lunes, 31 de agosto de 2015

MARIE-JOSÉE CHAREST [16.952] Poeta de Canadá


MARIE-JOSÉE CHAREST 

(Matane, Canadá  1982). Vive en María, Quebec. En el 2010 publicó su primer poemario
titulado Rien que la guerre, c’est tout, finalista del Premio Prix littéraires du Gouverneur général du Canada, del Premio Alain-Grandbois y del Premio Estuaire-Bistro. Su estilo minimalista y simple así como su marcado interés por las imágenes fotográficas y las posturas del cuerpo humano la han llevado a explorar la escritura desde la perspectiva de la luz. En otoño de 2011 publicó Le reste du monde, que la hizo finalista del Premio Émile-Nelligan.

Marie-Josée Charest est née en 1982, détient une maitrise en littératures de langue française de l’Université de Montréal (2007) et vit à Maria, au Québec (Canada). Elle a publié au printemps 2010 son premier recueil de poésie, Rien que la guerre, c’est tout (Les Herbes rouges), finaliste aux Prix littéraires du Gouverneur général du Canada 2010 ainsi qu’aux prix Alain-Grandbois et Estuaire-Bistro Leméac. Elle a fait paraître des poèmes dans diverses revues de création québécoises (Estuaire, Brèves, Le Sabord, Jet d’encre, Moebius, Exit, Les Écrits) et française (Action poétique). Elle a fait des lectures à l’Auberge Mowatt de Maria, au Festival acadien de poésie de Caraquet, au Festival international de poésie de Trois-Rivières, au Marché de la poésie de Montréal et au Printemps des poètes de Paris (OFQJ). Son second recueil, Le Reste du monde (Les Herbes rouges), est paru en octobre 2011 et elle a pu s’y consacrer grâce à une bourse de la relève du Conseil des arts et des lettres du Québec. Parallèlement à son travail d’écriture, elle travaille à des œuvres didactiques destinées aux étudiants de littérature du niveau collégial : Récits réalistes et fantastiques de Maupassant (CEC) et Tartuffe de Molière (CEC).





Ninguno de nosotros pisa tierra

Paraíso antes de inventar el paraíso
Hombre y noche mi bestia
Ninguno de nosotros pisa tierra
Mi cuento y periplo
Hago el dictado a propósito de las palabras mi amor
Que balbuceas a la vuelta de la esquina
He aquí el paso de la que escapa
Fotografías de los amores
No más allá y a destiempo
Mi texto se erige aquí
En el auto los corazones rebotan
Aquí estamos
En el monumento ausente contra lo que está en contra
He aquí el lugar de la noche
Cuando mi torrente fluye hacia el océano
Y el placer yace sin voz
Mi desaparición dice lo contrario
Mi río miente
Aquí estás
Día menos del recuerdo de la infancia
Eres tú
Su majestad la vida los días de junio
El nombre y la piel
Mi espejo cotidiano
Mi bosque ininterrumpido
Del jardín la seda de mis orugas
Mi grito sin voz
Memorial siempre la tormenta
Para el final minúsculo
Venus transitando ante el sol
Atravieso por el dorso de las fotografías
Mi habitación ilumina
La ira de los vientos estalla
Cortina
Yo cielo este instinto de ti
Sol en un cuarto vacío
Espesura figurante y fugitiva
Espasmo
Afuera está la ciudad
En el jazmín los sexos mezclados
Entre puntuación y estudio
Objeto atrapado en la caja del cazador
Hombres jóvenes encolerizados y rey sin mañana
Festejan en la absoluta perfección del crimen
Calvario de los perros
La otra mano
El mundo se parece al mundo
Hombre acostado por escrito
Mi carta de amor te ofrece mi único rostro

Día de San Juan Bautista es de noche
En fuego
Mis catorce años
Mi figura azul cede ante el negro
A través
De mis labios disuelven el cielo
Lavanda y cerveza
Por suspender y nunca más voltear
Viene aún azul
La noche
Suspende y voltea las sombras
Se funde en la habitación
El día de san juan recibe oscuridad
Secuestra la luz
Se mueve aún
Siempre más lejos
Luciérnaga en la total ausencia
Sol abandonado tal cual
A irradiar inmóvil
Brilla y revela nuestras bocas cocidas
Nuestros tejidos se tienden como cubrecamas
Me invento un vestuario
Ajusto el paso de las piernas
A mano


*


El verano nos desarticula
Lengua muerta
Nuestro impulso como canto infinito
Lo que debo decir parece fundamental
Callarse y nada más
Ya todo
Mis ojos esperan
Estoy mal hecha
La carne cubre mis gestos
Y no termino
Tengo algo oscuro
Soy un vergel y tengo razón
El tiempo cae
Ya no quiero saber
Sentada en la habitación para vivir
El tejado de la veranda tapa las nubes
Cuántos hilos y lanas enredados
Como nudos familiares
El cuerpo del aliento mi aliento
Correr por el jardín sin pantalones
En la casa que se atavía de sol
Aquí estamos todos más bellos aún
En el centro de un campo podado
Tenaz dientes de león
Arrancados al sol
Adornados y más limpios que nunca
El canto del hortelano nos lleva en pleno día
Somos de crema y de sombras
Tumbados en nuestras sillas
Como rendidos o cayendo
En la casa encendidos de aire y de frases
Nuestros pies no pisan
Nunca tierra

Francis Catalano (fran.catal@sympatico.ca)
Carl Lacharité (carllacharite@hotmail.com)
http://www.fiplima.com/2013/download/fipl-ebook.pdf












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada