sábado, 28 de marzo de 2015

JULIO ARDILES GRAY [15.310]


Julio Ardiles Gray

Julio Ardiles Gray, (Monteros, provincia de Tucumán, 1922-2009), fue un escritor argentino, que incursionó en el periodismo.

Junto con Manuel Castilla fue uno de los fundadores del movimiento cultural "La Carpa" con su libro de poemas "Tiempo deseado" (1944). Este movimiento aglutinó a grandes poetas del noroeste argentino como Raúl Galán, María Adela Agudo, María Elvira Juárez, entre otros, durante la década de 1940.

Ha publicado libros de cuentos, novelas, obras de teatro, poesía; fue traductor de italiano, portugués y francés.

Su novela El Inocente fue llevada al cine por Gerardo Vallejo en el año 2000.

Periodista

Comenzó trabajando para el diario La Gaceta de Tucumán como comentarista de películas y provocó una gran innovación en los años 40.

En Buenos Aires, ejerció el periodismo en “Primera Plana” y en “La Opinión”.

Sobre el final de su vida, hizo reseñas de libros en el suplemento literario de La Gaceta de Tucumán.

Obras

1944 Tiempo deseado (poesía)
1950 Cánticos terrenales (poesía)
1951 Elegía (narrativa)
1952 La grieta (narrativa)
1956 Los amigos lejanos (narrativa)
1957 Los médanos ciegos (narrativa)
1964 El inocente (narrativa)
1964 Cuentos amables, nobles y memorables (narrativa)
1968 Las puertas del paraíso (narrativa)
1970 Vecinos y parientes (teatro)





A la música

Siento sobre mi carne, a veces en mi carne,
nacer la melodía
como un rabioso impulso hacia los cuatro vientos
que muere sin un eco.
Pero no hallo la caja del inmenso instrumento?
¿Está acaso en el aire??
¿Está acaso en la luz??
¿En dónde está, en dónde??
¿O es que estoy en el fondo del tímpano,
De este vientre terrestre que ya no tiene límites?

© LA GACETA-2 de enero de 1950 




Malambo

¡En el lomo, en las vértebras!
¡Machácale las vértebras, quiébrale el espinazo!
¡Con el taco en el vientre, en el vientre, en el vientre,
allí donde el silencio duerme como un oído!

¡Por los malos amores,
por los frutos podridos que arroja de su vientre,
por las innumerables cuevas de su sexo:
la iguana y el ratón, el sapo y la vizcacha!

¡Machácale las bocas, con el taco en las bocas,
para que ya no ría con sus grietas absurdas,
para que jamás nos diga como nos dijo siempre:
“Tira algodón, que yo te daré iguana;
planta maíz, yo te daré quiquinchos;
dame suaves puñados de semillas,
yo te daré culebras.”
¡Machácale las vértebras, machácale en el vientre,
su vientre gigantesco, su túmulo de muertos!
¡Machácale, machácale, machácale,
hasta que surja el agua,
y la ceniza se incorpore a los huesos
y a los huesos la carne y a la carne el suspiro!
¡Porque todos ellos no estarían muertos
si tuvieran sus jugos!
¡Destroza el cuero seco de su matriz estéril!
¡Destrózale las vértebras!
¡En el vientre, en el vientre,
allí donde el silencio duerme eternamente
como un oído sordo!


Extraído de la Antología de: Cócaro, Nicolás, Provincias y poesía, Buenos Aires, Ediciones Culturales Argentinas, Ministerio de Educación y Justicia, Dirección General de Cultura, 1961. “Malambo”, poema de: Ardiles Gray, Julio, de su libro Cánticos Terrenales.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada