma inédita.
Un murmullo de cantos
Se asemeja al olvido
Mientras mi cuerpo inicia
Su matinal batalla.
Un sol esquivo
Me hace evocar diciembres
Inundados de luz;
Mis huesos ateridos sueñan
Reconstruir las alas,
Y surcar infinitos.


  
CANSANCIO ÓSEO

Admiro la arrogancia
De este dolor porfiado
Que me recorre impávido,
Llamando a mi expiación.
Me acerco ahora
A la lentitud pasmosa de las horas,
A las noches sin luna,
A los paisajes sin oxígeno,
A las plegarias sin clamor.
Los vocablos vienen y van
Paseando mis osados sistemas,
En una danza eterna.



PIROMANÍA

Quiero incendiar tu cuerpo
Con mi mirada,
Penetrar en tu fuego,
E inmolarme
En las cenizas de tu recuerdo.



BIFURCACIÓN

Hay un vaivén
entre el dolor y el viento,
encrucijada aleve
entre ser y haber sido.
Escalada de huidas
que emerge en los senderos
como epígrafe estéril
de una noche de invierno.
He ahí el alma
jugando al heroísmo
de la trágica incógnita.
Espejismo
de aves a contraluz
estrellando sus alas
en la acrobacia de las olas. 



ALGAZARA

El viento,
dios de las mariposas, 
suele posarse
sobre las hojas,
en nítida canción.
Su arrullo serpentea 
entre las ramas 
y canta adormecido
sobre la silueta
de la lluvia.
El viento 
Toma la forma de los seres
y se dibuja entre las nubes 
haciendo alarde de 
su etérea belleza.
El viento se posa
en los oídos 
y su arrullo
se confunde 
con olas y desiertos.
El viento se revela 
y arrasa, y se enfurece,
igual que un corazón 
cuando lo invaden 
las certezas
de las ausencias.

Nueva York,  Agosto de 2015



Libertad 
(Por si acaso hubiera mañana)

Bajo tu manto inmenso
se han refugiado 
oprobios, mezquindades
oleadas de muerte y
guerras que como Inciensos  
se han esparcido
sobre el orbe 
 y han dejado 
ojos de niños
como lirios
postrados 
sobre las rocas 
de la ignominia.
Baja de tu pedestal
oh libertad suprema
y viaja por el mundo
para dejar de ser efigie
y convertirte
en  mensajera
ineludible y cierta
sobre el paisaje 
de los sueños.

Nueva York agosto de 2015



Trotamundos 

Ser pasajero de la lluvia,
plagio sutil 
de caballero andante
en busca de molinos
presurosos,
ser viajero 
de truenos y parajes,
cabalgar en los versos
y verlos derretirse
con el viento,
surcar aires, colinas
y desiertos,
convertirse en dos alas
que sonríen
queriendo desafiar
el universo,
encontrar en las nubes 
mil paisajes,
y ser al mismo tiempo,
una pequeña gota de rocío 
que se posa en la flor
y canta un sueño.

Rochester, Nueva York agosto de 2015



PARPADEO

Un árbol lisonjero
baila inquieto.
Su verde intenso
penetra por los poros
y en cadencia,
inicia un simulado vuelo
para alegrar
a sus hermanos pájaros
qué cantan
en su entraña.
Sus ramas dulces
quieren besar el cielo
y ser corte de honor
de nubes juguetonas
qué se mecen al son
de inusitadas esperanzas.
El cielo les hace coro
con sus tintes de plata
y juega con el sol
que con esquirlas,
baña  de  fuego
el horizonte.

Rochester, Nueva York agosto de 2015



VETA DE AMOR

(A 25 años de senderos compartidos con mi compañera Glorita Vargas Torres)

Yo creo en el amor
que se anida en tus ojos
y en nuestra historia
colmada de locuras,
de versos, de añoranzas.
Hemos visto pasar 
oscuras nubes,
radiantes soles,
inusitadas lágrimas.
Con Nuestras manos
construimos  senderos
sobre rocas incrédulas,
y sobre las fatigas
formamos  nubes 
que juegan con el sol
y nos liberan de tormentas.
Nuevos sueños 
y versos nos aguardan
para encontrar 
en el verde supremo de los campos,
el abrazo del tiempo indefinido,
la redención sutil
de las tristezas,
el horizonte azul
de nuestros cuerpos,
la fuerza edificante del poema,
el encanto supremo de la risa,
la melodía del viento
en nuestras almas, 
! El poder del amor 
Sobre la tierra!




-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada