jueves, 4 de agosto de 2016

CAROLINA BISCAYART [19.036]


CAROLINA BISCAYART

Nació en Mar del Plata, Argentina en 1972 y desde 1985 vive en Bariloche. Se graduó en Ciencias Exactas y trabaja en el Depto. de Matemáticas de la Universidad Nacional del Comahue. Obtuvo el 1º Premio de Poesía del Ayuntamiento de Gran Canaria, en España y el Premio de Narrativa “Donald Borsella” en el XXV Encuentro de Escritores Patagónicos (Puerto Madryn). 

Ha editado los libros de cuentos “Invenciones” (Ediciones en Danza, 2008) y "El amor, sólo una idea" (Ediciones del Dock, 2012) y  participado en las antologías “Una Terraza Propia” (Editorial Norma, 2006) y “Stimman Argentinische Erzählungen”(DUP Düseldorf, 2010).

La obra de Biscayart logró varios reconocimientos, entre ellos, el Primer Premio de Poesía del Ayuntamiento de Gran Canaria (España) y el Premio de Narrativa “Donald Borsella” en el XXV Encuentro de Escritores Patagónicos (Puerto Madryn). 

Ha publicado los libros de poesía: “Eso otro se llama luna” (El suri porfiado ediciones, 2014) y “La trama que sostiene los jardines”, 2016.


SUR 

El Sur es un naufragio sin muertes a la vista
es darle al sol el lugar de huésped en un albergue de extraños rostros
es un camino a casa cuando el hogar se dejó lejos
es un descalzarse frío y a propósito. 

Es hacerse de nuevo en cada temblor de escarcha. 
En ese miedo. 
De viento, 
de aparente nada, 
de aullidos de silencio. 

Es indecible el miedo Sur, porque se elige. 
Espacioso, sin apuros
abre viejas soledades
que sangran sin nadie cerca,
libera de esa sagre, virtudes en desuso.

Sólo se atraviesa con una fe huérfana, 
recién nacida.

Te convierte en piedra
la misma piedra que te ablanda
te ablanda 
y así leve,
rodás hasta el origen, 
hasta el borde, hasta el destino.



PARADOJA

Bienaventurada la sinrazón de los pájaros
sus inexactos modos de volar.

La razón es un círculo. 

Ahí podría guardar mis alas
magníficas, impecables
Después de todo, qué sé yo de los pájaros.



PRESENTE 

        lo que no nace
        tampoco se reserva su belleza
        para otro mundo

                                   Florencia Abadi


Pacto con esta hora esférica
no detenerme en detalles, 
en cómo se estiran y deforman 
las ventanas iluminadas,
la sombra de mi cara,
o el mate que sostengo.

Hora burbuja, 
espejismo hipnótico.

No pretenderé saber lo que hay detrás
curvando mi cuerpo,
las paredes, las fotos.
Todo es tan elástico. 
Tan capaz de seguir resistiendo
esta forma de hora.

No me pondré a pensar 
en esas cosas inútiles de ver
como espejos,
como libros sentidos sobre la mesa
con dedicatorias muertas.

No pensaré en las horas 
anteriores a ésta.
En ninguna.

Hora esférica,
pondré mi cabeza dentro tuyo,
luego entraré entera.
Seré parte de vos
hasta romperme.

No quiero nada ajeno a tus minutos.
Dejame entrar  
y acurrucarme en tus paredes cóncavas.
como en un útero.



NOCHE PUERIL

Los chicos ríen en el patio.

La luna es un plato
en el cual mi cena está servida.

Es la única forma de alimentarme
ahora que soy grande
y hay que arriar a los niños 
hacia platos con comida caliente
y resguardar su risa.



SUBMUNDO

En la luna
hay una máquina
hay una antena
hay una arteria
hay un derrame hacia la tierra
hay árboles que parecen caracoles
hay huellas
hay cosas escritas como cráteres 

Las flores de la luna no tienen pétalos
tienen voces.




DESCOSIDA

Nací sin terminar
hecha a medias
la mollerita abierta decía la enfermera
hay que cuidarla hasta que cierre
los fórceps no ayudaron.

Por la grieta
sin prueba empírica
las certezas
en medio de esta jauría
de escépticos que muerden cada tanto
mi carne, a su vacío.

Abierta como un tajo para siempre
a un canto sin oídos
pájaros a punto de volar
abren las alas y quedan dentro.
Las grietas no son puertas.

Son parte de Lo otro
eso que está
y es ausencia.


COSTUMBRE

Escribo en un cuaderno al revés
no fue a propósito
hay alguien en mí
que insiste en hacer las cosas
de un modo distinto
como esta intención
de romper el lenguaje
aprendido sin esfuerzo
escarbar quitar palabras
llegar al líquido amniótico
a la forma
a la pureza.

En este cuaderno
los márgenes están abajo
alguien en mí insiste
en llegar al mínimo sonido
al límite
donde comienza la vida
y aún se escucha.





De: “La trama que sostiene los jardines”

Vaya a cucha

Si no supo ser padre
si fuma marihuana por las tardes
o tabaco como escuerzo en la oficina
si ya la cagó tres veces
si es una pila de nervios
si encontró el amor a meses de su boda
si se fue de casa y lo tragó la tierra
si se cuelga en las mañanas
si lo único que lo hace reír es el tinto con amigos
si no le sale la voz
si le reza a la virgencita de Lourdes
si vive de noche si muere de día
si es más puta que las putas
si pintó flores o calaveras en las paredes
si sólo ama por Facebook
si no recibe visitas
si es enfermo del trabajo
si tiene siete hijos
o no tuvo ninguno
si repite un mantra cada noche
si hay cucarachas en su living
si prefiere el silencio
en las habitaciones
prolijas, perfumadas
el dedo
que pone nombres a las cosas

en algún rincón de cualquier casa
cerca de cortinas, roperos, dedos índices
hay un espejo
cada tanto hay que mirarse
con más información
que la imagen de una cara.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada