domingo, 24 de enero de 2016

POESÍA POPULAR ANDINA - ECUADOR- [18.002]



POESÍA POPULAR ANDINA - ECUADOR- 

La primera colección de versos populares del Ecuador la publicó Juan León Mera en 1892. Los Cantares del pueblo ecuatoriano —así denominó a su antología— incluyen un detallado estudio en el cual al escritor ambatano precisó claramente sus ideas al respecto de esos versos. Hombre del Orden , activo militante de la derecha, pero miembro de ta clase media y romántico al fin experimentaba frente al pueblo sentimientos ambiguos. De un lado una objetiva necesidad de distanciamiento- De otro, la voluntad de adjudicarle una idiosincracia humilde e ingenua, a la que hay que orientar y dirigir paternalmente. Y así. Mera no vacila en borrar de su
colección los versos que según él no pueden pertenecer al pueblo: las coplas revolucionarias y "Las contrarias a su sentido religioso y a la moral". Llevado del mismo fervor, se ve obligado a corregir las fallas gramaticales que descubre en ciertas coplas. Estas bienintencionadas "virtudes", son ahora, noventa años después, los "defectos" que encontramos en su selección. Sin embargo de esto debemos reconocerle a Mera el gran mérito de haber sido el primero que en nuestro país se ocupó de recopilar y estudiar la poesía del pueblo —incluyendo además, la poesía
quichua—, aun cuando en lugar del testimonio objetivo que él creyó, hubiese hecho más bien una antología muy ceñida a su gusto personal y a los dictados de su ideología.

En los Cantares del pueblo ecuatoriano, Mera agrupó los versos por sus temas (Religiosos, sentenciosos y morales, amatorios, amatorios tristes, ate). La misma clasificación temática aunque ampliada y modificada mantiene Barrera en La poesía popular. Esta antología, basada en gran medida en la da Mera pero que incluye registros de otros recopiladores importantes, recoge además —no sabemos con qué criterio- textos escritos por literatos conocidos, pero nada popularas, como el Dr. Luis Cordero. 

Los rastros de los poetas populares terminan por perderse. ¿Por qué se pierden? Puede ser porque simplemente no importan los autoras. El contexto social que produce, recepta y conserva una copla significativa, puede prescindir del nombre del autor. Con el cuento folklórico ocurre algo que no es exactamente lo mismo. Los cuentos folklóricos durante un período da tiempo más o menos largo parece que van armándose solos, como resultado de un proceso de cohesión de varios motivos; dispersos en la tradición oral; proceso que culmina con el ordenamiento más lógico y coherente da esos motivos, es decir, con la adopción por parte del cuento
folklórico de una forma óptima, cabal y completa que, desde luego, en el discurso oral se encarna siempre, según sea la habilidad del contador de cuentos para permanecer fiel a una clara lógica de acciones y secuencias. O seaque, en estricto sentido, el cuento folklórico es la manifestación "más anónima" de la literatura popular. No lo ha compuesto nadie. Lo ha compuesto el pueblo a través de las generaciones. Lo cual no es sinónimo de simplicidad o facilidad. Todo lo contrario. Vladimir Propp ha demostrado en su famoso estudio.que los cuentos folklóricos obedecen a ciertas reglas de composición tan rigurosas y complejas como refinadas —aunque no conscientes en los contadores de cuentos—. Ellas le permitieron deducir la gran fórmula matriz que los engloba y cuyas variaciones explican la diversidad de estos cuentos. Estas reglas no las ha creado nadie en particular. Las ha creado el pueblo. Frente a esta complejidad, las reglas
tradicionales de la métrica (y hablamos de métrica porque la poesía popular es notoriamente rimada) resultan elementales. 


CLASIFICACIONES

Nuestra antología se reparte en Amorfinos, Adivinanzas, Autos , Carnavales, Coplas regionales, Décimas, Lloros indígenas, Mashallas, Poesía quichua, Poesía shuar, Testamentos de "año viejo", y Villancicos.
Como se ve, hemos optado por una clasificación tradicional Es decir, hemos agrupado los versos según son conocidos por el pueblo que los canta. Ésto tiene una razón de ser: las clasificaciones menos empíricas que existen (temáticas, literarias, estructurales) corren el riesgo de ser o subjetivas o demasiado generales. Con lo cual el hecho vivo que representa ia poesía popular termina por ser aislado, separado del contexto social que lo produjo. "Las décimas, los carnavales, los amorfinos sólo cobran su verdadera significación con referencia al sitio, a la ocasión,
incluso, como hemos visto, en la gran mayoría de los casos, al ritmo con que se los canta. 


TEXTOS Y RECOPILACIÓN:  ABDÓN UBIDIA. 


EL AMORFINO

Ha sido un canto tradicional de la Costa ecuatoriana. Sobre todo de las áreas rurales y suburbanas. Por extensión se denominan "amorfinos" a las coplas, muchas veces improvisadas, que los "puetas" o "talladores" dicen al compás de un ritmo característico. Como ocurre en tantas partes de América, estas coplas se dividen en "divinas" y "humanas". 


Amorfinos del Guayas

Amorfino no seas tonto,
aprende a tener vergüenza,
el que te quiso, te quiso,
el que nó, no le hagas fuerza

Si canto el amorfino,
no lo hago por afición,
le canto porque soy montubio
y lo llevo en mi corazón.

El verso del amorfino,
se acomoda como quiera,
para mí la cola es pecho
y el espinazo cadera.

El hombre en el valor
es como el amorfino,
está en cualquier camino
haciendo el amor.

Amorfino de lucero,
amor de majadero.
Amorfino de reflejo,
amor de pendejo.

Si este amorfino se perdiese,
no es de conde, ni de rey,
sino inspiración mía
para quien quiera aprender. 

Yo no soy de por aquí:
yo soy del Cabito de Hacha,
yo no vengo por las viejas,
sino por las muchachas.

Ayer pasé por tu casa,
me tiraste un limón,
el limón cayó en el suelo,
y el zumo en mi corazón.

Cuando pase por tu casa,
me he de pegar un silbito,
si tu mama' te pregunta,
dile que es un pajarito.

Dé esta casa no me voy ,
hasta no comer gallina,
en mi casa no las como,
porque todas son finas.

Quisiera, pero no puedo,
hacer una casa en el aire,
para vivir en el mundo
y no pensionar a nadie.

Al subir tus escales,
same quebró un escalón,
lástima que ya me muero,
carita de tentación.

Ayer pasé por tu casa,
te vi pelando un gallo,
sólita te lo comiste,
con tus dientes de caballo.

Ayer me fui a tu casa,
tu te estabas bailando,
lo que yo te quería ver,
tu te estabas enjabonando.

Allá arriba, en ese cerro
hay un palo colorado,
donde yo pongo mi sombrero,
cuando estoy enamorado. 

Allá arriba, an ese cerro,
tengo una mata de ají,
donde cagan los pollitos,
la mierdita para tí.

Allá arriba, en ese cerro
hay una mata de lenteja
donde pasan las serranas
sacudiéndose las orejas.

Las muchachas de este tiempo,
son como el palo podrido
apenas tienen quince años,
¡ mamita ! Quiero marido.

Las muchachas de este tiempo,
son como la naranjilla:
No se conforman con uno,
sino con toda la pandilla.

Las muchachas de este tiempo,
ya no toman leche fría,
toman leche caliente,
mandada por tubería.

Yo estaba subiendo al cielo,
San Pedro me dijo: i abajo !
salió Jesucristo y dijo:
deja que pase ¡ cerajo!.

Por ahí viene Jesucristo
brincando por las paredes,
Jesucristo por los hombres
y el diablo por las mujeres.

Cuando vayas por la calle
y sientas escalofríos,
no le eches la culpa al viento
porque son los suspiros míos.

De esta calle para arriba
dizque me han jurado matar,
¿cuál será el valeroso?
que me deje confesar. 

Cuando veo una morena,
me voy de medio lao,
como el gavilán al pollo,
como la garza al pescao.

A mi me llaman negrero,
porque quiero una negrita,
a quien no le va a gustar
el café cierna nanita.

Yo soy la media naranja,
yo soy la naranja entera,
yo soy un botón de rosa
pero no para cualquiera.

Si tú eres la media naranja,
yo soy el limón entero,
mejores naranjas he visto
picadas del carpintero.

Soy el carpinterito,
hijo de la carpintera,
me como media naranja
y también la naranja entera.

Matita de hierbabuena,
sembrada de dos en dos,
hasta el nombre me lo quito
si no me caso con vos.

Matita de hierbabuena,
matizada con romero,
cómo te voy a olvidar
si fuiste mi amor primero?

El limón deba ser verde
para que crezca fuerte,
el amor para que dure:
debe ser disimulado.

Del cogollo de la palma,
me comiere la mitad,
no hay con más amarga,
que el amor sin voluntad.

Del cogollo de la palma
nacieron las Isabeles,
delgaditas la cintura
y de corazón alegre.

La malva con ser malva,
en cualquier parte florece,
al hombre cuando es soltero
en cualquier cama amanece.

Yo soy hijo de la malva
y da la malva nací,
yo no tango padre ni madre,
ni quien se acuerde de mí.

Tira la cabuya al agua,
dale vuelta al guayacan.
mira las cosas del mundo
qué diferentes que están.

Cuando tengas un gatito,
ponía el nombre de mimí,
cuando le aplastes el rabito
te acordarás de mi.

Quisiera ser mariposa
de esas que vuelan derecho,
para sentarme en tu pacho
y decirte varias cosas. 

De todos los animales
quisiera ser la araña,
para subirme por tus piernas
y entrarme en la montana.

Da todos los animales
quisiera ser venado,
para meterte el cachito
por donde te sale el meado.

De todos los pajaritos
quisiere ser el chupaflor,
para andar de flor en flor
hasta encontrar mi amor.

El pájaro diostedé.
y la pava de la montana,
tienen la maldita mafia
de cantar cuando me ven.

Un pájaro cayó
en el patio de un convento
y todas las monjas contentas
con el pajarito adentro.

Tigre viejo ¿de dónde vienes?
Yo vengo de la serranía,
traigo las uñas gastadas
de tanta picardía.

Calla, calla borriquillo,
que no sabes ni cantar,
estropajo de la calle,
jeringa del hospital.

Te quiero como a mis ojos,
como a mis ojos te quiero,
pero más quiero a mis ojos
porque con ellos te veo. 

Que triste que está la tarde,
parece que va a llover,
así se ponen mis ojos
cuando te dejo de ver.

Qué bonitos ojos tienes!
negros como el azabache,
si fueras cambalachera,
hiciéramos cambalache.

Obscuridad en la calle,
en tu cuarto claridad,
porque allí estaban tus ojos
alumbrando sin cesar.

La vecina de aquí al frente,
tiene una panadería,
a los casados les vende
y a los solteros les fía.

La vecina de aquí al frente
denuncia muertos y heridos,
pero nunca ha denunciado
que tiene cinco maridos.

La mujer que quiere a dos
no es tonta, sino advertida,
si una vela se le apaga
otra la queda encendida.

La mujer que quiere a dos,
los quiere como hermanitos,
el uno pone la jaula,
el otro los pajaritos.

Del cielo bajó un pintor
a pintar tu hermosura,
al verte tan fea y flaca,
se le cuajó la pintura.

Cuando quieras a un chiquillo
no se lo des a entender,
hazlo sufrir como un burro
y así te sabrá querer. 

He mandado hacer un puente,
sólo de palos tiernos,
para que pase mi suegra
y se caiga a los infiernos.

Para arriba corre el agua,
para abajo los camarones
y en la boca de mi suegra
cucarachas y ratones.

Si mi suegra fuera santa,
santa fuera mi mujer,
como mi suegra es un diablo,
lucifer es mi mujer.

Cuando se muera mi suegra,
entiérrelen boca abajo,
y si trata de salir,
entiérrenla más abajo.

A ningún amante viejo
le des posada en tu casa,
porque es fácil encender
el carbón que ha sido brasa.

Si un viejo te pide un beso
no se lo vayas a dar,
porque los besos de viejo 
saben a huevo sin sal.

Nunca creas en los hombres
aunque los veas llorar,
porque son de carne y hueso
como cualquier animal.

Al hombre que va para viejo
le pasan lo que a los chivos:
cuando encuentran pasto verde,
otros se lo han comido.

Si los cuernos alumbraran
lo mismo que las linternas,
muchos hombres caminarían
con el rabo entre las piernas. 

Si los hombres se acabaran,
como se acaba la plata,
probrecitas las mujeres
lloraran como las gatas.

El gavilán con cien plumas
no se pudo mantener,
el escribano con una
mantuvo moza y mujer.

El cuchillo se dobla
con ser de acero,
así se doblan los hombres
cuando no tienen dinero.

De dos amores que tengo
me dicen que olvide uno,
pero como es mi madre y mi padre
no puedo olvidar ninguno.

Mamita, no me regañe,
que usted también lo hacía,
que usted cuando era moza 
tras de mi taita corría.

Si tu padre fuera tigre
y tu madre una leona,
me casaría contigo
aunque tu padre me coma.

Anoche te lo pedí,
tú no me lo quisiste dar,
ojalá que se te oxide
y no lo puedas usar.

Estos versos que dedico
son de mi propia inspiración,
nacidos de mi tristeza,
de mi propio corazón.

Una estrella se ha perdido,
en el cielo no aparece,
en la cara de mi zamba
un lucero resplandece. 

Policía, policía
no te lleves al ladrón,
llévate a esta ingrata
que se robó mi corazón.

Yo como amigo le aconsejo:
"no busque mujer bonita",
porque si usted se descuida
viene el rico y se la quita.

En la casa de los pobres
más existe la alegría,
mas en casa de los ricos
el dinero es el que brilla.

El ser pobre es una afrenta,
que a todo el mundo oscurece,
cuando el pobre está sin plata,
aunque valga, no merece.

Un ciego estaba escribiendo,
lo que el mudo le decía
y el sordo lo oía
para contarlo al otro día.

Nunca en mi vida he visto
lo que he visto esta mañana:
un gallinazo en la torre
repicando la campana.

Cuando tengas un amor
no lo vayas a besar,
porque amor que se besa
no se puede olvidar.

Cuando tengas un enamorado
no le beses en el balcón,
porque el amor es ciego,
pero los vecinos no.

En tu casa tengo un pino,
en tu ventana una flor
y en el ladito que duermes:
docena y media de amor. 



LAS ADIVINANZAS

Yo mato a todos los seres
cuando se me viene en gana
Si tú, a mí me matas
a ti, yo , te mataré mañana
(El hambre)


Revuelto,
como cazuela,
tiene alas,
y no vuela.
(El sombrero)


Del mar salió mi nombre
y tan desdichado fui,
que al huir de mi desgracia
en ¡a garita caí.
(La Margarita)


Soy chiquito y prudente.
Nadie se ríe de mí,
pero el que me mete el diente
se ha de acordar de mí.
(El ají)


Me visten de carne muerta
para ir a prender un vivo.
Mi derecho es siempre tuerto
y no puede ser prendido.
(El anzuelo)


Una señora
de carne rosada,
invierno y verano
siempre mojada.
(La lengua)


Al hombre que se alimenta
siempre mi abrigo le doy ,
poco después, muy contenta,
con otro abrigo ya estoy.
(La oveja)


Sin tener alas yo vuelo.
Tengo cola y no soy ave,
y, como Ud . bien lo sabe
sin viento me voy al suelo
(La cometa) 


Desde el día en que nací
corro, corro sin cesar,
corro, corro noche y día 
hasta llegar a la mar.
(El río)


En una estrecha cárcel
hay soldados de marfil
y una señora rosada
que es la madre del mentir.
(La lengua)


Quien la hace no la goza,
quien la goza no la ve,
quien la Ve no la desea
por más hermosa que sea.
(El ataúd)


Un pájaro Pinto
pasó para el mar
ni el agua, ni el Viento
le pueden matar.
(El rayo)


Una soga
larga, larga
que se corre
y no se alcanza
(El camino)


Blanco fui de nacimiento
colorado mi vivir,
de negro me amortajaron
cuando me quise morir.
(El café)


De una cuerda vivo colgada;
soy da cobre y soy de raza;
cuando río a carcajadas
todos vienen a mi casa.
(La campana)


Este era mi pensamiento
el decirte algún día:
cuál es la que nunca duerme
y siempre pasa tendida?
(La estera)


Don me dicen acá,
Don me dicen allá,
algo debe ser
cuando me dicen Don.
(Algodón)


Ponte derecho,
te lo meteré
y si te duele
te lo sacaré.
(El zapato viejo)


En un monte montesino
hay un viejo capuchino;
tiene dientes y nunca come,
tiene barbas y no es de hombre.
(El choclo)


Dentro de un cuarto oscuro
tengo una monja encerrada,
el día pasa cansada
y la noche reposada.
(La lengua)


Adivina, adivinador, 
adivina cacha floja, 
qué árbol es el que tiene
en la hoja, la fruta y la flor?
(La tuna)





LOS ARRULLOS 

A rro-rró mi niño
a rro-rró mi amor
duérmete mi bien
porque dormidito
parece un sol
y si no se duerme
vendrá el ratón.
(Azogues)



A rro-rró niñito
a rro-rró lindito
no le hagáis mido
por favor os pido
a mi bebecito
que es muy tiernecito
la noche ha venido
y el sueño se ha ido
bello muñequito
duérmase prontito
A rro-rró niñito
a rro-rró amorcito
ya se ha dormido
mi hijito querido.
(Quito) 



A rru-rrú mi niño
que parió la gata
cinco borriquitos
y una garrapata
A rru-rrú mi niño
que ya viene el toro
con sus cachos de oro
a llevarte a vos
no llore mi amor
que tu madre vela
con todo su amor.
(Macará)



Duérmase mi niño
duérmase en la hamaca
no hay mazamorra
ni leche de vaca.
(Esmeraldas)
Duérmase mi niño
duérmase no más
porque si no duerme
vendrá el 'Tomás"
(Calderón) 




Este niño tiene sueño
muy pronto se va a dormir
tiene un ojito cerrado
y el otro no puede abrir.
(Quito)



Mi niño bonito
se me va a dormir,
y los angelitos
ya van a venir.
No llores mi niño
que tengo que hacer,
lavar tus pañales
sentarme a coser.
Y cuando despiertes
mamá te tendrá,
tu rica tetita
con miel del panal.
Y luego los dos
vamos a jugar, 
a los caballitos
y otros juegos más.
(Quito) 



Señora Santa Ana
¿por qué llora el niño?
Por una manzana
que se le ha perdido.
Yo le diera una,
yo le diera dos,
una para el niño
otra para vos.
(Quito) 



Su mamá la luna
le canta y le arrulla
como yo a mi nene
le tengo en la cuna.
(Otavalo)




LA BOMBA DEL CHOTA

En el valle serrano de "El Chota", entre las provincias del Carchi e Irntabura, existe un asentamiento de población negra que data desde los tiempos de la Colonia. Al parecer fueron los Jesuítas quienes llevaron los primeros esclavos negros a sus haciendas situadas en esa región.

Carlos Alberto Coba en su libro "Literatura popular afroecuatortana" (3), citando a Rona W Stuzman dice que hacia "el año de 1.767, cuando los Jesuítas fueron expulsados de América (dejaron) diez haciendas y 1760 esclavos negros en el Chota" . Como se sabe la esclavitud en el Ecuador fue abolida por el Presidente Urbina en 1851. Sin embargo, los modos de explotación cuasi esclavistas perduraron en esas haciendas hasta fechas muy recientes. 

Esto ha determinado que tas costumbres y manifestaciones culturales de los negros del mencionado valle, sean sustancialmente distintas de las de los negros de la provincia de Esmeraldas, descendientes directos de pobladores libres. Su poesía y su música están en verdad más cerca de la tristeza de los indios andinos que de la euforia de los negros de la provincia costeña. Pero hay un baile de El Chota que evidentemente conserva sus raíces africanas. Se trata de la Bomba que recuerda en mucho los cantos de "la Bamba", o la pampa como se conoce en ciertas regiones de Centroamérica.

Reproducimos del libro de Coba, algunos registros de "la bomba del Chota" . Otros pertenecen a un estudio de los esposos Costales: "Coangue" o historia social y cultural de los negros del Chota " 



En Monopamba te conocí.

En Monopamba te conocí
y Para el mes de Mayo volveré
contigo, negra, me he de casar, 
guambra querida,
a verte de nuevo guambrita
sino me olvidas. 

Chulla pañuelo que tengo aquí
como un recuerdo ta dejaré
guambra querida.

Cojamos bus. vamos de aquí
a dar la vuelta por donde mi
guambra querida.

¡Ay l cuando pases por el panteón
viendo a mi tumba recordarás 
guambra querida. 




Si Paloma fuera

Si paloma fuera
paloma no más
sólo con las alas
no puedo volar.

Sólo que me acabe
ya me iba a anidar,
toda la grandeza
de mi juventud.

El año pasado
también yo me iré,
cubierto de rosas
mi negro ataúd.

Para qué dijiste
que toda mi vida,
para que tú vivas
con tranquilidad. 



Chica

Chica, chica de mi mundo
dueña de mi pobre corazón;
no, no, no voy a llorar
porque me dejas;
no, no, no voy a llorar
porque te vas.

Alma te llevo grabada
dentro de mi pobre corazón;
no, no, no voy a llorar
porque me dejas;
no, no, no voy a llorar
porque te vas.

Chica, chica de mi mundo
dueña de mi pobre corazón;
no, no, no voy a llorar
porque me dejas;
no, no, no voy a llorar
porque te vas.

Cuántas torturas,
cuántos pesares
paso mi vida,
llenado amores,
y enfermo se halla
mi corazón. 

Con loco empaño
siempre te busco,
siempre te quiero
y siempre te veo
por más que veo
tu ingratitud,
A Dios le pido
me dé la muerte,
porque no sabes
darme tu amor.

Oh negra suerte
que Dios me ha dado,
ser desgraciado,
ser infeliz.
Fatal destino,
que yo he tenido,
de haber nacido 
para sufrir.

Mamá, mamá
voy a trabajar.
Todo mi salario,
a vos he de dar. 



LOS CARNAVALES

Indudablemente las celebraciones del carnaval más famosas en el Ecuador son las de la Provincia de Bolívar. Allí , luego de un alegre y muy agitado juego —en el que los participantes en su euforia se arrojan agua y hasta harina - alternado con abundantes comidas y bebidas, los "carnavaleros" entonan interminables coplas al son de guitarras. Entre copla y copla se intercalan estribillos tales como: "Bien bonito es carnaval", "Los días de carnaval", y otros por el estilo.' Esta vez hemos seleccionado coplas de la colección de los hermanos Nuñez Sánchez (36)' otras compiladas por un equipo dirigido por Elvia de Tejada (46), y otras recogidas por los esposos Costales (21).
Las celebraciones de la provincia del Chimborazo son parecidas a las de Bolívar. También allí, hombres y mujeres intercambian coplas repitiendo estribilllos tradicionales. 



Carnaval de Guaranda 

Ayer me dijiste que hoy,
hoy me dices que mañana,
los días del Carnaval.
Mañana me has de decir
no quiero no tango gana
Los días del Carnaval.

El amor suspirando
de su lecho se levanta,
la triste voz escuchando
de quien suspirando canta.

Los ojos de mi moreno
se parecen a mis males,
grandes como mis desdichas,
negros como mis pesares.

Yo fui tuyo y mía fuiste,
nunca te olvides de mí,
yo mientras tengo respiro
no me olvidaré de tí.

Oh mujer que me quitaste 
la libertad que tenía;
para que me cautivaste,
si jamás has de ser mía.

¿Para qué me diste el sí,
tirana teniendo dueño?
Bien sabes que no se goza
con gusto lo que es ajeno.

Hago muy bien de quererte
con mi gusto y mi gana,
en eso no tiene parte
ni tu taita ni tu mama.

Todas las mujeres son
dulces como el caramelo,
como yo soy tan goloso
por todas ellas me muero.

No digo que soy bonita,
ni yo niego mi color;
pero con mi colorcito
hago privar al mejor. 



Carnaval de la provincia del Chimboraao

Carnaval dizque ha llegado
para mi pobre, infeliz,
sin tener un calecito
para comprar capulís.

Aura si señores diablos
el infierno se acabó;
ya no nos condenaremos,
ni mi negra ni yo.

Bonita la casa nueva
bonita la construcción
bonita la dueña de casa
dueña de mi corazón.

Dentro de mi pecho tengo,
un torito carnicero,
todo el bañadito en sangre
por un amor verdadero.

Sólo para mi la desgracia
no se quiere separar,
porque con ella nací,
y con ella me han da enterrar.

Anda corazón cochino,
yo te diera con un leño
a que no sepas querer,
persona que tiene dueño. 

Si el quererte ha sido un crimen,
criminal no he sido yo,
criminal fue tu hermosura,
que a quererte me obligó.

Ya repican las campana
ya sale la procesión,
ya salen las cabezonas
a servir de tentación.

Para los huambras el baile
para los viejos rezar.
Que ver un viejo bailando,
es cosa de vomitar.

Si no sabes no te metas
a lo profundo a nadar,
que, en la primera zambullida
los diablos te han de cargar.

En el huerto sembré un pino
en tu ventana una flor
en tu pecho tres clávelas
y una azucena de amor.

De esta banda a la otra banda
no sé que está relumbrando.
Los ojos de mi huambrita,
la vida me están quitando.

Baila mi linda bailé,
baila que te pagaré,,
una rosa en cada mano
y un clavel en cada pié.

Sale, sale luna hermosa,
sale que te quiero ver,
aunque te tapen las nubes,
sale si sabes querer.

Si aborreciendo me estás
más y más te he de querer,
si prueba quieres hacer
aborréceme y verás.

Quiero bien pero no quiero
decir a quien quiero bien,
quiero que sepan que quiero,
que quiero, pero no a quien.

Sin duda lo tienes
tu amor ocupado
para que tan pronto
me hayas olvidado. 



LAS COPLAS


Con una viudita no me caso
sólo por un punto,
no por llagar a coger,
lo que ha cogido el difunto.

Dicen que no me quieres
porque no tengo calzones,
vos tampoco tienes naguas,
palabras sacan razones.

Dime chagra hermoso
de qué cerro descendiste,
dejando chacras tiernas
dime para qué viniste.

En la banda de un río,
hay un hombre parado
dando agua a su cuchillo,
y afilando a su caballo.

En la banda de un río
un negro me desafía,
mi cuerpo sa hará pedazos,
pero la guambrlta es mía.

En las pampas del Jubones,
aprendí a jinetear,
montado en un macho muerto,
no me puede tumbar.

Más arriba de tu casa,
tengo una carta tendida,
si no te casas conmigo,
tienes la vida perdida.

Muévete, muévete
matita de ají,
como se menean
las cholas de aquí.

No me llames por mi nombre
que mi nombre se acabó,
yo amé a una muchachita,
que del árbol se cayó.

Por el agua corren piedras,
por el puente camarones,
por la cama de mi suegra,
cucarachas y ratones.

Cintas negras al pelo,
te has colocado,
antes que yo me muera,
te has enlutado.

De la costilla de Adán
hizo Dios a la mujer,
e que nosotros tengamos,
un hueso más que roer.

El sapo de las quebradas,
es negro pero asqueroso,
al sapo de las mujeres,
hediendo pero sabroso.

Las monjas del Carmen Alto ,
se jactan da ser doncellas,
y cuántas veces verían,
boca arriba las estrellas.

De la costa estoy viniendo
con naranjas y limones
a buscar guambras bonitas
y a robar los corazones.

Ayer pasé por tu casa
y me tiraste un limón
el limón cayó en la calle
y el zumo en él corazón.

Has dicho que no me quieres
porque soy de sangre baja.
Si quieres querer a reyes
cuatro tiene la baraja. 

La mujer por ser casada
y el indio por ser danzante
toda razón menosprecian
nada ponen por delante.

Vestida de azul saliste
a competir con el cielo
que también hay en el suelo
cielo que de azul se viste.

Adiós dulce trofeo
de mi amarga y triste vida
dónde estás prenda querida
dónde estas que no te veo.

Bonita la casa nueva
bonita la procesión
bonita la que está adentro
dueña de mi corazón.

Un negro se fue a bañar 
pensando volverse blanco
el agua quedó teñida
y el negro volvió a su ser.

A la vecina del frente,
se le ha muerto su marido,
y por temor al difunto,
se viene a dormir conmigo.

A la vecina de enfrente
se le quema el delantal,
si no acuden los bomberos,
se le quema el animal.

Al otro lado del río,
un negro me desafía,
mi cuerpo se hará pedazos,
pero la Zaidita es mía.

Anoche me fui por verte,
encontré un cuerpo colgado,
te pregunto y me pregunto,
y el cuerpo bruto callado.

A dónde por dónde iré,
a llorar mi desventura,
con mi fortuna,
tan separada de mí.

Al otro lado del río ,
lloraba un garra patero,
no llora por ser un negro,
sino por ser forastero.

Compadre gallinacito,
mi caballo se ha perdido,
si usted no se lo ha comido,
ayúdemelo a buscar. 


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada