miércoles, 23 de noviembre de 2016

ISABELLE LEGRIS [19.624]


Isabelle Legris 

Nacida en Louiseville (Maskinongé), Quebec, Canadá en 1928. Estudió en el Convento de las Hermanas de la Asunción y comenzó a escribir a la edad de 15 años. Establecida en Montreal en 1941, comenzó su grado cartas en la educación en la Universidad de Montreal; no va a acabar con ella. Se convirtió en una traductora independiente en Montreal y escribió historias de CBC. En 1947, publicó su primera colección de poemas, Mi vida trágica: Poemas de dolor y sangre. Autor de libros para niños y libros de gramática y ortografía, que también publica otros libros de poesía, entre ellos Parvis sin obstáculos (1963) y el sello de la elipse (1979).



Ay esta cosa extraña…

Ay esta cosa extraña 
este fuego sin pausa 
en todas partes 
en mi cabeza y corazón

ay este fuego grande 
con sus chispas de aguja 
perforando mi carne

ay esta cosa extraña


una noche 
mordía yo el aire nocturno 
de enero 
frente a la chimenea 
moría la madera 
estaba sentada frente a mi brasero exánime 
y mi corazón ardía 
como el fuego 
en la noche de enero

un fuego extraño 
consumía la madera 
la pulverizaba 
dejando sobre la piedra 
rescoldos de ceniza 
carbones que fueron fuego

ay este fuego extraño 
acarreando un incendio 
a las puertas de mi cuerpo

me gustaría probar el sabor 
de las chispas 
conocer el espasmo de las pavesas

quisiera conocer la alegría 
de brindar al fuego que devora la noche la desnudez de mi cuerpo la locura de mi corazón
quisiera lanzarme al brasero perderme y aniquilarme morir de una sola muerte de sangre en la embriaguez del fuego morir como termina el tormento.

quisiera conocer la alegría 
de brindar al fuego que devora la noche 
la desnudez de mi cuerpo
la locura de mi corazón


Oh cette chose étrange…1

Oh cette chose étrange 
ce feu sans arrêt 
partout 
dans ma tête et mon cœur

oh ce grand feu 
avec des étincelles en aiguilles 
perforant ma chair

oh cette chose étrange

un soir 
je mordais l’air 
venu de la nuit de janvier 
devant la cheminée 
mourait du bois 
j’étais assise devant un brasier las 
et mon cœur brûlait 
comme le feu 
dans la nuit de janvier

un feu étrange 
consumait le bois 
le pulvérisait 
en laissant sur la pierre 
des tisons des cendres des charbons 
qui avaient eu du feu

oh ce feu étrange 
roulant un incendie 
aux portes de mon corps

je voudrais goûter la saveur 
des flammèches 
connaître le spasme des étincelles

je voudrais connaître la joie 
d’apporter au feu qui dévore la nuit 
la nudité de mon corps
la folie de mon cœur

je voudrais me jeter dans le brasier 
me perdre et m’anéantir 
mourir d’une seule mort de sang 
dans l’ivresse du feu 
mourir comme finit le tourment.


1   Le sceau de l’ellipse, Montréal: Hexagone, 1979, p. 98-99.




CONSTELACIÓN DE POETAS FRANCÓFONAS DE CINCO CONTINENTES (DIEZ SIGLOS) Selección, traducción y notas de Verónica Martínez Lira y Yael Weiss







-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada