viernes, 20 de mayo de 2016

FENG MENGLONG [18.752]


Feng Menglong

馮夢龍 Feng Menglong (Feng Meng-lung,  1574 - 1645) escritor chino en la dinastía Ming. Nacido en Changzhou, la actual Suzhou en la provincia de Jiangsu.

Feng pertenecía a la escuela de Li Zhi, que apoyaba la importancia de los sentimientos humanos y el comportamiento en la literatura. La mayor parte de su obra literaria consistió en la edición y compilación de historias, almanaques, novelas, etcétera. Destacan dos de sus novelas, Pingyao Zhuan y Qing Shi. Otra de sus novelas ha tenido más éxito modernamente y se convirtió en un programa de televisión Dongzhou Lieguo Zhi (Romance de los Reinos del Este de Zhou). En 1620 publicó el Gujin Xiaoshuo ( "Historias del antiguo y lo moderno").

Publicó obras de teatro, canciones populares y sobre todo tres recopilaciones de narraciones orales cuyo título esTres recopilaciones de cuentos (三言).



Inseparables

Para que nos separáramos,
el cielo debiera bajar a la tierra,
y la tierra subir al cielo.
Para que nos separáramos,
el este y el oeste debieran invertirse,
y el mandarín convertirse en vasallo.
Tú no puedes dejarme,
ni yo abandonarte.
inseparables en la vida,
y también en la muerte,
en la Fuente Amarilla.
Allí tú y yo seremos
una amorosa pareja
de manes o fantasmas.

en Poesía clásica china, 2001





El dedo, de Feng Menglong

Microcuento

Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejara de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.

-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

-¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.






Libro del amor

Feng Menglong • Wilfredo Carrizales (traductor)

“Libro del amor”, de Feng Melong; con traducción del chino clásico, introducción y notas de Wilfredo Carrizales
Traducción del chino clásico, introducción y notas por Wilfredo Carrizales
Crónica, poesía
bid & co. editor, c.a.
Caracas, 2008
ISBN: 980-6741-58-4

Feng Menglong (1574-1646) fue un muy conocido compilador de antologías de literatura popular al final de la dinastía Ming (1368-1664). Nació en el seno de una familia de letrados en la ciudad de Changzhou (actual ciudad de Wuxian), provincia suroriental de Jiangsu. Ya desde su juventud se le reconoció un sobresaliente talento literario, aunque repetidas veces fracasó en los exámenes imperiales de donde salían los futuros funcionarios. Hacia la mitad de su vida adulta comenzó a recopilar y editar ficciones populares, poesía, chistes y gacetas, y realizó una respetable labor como escritor y editor de piezas de teatro. Sus publicaciones incluyen colecciones de chistes, colecciones de cuentos en lengua clásica y anécdotas, algunas versiones revisadas de novelas y tres colecciones de cuentos para ser narrados oralmente. Hizo una enorme contribución a la preservación de la literatura popular de su época.

El Libro del amor (Qing jing) consta de dos volúmenes atribuidos a Feng Menglong y estuvo prohibido desde los años finales de la dinastía Ming hasta fechas recientes, aunque es un libro nada fácil de encontrar en las librerías. Puede ser denominado “libro de misceláneas”, pues recoge textos breves y brevísimos que abarcan anécdotas, diálogos, monólogos, ficciones, canciones populares y algunos poemas. Al final de ciertos textos, el autor se permite agregar un minúsculo comentario de una o varias líneas.

Está redactado en lengua china clásica y saturado de alusiones, giros y juegos de palabras que dificultan muchas veces su traducción. Su tema fundamental es el amor y sus cuitas; los sentimientos amorosos sometidos al vaivén de las pruebas de la vida y la amarga desilusión de los amantes engañados. El autor se sirve de una serie de elementos animales y vegetales y símbolos de la naturaleza (primavera, otoño, invierno, nieve, viento, lluvia, nubes...) para sugerir la congoja causada por el abandono amoroso. Los textos del Libro del amor están escritos en tercera, primera o segunda personas y casi siempre es una voz femenina la que habla.

El Libro del amor, resulta singular dentro de la literatura china clásica por varios motivos. En primer lugar por la concisión y economía de recursos de sus textos, al no rebasar, en muchos casos, las dos líneas en el idioma original; en segundo lugar, el lenguaje alegórico, cargado de alusiones, retruécanos y dobles sentidos y un uso eficaz de expresiones coloquiales que convierten al libro en un divertido y difícil juego de interpretación; en tercer lugar, la forma de diálogo continuo, sin pausas, que utiliza el autor en muchos textos para brindar una pincelada de una situación que desea destacar; en cuarto lugar, la independencia de cada texto con respecto al anterior (salvo cuando los prolonga valiéndose de una o varias “continuaciones” inmediatas); en quinto lugar, el profuso uso de canciones populares para crear una atmósfera de picaresca y sugestiva salacidad entre parejas de amantes o enamorados.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada