jueves, 21 de enero de 2016

KUEI SHI [17.970] Poeta de China


Kuei Shi 

(China, 698-758). Poeta china de la dinastía T'ang.

Kuei Shi es una excepción a las normas que regían la burocracia China de la dinastía T'ang en relación a la cultura. Los poetas tenían que superar unos exámenes que los convertían prácticamente en funcionarios. Las mujeres no podían acceder a ese concurso poético. Sin embargo la misteriosa Kuei Shi mantuvo relación con casi todos ellos pero especialmente con Wang Bai-Yi.

No se tiene constancia de que se conocieran físicamente. Cuando Shi empezó a escribir poesía a los 28 años de edad, Bai-Yi ya había cumplido los 45 y amaba a Sung Xiu-Xiu a la que le dedicó varios poemas. Sin embargo no hay duda de que se leían mutuamente y de que ella participaba de las emociones del anciano poeta.

En uno de sus poemas, Shi se inspira en una carta de otro gran poeta, Chang Chiu-Ling, para hacer suyos unos versos que el anciano Bai-Yi dedicó a un amor perdido. Confiesa de esta manera la comunión que había entre sus propios sentimientos y los de su maestro:


Ya sólo te puedo ofrecer el viento de mi amor
y la blanca canción de mis huesos helados.

      
Hay una empatía entre ambos poetas que los lleva a una simbiosis de sus versos, los pocos que han llegado hasta nosotros, algo parecido a lo que ocurrió en la poesía castellana entre santa Teresa de Ávila y san Juan de la Cruz. En realidad, de Kuei Shi sólo se conocen dos poemas, el mencionado y otro donde combina la alegría con la que recibe el Año Nuevo del año que conoció a Bai-Yi (probablemente el 726) y la melancolía que experimenta por no poder compartirla con él. Es probable que existieran muchos más versos que se han perdido y ojalá tengamos la suerte de que aparezcan algún día.



AÑO NUEVO

    Las grandes fiestas
    son como la luna llena:
    iluminan por igual
    presencias y ausencias.



RECORDANDO UNA CARTA 
DE CHANG CHIU-LING

    Lao Wang Bai-Yi escribió un poema
    a su amada Sung Xiu-Xiu
    después de haber pasado muchos años sin verla;
    que terminaba de esta manera:

"... Ya sólo te puedo ofrecer el viento de mi amor
y la blanca canción de mis huesos helados".

Kuei Shi (698-758)
(Traducción: L. Tamaral)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada