miércoles, 13 de abril de 2016

FRIEDRICH VON HAUSEN [18.425]

Friedrich von Hausen.Codex Manesse


Friedrich von Hausen

Friedrich von Hausen fue un poeta alemán medieval, uno de los primeros del minnesängers, nacido en algún momento entre 1150-1160.


Su nombre se menciona con frecuencia en los documentos legales, por primera vez en uno de Maguncia, data de 1171 por Cristiano I, Arzobispo de Maguncia. Nació en el territorio de Renania, como lo demuestra su dialecto, especialmente por sus rimas, pero varias ciudades pretenden ser su lugar de nacimiento, y la cuestión no puede decidirse definitivamente. En 1175 estuvo en Italia, y otra vez en 1186 en el conjunto de Enrique VI, emperador del Sacro Imperio. Al año siguiente estuvo presente cuando Federico I Barbarroja y Felipe Augusto se reunió entre Mouzon y Yvois, y en 1188 estaba en Worms, en compañía de Balduino V, conde de Henao. Acompañó al emperador Federico, quien fue de gran estima, en la cruzada de 1189, y encontró la muerte en la batalla de Filomelio (la actual Aksehir), cuando cayó con su caballo, mientras perseguía al enemigo. Se dice que el ejército entero lloró su muerte.

Friedrich von Hausen es uno de los primeros trovadores que se sabe que han imitado los modelos franceses, con lo que se dio a conocer en sus viajes a través de Borgoña y Provenza. Junto con Heinrich von Veldeke introdujo el elemento de romance en el minnesong. Sus rimas son todavía imperfectas y de vez en cuando sus canciones contienen más de una estrofa.




ME PRODUCE GRAN DOLOR

I

Me produce gran dolor
haber dejado a la hermosa;
intrepidez me faltó,
no le dije cuán preciosa
me era la luz de su amor,
porque la inquina envidiosa
de algunos, me lo impidió.
Que quien al Infierno acosa
les dé una pena espantosa.


II

Me están vigilando, en fin,
sin el derecho de hacerlo.
Muestran su codicia, sin
que les valga merecerlo.
Podrían desviar el Rin
hasta el Po, sí, retorcerlo,
antes que yo deje, ruin,
no importa lo sucedido,
a aquellos que me han servido.

TRADUCCIÓN:  Francisco Serrano • Poesía de los trovadores



El Minnesang

por Crypt Vihâra


El Minnesang, la primera poesía amorosa escrita en alemán, aparece en la alta Edad Media e históricamente viene a desenvolverse cronológicamente en algo más de siglo y medio. El Mittelhochdeutsch es la lengua en la que se desarrolla entre 1150 y 1350; vehículo de expresión de la clase caballeresca trata de hacerlo digno de la corte y de sus ideales. Caballeros y nobles cortesanas se convierten de este modo en portadores de una nueva cultura, que se extiende rápidamente por los castillos de la aristocracia. La labor de los poetas del período se centra en un esfuerzo por superar los dialectos, a fin de crear una lengua literaria en el ámbito alemán, autóctona, cultural y sobre todo hermosa. Los Minnesinger o Minnesänger introducen la poesía en los círculos caballerescos, consagrando una temática secular que de manera paralela había desarrollado y contagiado al género narrativo de la novela en verso. El término minnesänger significa literalmente "el que canta canciones de amor", pero se aplicó a todos los poetas líricos de la época.

Meinloh von Söflingen y Dietmar von Eist son los Minnesänger más representativos de las primeras manifestaciones del Minnesang autóctono. Surgiendo en la región del Donau (Danubio), la influencia provenzal es nula, lo que conlleva que las resonancias cortesanas sean tenues. Las formas poéticas son sencillas, siguiendo modelos locales y se prefiere la asonancia frente a la rima. Las obras de Heinrich von Veldeke, y Friedrich von Hausen inaugura un enriquecimiento métrico y estrófico colosal. Estos poetas ubicados en la zona del Rein (Rin) no se limitan a asumir las nuevas ideas amorosas procedentes de la Provençe (tercio meridional de Francia) sino que elevan el Minnesang a la altura poética de sus modelos, introduciendo y desarrollando la temática de las Cruzadas.

Con la fusión de la corriente lírica del Donau (Danubio) con la línea provenzal se produce el apogeo del Minnesang (Hartmann von Aue, Heinrich von Morungen, Reinmar von Hagenau, Wolfram von Eschenbach, etc.).

A partir de las obras de Walther von der Vogelweide, el género sufre una gloriosa degeneración: el género es más rico y versatil, pero el amor se torna genuino. En lugar de una señora lejana y hierática, surge la atractiva muchacha. Neidhart von Reuental, introduce el arquetipo de la campesina rolliza (arquetipo que ha pervivido hasta la actualidad) estableciendo una clara ambivalencia entre el eros y el minne (amor cortes). Tres poetas cierran el género: Steinmar, Heinrich von Meissen y Johannes Hadlaub coincidiendo con el desmoronamiento político, económico y cultural del mundo caballeresco.

Antes del Minnesang sólo encontramos en Alemania lírica amorosa en latín, y aun en está la expresión de ese sentir tiene casi siempre un marcado carácter religioso. La complejidad y la riqueza de las formas poéticas que brotan con el Minnesang, por tanto, constituye un pequeño milagro que trata de consolidar el prestigio literario de las lenguas autóctonas.

El ritmo y la melodía, son dos aspectos inseparables a las composiciones de los Minnesinger que eran cantadas (jamás se leían o recitaban). Los poemas iban acompañados de una melodía compuesta por el propio poeta, que interpretaba casi siempre con un arpa, fídula (también denominada viella o rebec) u otro instrumento popular. La música era monofónica (es decir, constaba de una sola línea melódica sin armonía) predominando la forma del bar (AAB) o una variante de esta; el leich para versos narrativos más largos (AABBCC...). Ambas formas de monodia profana, tenían su origen en la balada y en el lai. Lamentablemente la mayor parte de estas melodías han desaparecido y el lector contemporáneo no puede hacerse sino una idea aproximada del efecto buscado por sus autores.

La concepción poética que subyace a la producción de los Minnesinger no puede dejar de resultar original. Una creatividad nada servil, enraizada en patrones antropológicos propios desarrolla una fecunda labor de lírica germánica. Si bien es cierto que nos encontramos ante un Yo que se expresa en términos individuales, no es menos presente la idea del poeta de estar elaborando un arte esencialmente social. La noción primaria de la lírica amorosa germana no es otra que la que liga de manera singular al caballero con la señora (a menudo casada), y sólo por extensión, al hombre con la mujer. Estos son casi siempre el Yo y el Tú del poema o canción, el motivo por el cual las palabras de la dama suelen aparecer sistemáticamente entrecomilladas. La noción de amor cortes supone una innovación revolucionaria en la sensibilidad alto medieval. Los trovadores introducen una nueva interpretación de la relación amorosa, que hasta entonces se había entendido alternativamente como variante menor de la amistad, como locura, o como pasión física.

Los Minnesinger pasar a explicar el amor como servicio o hohe Minne, estableciendo un claro paralelismo con el sistema feudal en el cual el vasallo está atado al señor de igual manera que él lo está al rey. Esta concepción entronca con la tradición del culto a la Virgen María, tanto en su vertiente psicológica (sumisión al ideal de pureza e inaccesibilidad), como en la estilística. El código del amor cortes, es mucho más que una simple transposición del amor del ámbito religioso al humano, conlleva la idealización del adulterio, en tanto que rechaza todas las consideraciones que justifican el matrimonio. Por ello el amor que es expresado por los poetas, equivale a un doble sometimiento: el sometimiento a un estricto código del honor que les obliga a conformarse con mínimas manifestaciones de interés por parte de la señora, y a una estructura social férrea y jerárquica en la que la propia posición constituye una confirmación continua de su inmutabilidad.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada