jueves, 26 de marzo de 2015

ELVIRA ESPEJO AYCA [15.291]


Elvira Espejo Ayca 

Poeta Aymara de Bolivia
Nacida en el ayllu Qaqachaka (provincia Abaroa, Oruro, Bolivia), es artista plástica, tejedora, poetisa, cantante y narradora de la tradición oral de su comunidad desde su niñez. Hablante de aymara y quechua, su primer libro de cuentos fue finalista en el Concurso de Literaturas Indígenas de la Casa de las Américas en Cuba (1994) y luego publicado en Bolivia por Unicef. También fue premiada en el Festival Mundial de Poesía de Venezuela. Como integrante protagónica del proyecto “Sonares Comunes” de El Parafonista, con Álvaro Montenegro, Elvira Espejo se constituye en una precursora del nuevo jazz fusión en Bolivia, donde los ritmos y voces ancestrales que aún resuenan nítidos en los ayllus, dialogan fluidamente con los sonidos urbanos contemporáneos…

Elvira Espejo nació en el ayllu Qaqachaca, (provincia Avaroa) en Oruro. Antes de ingresar en secundaria, en 1994 recibió el premio Casa de las Américas, en la categoría de literaturas indígenas, como finalista con el libro de relatos orales “Ahora les voy a narrar” (transcrito por Denisse Arnold y Juan de Dios Yapita). Durante su bachillerato vivió en Challapata y luego ingresó en la Academia Nacional de Bellas Artes Hernando Siles de La Paz, egresando en el 2004 con especialidad en pintura y medios bidimensionales.

Asimismo ha expuesto cuadros y tejidos, y leído ponencias en Arizona, Santiago de Chile y Europa. Su libro de poesía Phaqar kirki – T’ikha takiy (Canto a las flores) escrito en aymara, kechua y castellano recibió el premio para la Poetisa Internacional en el festival de Poesía (Venezuela 2007). Elvira Espejo es miembro del Directorio de Ilca (Instituto de Lengua y Cultura Aymara). Su reciente trabajo en pintura: “Pintisa“, muestra un asentamiento estético en su obra

“Así como pasa sin dificultad del quechua al castellano y al aymara, Elvira Espejo también transita con soltura entre la música, la poesía y las artes plásticas“, comentó el escritor escritor y periodista cultural Rubén Vargas refiréndose a versatilidad natural, propia de la estética indígena, presente en la obra multifacética de la artista.

El jazz del ayllu

En diciembre del 2011, Elvira Espejo participó por segunda vez protagónicamente, con su presencia originaria y su voz ancestral, en el proyecto “Sonares Comunes” de El Parafonista, una construcción jazzística a cargo del saxofonista Álvaro Montenegro, en el cual este músico investiga y rescata melodías y cantos como las jiyawas y qunquteadas. El producto es un segundo disco de la serie “Sonares Comunes” titulado “Cantos a las casas” (“Utach kirki”), producción que si bien es musicalmente ecléctica, se enraíza en connotadas melodías autóctonas, según escribió Sergio de La Zerda en Opinión. Se trata de un disco conceptual con canciones en idiomas aymara y quechua.

“Son cantos rituales relacionados con la construcción de las viviendas en las comunidades más tradicionales de la región Qaqachaka y, por extensión, con las parejas que van a comenzar una nueva vida bajo los techos que se levantan. Cantos para construir, entonces; pero también cantos para amar“, comentó Vargas.

“En el disco se intercalan ritmos rurales qaqachakas, adaptamos los textos a un esquema melódico similar. Es la misma forma melódica en todas las canciones que va variando rítmicamente, métricamente, de acuerdo con el texto”, explicó el propio Montenegro sobre esta producción difícil de criticar pero asequible a la hora de extasiar. Son hermosas melodías que trasladan en tiempo y espacio a los paupérrimos paisajes del altiplano boliviano.

 “Cantos a las casas” (“Utach kirki”), tiene la suprema cualidad de haberle hallado el swing al ajayu; la voz incaica de Elvira Espejo combinada con la calidad y precisión sincopada del Parafonista producen una especie de soul, un spiritual, floreciendo desde la entraña más íntima de la Pachamama; algo que le llevó a Rubén Vargas a afirmar que esta música es “indefinible”.




T´ikha takiy

Kay rusas tikhaqa iskay kimsa kasqa
Kay supay runasqa traycionero kasqa


Esta flor de rosados y tres colores
traicioneros son todos los señores






Estrellitay k´ancha K´ancharikushanman
Kay supay runaspis rimarikushanman
Manzana t´íkhita t´ikharikushanman 
Achay camaqa timpu pasanman


Estrella que brilla
     estarás brillando
y mientras la gente
     estará peleando
flor de la manzana
     estarás floreciendo
y mientras el tiempo
     estará pasando







Sara aqitata tumarisax jina
Kay wirsusniywan kasarasax jina



Parece que voy a tomar chicha de maíz
parece que voy a casarme con mis versos







Tutamanta runas
Yurax yana kasqa
Diyamanta runas
Iskay kimsa kasqa


La gente de noche
     es de negro y blanco
la gente de día
     es de dos y tres








Yaku pasasqayta Pasamullankichu
Nuqa ripuxtinqa Suxrawanpis kasarallankichu



Por el agua que he de pasar 
tú pasarás
cuando yo me vaya
con el viento frío
te juntarás







Valleman purisharqani
ermanitayta mask´aspa
tukuyta purishani 
jallp´ayta mask´aspa


Llegaré a los valles
en busca de mi hermanas
llegaré a donde sea
en busca de mi tierra






Arbolituy mayuymanta
yakituypis mayuymanta
sunquypipis mayumanta
amañas qunqay atinkichu



No podrás olvidar 
mi árbol de río
mi agua de río
mi corazón de río
nunca podrás olvidar







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada