jueves, 28 de abril de 2016

JORGE ENRIQUE HADANDONIOU OVIEDO [18.554]




JORGE ENRIQUE HADANDONIOU OVIEDO

Lugar y fecha de nacimiento: Villa Mercedes (San Luis) Argentina; 8 de Marzo de 1949

E-mail: ejeho2010@hotmail.com

Situación laboral: Asesor independiente. Jubilado docente (niveles medio, superior y universitario)

Perito Mercantil Nacional (1966) y Profesor de Literatura y Castellano (Universidad Católica de Cuyo, 1974).

Se ha desempeñado como docente de los tres niveles educativos (primario, medio, superior y universitario), entre 1968 y 2009; supervisor generalista (1999), secretario de gobierno del Municipio de V. Mercedes (2000).
Fue secretario general del SADOP para San Luis.

También ha ejercido como perito calígrafo en la II Circunscripción de la justicia de la provincia de San Luis, como rector del Instituto Superior de Seguridad Pública “Cnel. J. P. Pringles” (2014-2015), como secretario académico de la Universidad Provincial de Oficios “Eva Perón” (2015). Asesor institucional de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de V. Mercedes, de municipios y asociaciones.

Ha dictado cursos, conferencias, seminarios en diferentes ciudades de la Argentina.
Participó con ponencias o panelista en más de cien congresos, encuentros y seminarios en la Argentina.
Publicó más de cuatrocientos artículos, estudios, poemas, relatos en diferentes medios (revistas, diarios, publicaciones especiales) de Argentina, Uruguay, México y España.

Obtuvo premios y becas provinciales, nacionales y del exterior.

Obras:

"Poemas de esta ciudad, (con sigla JEHO), ed. propia.  V. Mercedes, agosto/1975
"Otros poemas de esta ciudad", (con sigla JEHO), ed. propia, V. Mercedes, octubre/1975
"Canto Propio", Poemas.  Al 26' Encuentro de poetas de V. Dolores. Edición propia. V. Mercedes (SL), 511011987
"Ajedrez (Tetralogía) Federación Sanluiseña de Ajedrez.  V. Mercedes (San Luis), julio/1990
"Cósmica puntana', Ed.  Red Cultural.  V. Mercedes(SL), marzo/1994
"Cuentos de la Calle Angosta", Ed.  Setiembre, Bs.As., díciembre/1994 
"Cuentos de la Calle Angosta", V. Mercedes (S. Luis), 2o tirada, febrero/ 1995
"Pensares' Sol Editora Argentina, Mendoza, julio de 1996
"Egb 3: el desafío solidario" Incape - Sadop.  Bs.As. , noviembre de 1997
.“Homenaje (separata)” Vª Jornada Agüeriana del Valle del Conlara y V “Mateada y guitarreada a la sombra del Abuelo Algarrobo.  Dirección de Cultura V. Mercedes, Febrero de 1998
"Cuentos de la calle Angosta" Tomo 2".  Intendencia M. De V. Mercedes.  Julio de 1998
"La poesía de Oscar Guiñazú Álvarez".  D. Prov.  De Cultura.  Julio de 1998
“El Marco filosófico” “El Fracaso Escolar” Capacitación Pedagógica a profesionales, técnicos e idóneos en ejercicio de la profesión docente” (Varios temas pertenecientes a una obra inédita: “Ser educador”) INCAPE, SADOP, Mendoza, 1999
 “Barroso, un clásico del interior”. Fondo Ed. Sanluiseño, San Luis, septiembre 2004
 “Desde la llanura” co-autoría con Roque Víctor González, Municipalidad de Villa Mercedes, Editorial Dunken, Bs. As., septiembre de 2006
 “Transfiguración (destellos de un diario íntimo, a dos voces) y otros poemas.” Edición de autor, V. Mercedes (S. L.), mayo de 2008
 “Sociedad Rural Río Quinto en su Centenario. Celebración y Recuerdo” co – autoría con Tomás Enrique Hadandoniou, Editorial El Tabaquillo. 15 de septiembre de 2008



ROMANCE DEL TRABAJADOR SOLIDARIO

1 de mayo de 1989

Ya no estará más solo
con su triste salario.
Descubrió en su compañero
la sangre de los hermanos.
Y alumbró cada noche,
a pesar del pan amargo.
Deshilvanó los secretos
para unirse en el abrazo.
Y se lanzó por las calles
a reclamar con su canto.
Destrozó los egoísmos
y habló por los callados.
Desoyó las amenazas;
dio su pecho solidario.
Se olvidó de sus riquezas
que apenas cubren las manos.
Y se proclamó hacia el sol
por el hermano atropellado.
No le importaron los golpes,
hizo el trabajo cantando,
y a la hora de la proclama,
enarboló su mandato
de humilde pero digno
trabajador solidario.
En este día del trabajo
permítame proclamarlo,
para que su luz no muera
y florezca en otros tantos.

Publicado en varios medios y aún en separata especial.
Tiene música de Jorge Satti, compositor villamercedino ya fallecido.


NUESTROS PADRES PERMANENTES

Ellos son los que trabajan la tierra 
y hacen crecer la esperanza.
No los libros nocturnos
ni las tevés desenganchadas 
les dieron la fuerza de los nervios
y la decisión de manos y palabras. 
Ellos son los que alejados del aula musgosa 
saben a vida y olor a plantas, 
los que rompen la historia negra 
para alumbrar el alma.
Ellos son presente cuando el pasado habla  
y sus callosas piernas conocen 
la paciencia de la marcha. 
No depositan palomas en museos 
ni necesitan artificiosas plantas. 
Son la carne misma de la tierra 
y su promesa de cosecha larga. 
En una lejana plaza, hace años,
estaban ellos, codo con codo, esperando. 
Y siguen esperando cuando el tiempo 
es un caballo que arrastra miradas de espanto.
No nos engañen luces y manchas
de futuros míticos y falsos. 
Ellos saben de secretos códigos 
a la luz del abecedario; 
y cuando no lo tienen, 
lo hacen nacer cantando.  
Ellos, nuestros padres permanentes,  
saben de cómo respetar sagrarios 
y cada día - sin nombrarla -
desde antaño, a la Patria 
le entregan su cansancio, 
para renacer en siglos, polvo cósmico  
en sus manos, con una flor frutecida 
en corazones lejanos.
No los pintemos de levita y serios  
como si estuviesen cansados. 
Dibujemos su sonrisa de lucha 
en cada uno de nuestros pasos, 
y con cada esfuerzo y sueño;
hagamos una alianza, un trato: 
despojarnos de egoísmos, 
modelar un corazón comunitario. 

Publicado varias veces. Utilizado en algunos actos escolares


MUJER DE PUEBLO

Al conjuro de las sombras,
espera con paciencia.
La luz natural recorta su perfil
y nimba su frescura.  Es la hora.
Solo sabe extender los brazos
hacia enseres cotidianos.
Desconoce el grito.
Nació con el silencio
de la montaña.
Ha sido vecina 
de las nubes;
y su lánguida mirada
conoce los susurros.
Diariamente
cumple con el rito;
y el domingo
un perfume tenue
le asegura
su espacio en el templo.
Allí recoge la pureza
que siembra en la semana.
Mujer de pueblo,
sin malicia.
La paz es su pan.
Ella lo vive;
y sin darse cuenta
lo distribuye cual bendición
entre los seres,
sin discriminación alguna.


9 DE JULIO ERA EL DÍA

El polvo del camino
jugueteaba en sus entrañas,
pero era tierra pura
que por siglos esperaba
la voluntad del pueblo
y la decisión de la Palabra.
Mágico mensaje traían
desde lejanas mañanas;
un torrente de ambiciones
para edificar una Patria.
Como cintas invisibles,
hubo surcos de esperanzas;
y esa luz  para la vida
era un nudo en las
gargantas. No tuvieron
tiempo de soñar
con el cómodo futuro de las alas.
Sólo tenían carretas, caballos y
yeguas, para una sed tan larga.
Como en todos los tiempos,
el Tirano desinformaba.
Llegaron de noche,
quizás a la madrugada.
No encontraron, tal vez,
ni un perro, pero sus pechos
eran una sola llama.
Y creció luego el fuego lento
de cientos de miradas.
Era una casa antigua
que después se hiciera 
moneda, símbolo, láminas.
Pero ese día, los periódicos
no le darían ni el ápice
de una página.
Y olvidando los temores,
lejos del puerto, bien adentro de
la América callada, hicieron brotar
magnolias con la Mágica
Palabra
que esconde todo hombre
en su corazón y en sus
manos sabias.
Se desataron los nudos,
y un juramento al viento
despertó en sus gargantas.
Como tantas veces, 
los hombres
difundieron la noticia,
casi sin palabras…
Arrasó con su sonrisa
hasta en la aldea más lejana.
Y se llegó al sueño del 
Tirano para asustarlo en su
propia casa.
Hombres rudos quizás,
o no tanto, por si acaso,
pero firmes y valientes
con la Vida de la mano
nos dejaron la palabra
para responder al llamado,
Libertad, Libertad, Libertad,
como dice el Himno,
para un Pueblo Soberano.
Nueve de Julio se dice
que era el día del que hablo, 
pero todos los días requieren
que se reviva su canto.

Publicado varias veces. Utilizado en algunos actos escolares.


SONETO ASONANTADO DE LA PARTIDA

A mi madre, Blanca, que siempre quería que le dedicara un poema.

Entre flores y un rosario asciende
silencioso rezo en la partida.
Ya no esperarás ver pasar la vida.
Desde cada compañía vuelves,
a la hora de la soledad que viene.
Caló profundo el dolor, la espina,
pero de roble esa madera altiva
costó talar el último machete.
Tu labio desprendió un idioma claro
y quedó el aliento dispuesto al ruego.
Tus manos requerían del amparo
y mis dedos peinaron tus cabellos.
Subió un perfume de flores al ocaso
y agotó por fin su espera el cielo.

Los Palmares.   21 de diciembre de 2006



TU INOCENCIA

Tu inocencia
desconoce
el cerrojo
de secretos espúreos.

Ingenuamente
hablas
con tu corazón.
Y te mira
en silencio
el  iris agudo
y sotreta
de los instigadores.

La picardía 
aparente
de tus ojos
esconde
muy bien
tu alma sana,
libre de gulas
y guantes blancos.

Tus leves faltas
serán juzgadas
por un dios
distante
de escritorios pesados,
ignorante 
de reglamentos adustos,
burlador
de burócratas insomnes.

Y sigues
indefinidamente
lanzada
al aire
de cambios
súbitos
con un destino
sellado
por suertes
sospechosas.

Pero tu breve luz
serpenteará
entre todos,
ofreciendo
tu frescura espontánea.

7 y 8 de julio de 2004



DÍA 1 

¿Qué fue primero: el rubor o el encanto?
¿Cómo se diluyeron las fronteras
para que amaneciera el abrazo?
¿Es ciego el amor o inventa  belleza,
equilibrio y  canto?

¿Fue casualidad o centella rauda
al volver de un fracaso?

Hilo invisible  tejen,
infinitamente, una y otra mano.

Por la tarde del recuerdo, te llamo.
Preguntas derrotadas,
angustia en su remanso.

¿Qué fue primero?
El rubor y el encanto.


DÍA 8 

A Gladys, in memoriam

Pesados hombres y funcionarios insomnes
inventan desde la envidia, el  hambre
y la discordia, la sombra, la traición
y  tratados que avalan  desesperanza.

Esta noche, con el corazón partido
por la muerte cercana de ella:
amiga, compañera, hermana;
desde el agudo dolor,
desde tu lágrima, renacimos
para la esperanza. 0 mañana 
mismo - en otra brecha -
el amor se alzará en armas.
Serán sonrisas y flores, servicio,
compañía, ternura, aliento, música,
y una rima cotidiana.

Para eso, tu amor y mi amor,
esta duplicación de fuerzas enlazadas,
imprescindible y necesaria.

No sobra mucho. Es cierto.
Pero tampoco nos falta.


MUJER

En recuerdo de amaneceres
o al amparo de luna nueva,

me deslumbrará tu figura
o tu ingenio me despierta.

Luces vendrán del ocaso
y soltarás tu cabellera

para sentir la diferencia
y merecerte en la espera.

Tu dulzura me acompaña,
pero también tu fortaleza.

Puede una lágrima vestirte
sin que tu puño pierda fuerza.

Eres la servidora fiel;
y, si es necesario, la jefa.

Por eso, en cada suspiro,
tienes calendario sin fecha.

8 de marzo de 2010



A  TI, VINO ETERNO

Derramas
tu bendición
para transfigurar
las gargantas
en luz de risa
o puño inestable.

Has de venir
hacia la tarde
equívoca,
por la noche
turbulenta
o en mariposa 
de madrugada.

Con tus emanaciones
finales,
dejarás el rastro
de sueños ligeros
o eternos;
sepultarás 
alguna pena
o prolongarás 
una esperanza.

No te quedes quieto
demasiado tiempo;
alienta la alegría 
y no la rabia.
Elévate con todos 
para la gloria;
desciende en cada uno,
por la paz.


RECORRIDO

Extraño el mundo deviene
en rutas veloces,
con autos raudos
y teléfonos instantáneos.
Al margen del apuro,
se desliza el verde eterno
o coloca magistral
su punto, la luna.
Con la monotonía del motor
se mezcla el sueño
y un vientecillo agradable
de olores campestres.

Lejos quedó la seca de antaño
y hay relojes precoces
para un progreso presentido
en manuales con olor a nuevo.
Cae la lluvia
y es hora de abrir los ojos
a la nostalgia.
Llegaremos
a las rabias de los hombres
o al áspid de las mujeres.

Sin embargo,
correrán también 
los antídotos de la sonrisa
y el abrazo amable.

La luz espera siempre,
ser encendida.

Abril de 1999


EN EL RINCÓN OSCURO…

En el rincón oscuro
de un salón de homenajes,
sentado a distancia comprensible,
sus ojos se pierden
en un futuro glorioso
y en ese pasado pesado
que los valientes construyen.
Disimula en un gesto
humanas rabias
de la desmemoria que le deparan
sus hermanos planetarios.
Distraídos en el aplauso
poco sutil y desbocado,
no reconocen
la Verdad y la Perfección
que anida en ese mismo 
lugar encumbrado.
El día que las prensas del Mundo
estallen con su rostro
y repitan su palabra,
será tarde.
Por eso, déjame enfocar
los reflectores del alma,
en tu rostro
y proyectarlo ahora,
para que se congelen
nuestras miradas
y te llegue la caricia
que justamente tu corazón reclama.
¡Gracias, hermano,
por hundirte tenuemente
en esa humildad sin mancha!

San Francisco, Cba., 12/9/2006


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada