lunes, 21 de septiembre de 2015

DARÍO OLIVA [17.100] Poeta de Argentina


Darío Oliva

Poeta nacido en la ciudad de Villa Mercedes, provincia de San Luis, República Argentina, el 28 de agosto de 1976.
Fundador y primer presidente del Grupo Literario Arcadia.
Coordinador de talleres literarios y jurado en certámenes locales e internacionales.
Forma parte del colectivo ENIE (Encuentro Nacional Itinerante de Escritores)
Su obra poética y narrativa integra varias antologías, y ha sido premiada en concursos a nivel nacional e internacional.

Ha publicado los siguientes libros de poesía: Epígrafes, San Luis, Payné, 2008; Breviario, Buenos Aires, PROA, 2011; Eco-Grafía, Villa Mercedes, Rorschach, 2013; Cronopias (Viaje a la Isla de Cortázar), Villa Mercedes, Rorschach, 2014; y Fuga de Luz (con poesías suyas y fotografías de Ornela Guillaumín), Villa Mercedes, Rorschach, 2015.

Tiene libros de poesía y trabajos de narrativa en preparación, como Palabra Originaria; El Ciclo de la Rosa; Voz al Filo; Silencios (del poema giratorio); Laberynto; Voz por Vos; Mi Qué Sé Yo; De Villa Mercedes Soy…; ensayos, microrrelatos, etc.

En la actualidad se desempeña como gestor cultural y Jefe del Programa Arte, Cultura y Archivo, dependiente de la Secretaría de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Villa Mercedes, San Luis.-


ANTOLOGÍA POÉTICA
DARÍO OLIVA 

D I C R O I C A S

Editorial Rorschach,
bastión de resistencia cultural.
Primera edición: Agosto 2015


Epígrafes
(2008)

Escritor Fantasma

                              Deja la ira en la ceniza muerta.
                                        María Magdalena Álvarez

Nace la sombra del sol en la ventana.
Apenas lo nota el ojo
difícilmente parpadea,
y pesado cae sobre la hoja…

El cuerpo de palabra
desnuda un grito en la boca,
inicia el encabalgamiento de voces
entre la soledad y el goce inmaterial de tinta.

Escribe y fuma. Duelen sus manos.
Ha dejado agonizar el canto de las cerraduras
en el gris de lluvia de la página.

Sepultada su ira en ceniceros
habla consigo mismo… Es un fantasma,
                                                 nadie lo reconoce.

En su boca la alegría es irreal como su vida
                                                             como su muerte.-



Ausencia

                                                      No importa si la idea
                                                                      viaja en libro
                                                        Germán Domínguez

No importa si la lluvia enfría las miradas,
descalza sombras en ventanas,
demora los semáforos y tu pie moreno
en el lienzo de la sábana del sueño,
si estás conmigo desnuda en el espejo,
y mis ojos no vieron
                           que te ibas por la calle,
humedeciendo en tu boca
el beso que faltó en la mía.

Nada importa si no estás conmigo,
y la pena, piel de tinta,
tiende su pálido cuerpo
                                   sobre este libro.-



Soneto de Mujer y Lluvia

                                  En la arena sutil de los chañares
                          en los muros que mueren desteñidos
                                   mi corazón en coplas y cantares
                                 como una flor volcará sus latidos.
                                                                    Urbano J. Núñez

La lluvia verterá su llanto frío
en mi boca de sombra amanecida,
dará al silencio voz y piel de río,
y besará tu pie de rosa herida.

Confundirá los muros desleídos
con la tinta en mi rostro envejecido,
por buscar en las calles tus latidos,
tus pisadas de canto anochecido.

Vendrá con coplas a sembrar los tilos,
a perfumar mi insomne, oscuro oído,
y a esperar a que tu paso corte hilos

de su brazo de alfiler ya caído…
Poesía de mujer, papel desnudo,
te protege la lluvia, ella es tu escudo.-




Cuando muera

                                                                                  Cuando muera
                          no habrá otro interrogante que el silencio,
                                                     para este olvido que imagino.
                                                                                  Mirta Tosoroni

Cuando muera
mis ojos olerán
a húmeda tierra cosechada
por el viento y la sombra,
volverán mis pasos a la casa
que deshabitaron
los dolores de la infancia.

Interrogaré con mi boca vacía,
y, tras la puerta,
cerrará el olvido la silente
caja de mi sepultura.

No sabré si he sido un nombre
o el Poema que habitaba
                        el Hombre.-




Breviario
(2011)


La cosa

no soy la cosa/
soy el envoltorio
que rodea a la cosa

pero encima de mí
está la mano de Dios
         que me arruga.-





De los anaqueles invisibles

aquel hombre no duerme
me está mirando/ me lee

naturalmente
                 soy un libro.-





¿Cómo se mata una palabra?

no con el silencio
sino con el extravío de su sombra
sobre la hoja en blanco/

despojarla de alma
y que el eco fracase
en su martillar
sobre
          el
               yunque
                        del oído.-





Dice el Diccionario

que está viejo y cansado
de soportar falanges
           ojos de niño
           manchas de café
         y rasguños de lluvia/

y que algún día
     desobedecerá
     a la Real Academia
     cuando consiga sustituto.-




Eco-
   Grafía
(2013)




12.

mi cuerpo
se levanta dolido
de no ser como los otros

erecto ni fornido

ni con un hijo de la mano
ni con un perro/

al menos no conoce dueño
aunque se pare erecto
o parezca fornido
y vaya
       hijo huérfano
       de la mano del viento
       como un perro…-




9.

la trama
el hilado
la madeja
el surco
la telaraña

los préstamos de palabras gastadas

las inconveniencias para sacar la boca
                     del ojo que la nombra

el sol a bajo precio en la bolsa del viento
amputado el corazón del cerebro

la tierra en jaque por el odio

y la certeza de que los viajes desalojan tristezas
que regresan con la espera de aquello que no llega:

al filo del silencio el eco de tus pasos
en calles laberinto/ en veredas

y el portazo de tus ojos en desacuerdo
con los míos abiertos/ casi ríos
innoble el rumor de las ciudades
                que lastiman sus oídos/

y otra vez la lluvia que olvida pintarse las uñas
arañando el perfume de tus pupilas distantes
del poema cicatriz de tu mirada innumerable
sobre el asfalto gris de esta pendiente
donde nada acaba/ donde no estabas

donde me hacés falta para cerrar la página
               para deberte nada…-





11.

una trampa
en la penumbra
tu desnudez la burla/

silencios de luz
de tus senos se fugan
como palomas incendiadas
en un lienzo/ un pentagrama
donde fracasan la pintura
y el canto de las cerraduras/

ir a tu encuentro
guiarse por la duda
desandar preguntas
sentir alegre pena
por la flor y el pájaro
cortados del poema

y encontrar en las baldosas
el barro de tu cuerpo
mudo por la espera
como el eco abortado
del espejo de mi boca
que no quiere hacerte oír
estas palabras ciegas…-





Cronopias
(Viaje a la Isla de Cortázar)
(2014)




III. Pan y cebolla o manteca al techo?

Me voy a la oscuridad del sustantivo
pero con mayúsculas
para decir lo que el silencio
dice mejor en un beso
o el canto del pájaro
que entra con la mañana en mi ropero

le quito años
a las arruguitas del espejo
y hago como si me olvidara
de que la lluvia
es un pie descalzo
en el barro
y que tus ojos no pueden
adjetivar sus reflejos

liviano voy al aire
y lo encuentro poema
es decir
ensimismado en su gozo de tristeza
y juego con el viento a la rayuela
por si la Maga (que sos vos hecha de tinta)
le hace preguntas a Cortázar
y el mundo se desnuda
en su cuerpo de naranja
como un verbo intransitivo
escrito a fuego
en tu boca de piano y de ceniza:

quizás la música
quizás la nada
en puntos suspensivos
en capas de cebolla
y la manteca al piso
en clara consistencia
con mis lágrimas.-





XXI.

Arranca lágrimas el viento
y aún no me he dormido.

Alcanza con saber
que respirás en mi recuerdo.

Después de todo
éste es el dibujo de vos
que ahora escribo.

Me duele la lluvia
de tus pies en el frío,
reflejo del espejo,
y la sombra de mi piel solitaria
en el poema desnudo de otro libro.

¡¿Qué haré cuando amanezca
y la luz no reviva en tus pupilas?!

No toda oscuridad es silencio.

Existe algo peor y es el olvido
(el olvido que se ovilla
a los pies del grito).-






XXXIV.

Cronopial urgencia de abolir el tiempo.
Cronopia cintura de mujer desnuda.
Cronopoema de la tos del mundo
                en el pie del ojo.

Prosemas de astillas en la lengua.
Meopas donde cabe el mapa de otra pregunta.
Pameos donde se oyen los grillos del silencio
                el crujir de palabras
                sobre mis huesos…

Y acá bajo la persiana
corto amarras
y me voy porque me echan a patadas
por lo que no dije
con sabor a viento

y lo que dije
en insomnes cavilaciones
pese al frío dolor de ser un hombre
forjado en yeso

y por lo que no he vivido
en los zapatos y camisas del espejo
donde se miran los que sí han podido…

Y éste es el comienzo
de lo que vendrá después
cuando la palabra no alcance
a repetir su ritmo
y el corazón respire lento
como un caracol en tus oídos.-





XL.

Lo que el fuego no toca
es el sonido,
acento del color
en paredes del oído,
paralela de semáforo
aturdido,
calle embarazada
de gemidos,
subterráneos donde anidan
esbirros del rey de copas
borracho con su vino;

y sin embargo el silencio
asfixia con su ruido,
y el palimpsesto del grafiti
sobre la marea noctámbula de sus murallas
no borra la transparencia
de tu cuerpo desnudo,

no si sueño la grafía del relámpago
sobre tu sexo
acoplado como una sinfonía
con el mío:

subtexto desenchufado
del poema tiempo…-




Fuga de Luz
(2015)





                Entonces, ¿para qué sirve la utopía?
                       Para eso, sirve para caminar.
                                     Eduardo Galeano

créase o no
cuelga de un broche
       la utopía

enhebradas palabras
           golpean
contra la voz azul del viento
contra la boca ceniza
               del crepúsculo

ha secado sus huesos
y desnuda
  al revés de la lengua
  avanza a pie de hormiga
  por la cartografía del silencio

y le dibuja luz
            a la pregunta
con desusada urgencia
de pez que hace nacer
                la lluvia.-






             hay una puerta que he cerrado hasta el fin del mundo
                                                Jorge Luis Borges

descascarada y silenciosa
como si el acre
           erosionar de la lluvia
           horadara el corazón de la madera
nadie llama a esta puerta

ha cerrado los ojos
a la luz y la espera
al sabor de los diálogos
entre umbral y vereda

le puso candado
mi corazón sombrío
hasta que el mundo visite
la herrumbre tras sus huesos
la humedad en las paredes de mis ojos

y tras el picaporte asome
la mano de una mujer
           que ya no duela
como el recuerdo de esta casa
     que habitó su ausencia.-






                  Lo que se oxida es el recuerdo
                                    de uno mismo
                                     Juan Gelman

el silencio tiene su propia música:
poste de luz a gran altura
viejo televisor en sombras
pentagrama con alambres de púas
recuerdo de ser lo que se es
                       fuera del envase
vacío a llenar
        con trozos
        de fotos y de frases

uno mismo se oxida
          con vino y humo
          insomne
          debiéndose vida

en espera
   de que el calendario no se repita
      ni las palabras atrasen
         un tiempo de revueltas
         para oír esa música
         y tocarse
           donde el corazón reclama un nombre.-






Resecas ramas tejen laberintos.

Repta en el silencio
      un viento de cenizas.

Círculo de luz recorta la mirada
donde amanece lágrima la pregunta.

Huellas digitales de sombra
        agrietan
        el fotomontaje de luna.

Sobre el árbol medusa
se deshoja la pupila del alba
e insomne el sueño marchita
          su canto de lechuza…

(Será la muerte
esta pausa silenciosa?)…-






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada