miércoles, 25 de febrero de 2015

GONZALO HUMBERTO MATA ORDÓÑEZ [15.068] Poeta de Ecuador



Gonzalo Humberto Mata Ordóñez


(1904-1988)

Escritor ecuatoriano nacido en Quito el 21 de abril de 1904 y fallecido en 1988. Junto con Fernando Chávez, fue precursor del movimiento indigenista en Ecuador. Destacado crítico histórico y literario, después de hacer sus estudios secundarios en el Colegio Benigno Malo de Cuenca, estudió en Estados Unidos, de donde regresó dominando perfectamente el inglés y el francés. Antes había aprendido el quichua. Ocupó varios cargos, entre ellos el de bibliotecario de la Universidad de Cuenca, donde comenzó la catalogación con el Sistema Decimal Dewey. En 1944 se graduó de Bibliotecario en la Universidad Central de Quito. A los 28 años publicó su primer libro de poemas y a escribir dedicó el resto de su vida, sin jamás haberse empleado como profesor. Ha incursionado el campo de la poesía -en español y quichua-, el de la novela indigenista y el de la historia y crítica literaria. Sus principales obras en verso son: Golpe de Volcanes (1932), Dos corazones atravesados de distancia (1934, poemas dedicados a su esposa), Chorro Cañamazo (1935, romance sobre los tejedores de sombreros de paja toquilla del barrio Chorro, en Cuenca), Tumultos de Horizontes (1935), Ecuador en el hombre (1943), Cusinga, capulí en lys (1944, obra de poesía erótica, narrando los amores de Manuela Quesada y uno de los miembros de la Misión Geodésica francesa del s. XVIII; obra de transición entre la poesía erótica y los escritos biográficos en que abundará luego); Epopeya ecuatoriana para una aurora libre (1944), Llacta Yuyay (1961), Machu Picchu (1965), And now what, my Dr. King. Memorial a Richard Wright, sinfonía de dos negros (1968), Génesis de mi ser (1974, poesía autobiográfica), Mi sangre Manabí (1976), Cráteres pasionales (1978) y Huracán de sol y ébano. Las obras que le han merecido ser considerado precursor de la literatura indigenista en Ecuador son: Sumag Allpa (1940), novela en la que Humberto Mata rescata al indígena en su dignidad, en medio de la injusticia en que lo han sumido los explotadores; Sanahuin (1942) y Sal (1963).

En el campo de la historia y crítica literaria destacan Carta al doctor Francisco Eugenio de Santa Cruz y Espejo (1945), Agnus Dei y flama (1954, biografía de Honorato Vásquez) e Historia de la Literatura Marloca (I vol. 1957; II vol. 1959; en este segundo tomo revisa textos de Remigio Crespo Toral, denunciando plagios y gazapos, lo cual le atrae la persecución de muchos grupos, hasta de la Academia de la Lengua). También debemos citar Refutación a las cuatro estaciones de Manuela, de Víctor Von Hagen (1959), Irisarri y Solano, la estrella caída (1959), dura crítica revisionista contra Fray Vicente Solano; Memoria para Jorge Ycaza (1963), Revisión del poeta José María Egas (1963, obras, estas dos últimas, que también levantaron polvareda); Zaldumbide y Montalvo (1966, en la que apunta sus dardos contra Juan Montalvo; el tema lo continuó luego en su Sobre Montalvo, desmitificación de un mistificador, 1969); Dolores Veintimilla asesinada (I vol. 1968; II y III vol 1977); Traición a la vida (1969, noticias íntimas sobre dos poetas amigos suyos, César Dávila Andrade y Jacinto Santos Verduga, que acabaron su vida suicidándose); Luis Alberto Valencia (1973), Vázquez el Grande (1973); Eduardo Arias Ramírez, corazón e ímpetu fraternos (1979) y Psicobiografía de César Dávila Andrade (1979). 

De su mordaz crítica no se libró ni el mismo pintor Guayasamín (el más famoso de los pintores ecuatorianos del siglo XX), contra el que arremetió en su folleto Guayasamín en Cuenca (1969). Un cuento suyo, El Concejal, obtuvo el primer premio en el Concurso Internacional Fernández-Catá de la Habana, en 1945. En 1964 inició la publicación de una serie de folletos titulados Destellos Volantes, compuestos de breves escritos en los que recoge hallazgos castizos y palabras nuevas por él inventadas, en algunos casos con notoria originalidad y gracia. El lenguaje y el espíritu iconoclasta de Mata Ordóñez le han valido no pocas antipatías y ataques. En otros casos, su pintura de la realidad social y su denuncia de la humillante situación del indígena dieron motivo para que algunos de sus escritos fueran incautados o quemados, como fue el caso de Chorro Cañamazo y Tumultos de horizonte, por contener ideas "sociales y revolucionarias". El primero fue sacado de los almacenes de la imprenta de la Universidad de Cuenca y quemado en plaza pública por orden del rector Remigio Crespo Toral, que no quería enfrentamientos con los dueños de los monopolios de sombreros; el autor había guardado una copia y pudo publicarlo en 1968. La edición del segundo fue incautada por la policía, aunque los poemas circularon en la clandestinidad. En Bolivia fue editada su obra Fausto Reinaga (que trata de la vida de este ideólogo indígena), traducida al quichua y al aymara.


HINATAN IÑOKKAKKA MUNANI (1)

Yo no paseo en tus sacras reliquias, Ciudad de los Orígenes. 
Caminando de recuerdos peregrino mis antiguas insignias. 
Identidad Integral en mis suspiros De Mí insurge
la sentencia de Apasa a Nuestra libertad descuartizado: 

-"Kay Inti rayku, nuqa hina wañuyta yachaychis, 
waygeykuna!" (2)
¡Pero no, no quiero muerte! ¡Hinariy Wañuy! (3) 
Rikch 'ariy, ama taysuychu, wayqe!
Intin yanagawasunchis: (4) 
Wavge panaykuna, 
¡hakuyari musoq Intiman! 
¡Hakuyari! (5 )

Un champi está hundiendo la tierra a que Yo Escuche 
la voz de Túpac contra el nefario godo:

-"Nuganchis sapallanchismi kaypiqa huchasapa kanchis: 
qan runa muchucheq, kaspa, nuqataq paykuna 
quespichiytamunaspa!" (6)

Alumbra mi corazón relampagueante. 
El champi, fulminando, me sentencia:
" ¡Aucacunápac!
-Allinragmi Kasiani suyasianin".
"Pachan runa kanga, runañataq, pacha, elan sayay". ( 7 ) 
¡Achari!

¡Achari! así deberá ser,
Hermanos de La Dormida y Filiada Sangre Recordada. 
Huch'uy wañuy: es el sueño, la pequeñita muerte ...
y grande Está el Sol en Esta Altura, Mi Corazón Eterno. 
¡Venid! Tú, Pulso de mis glóbulos, ¡venid! 
¡Duermevela de mis suspiros, allegaos!
¡Heliogonía de La Piedra, sustentadme! 
¡Gavillas de contrafuertes, propiciaos! 
Zoomórfico Vacío en fustazo zodiacal del Ayar, 
¡oídme!

Machu Picchu:

Ciudad de los nombres impuestos profanados 
por los chiwakus sabios (8)
Sacrilegio en la ultrajada roca de monte a monte trasmigrando; 
sacrilegio en lo azul tembloroso o de pavuras inaudibles trasmitiendo 
los gritos de vagamundos violadores del Silencio Plurilingüe 
de tu legendaria tromba verde providencialista inexpugnable. 
La cruz del Cristianismo y el latín católico en el Ara Ritual 
para Ofertorio al Sol Unánime del Sino Intransferible.

La Piedra del Sacrificio desvirtuada por el foráneo rito. 
La estructura de graníticos solsticios: hoy befados
por el inglés del guía vaporino del cerro.
Afrentado el gnomón de La Intihuatana por las chicas 
que se acuestan para fotos...
La "Coca-Cola", el "Nectarín", el "sandwich", y el "hog dog" 
mezclados con el "twist" de la radio y, "rok'n roll". 
Rincones de los templos y el Suelo de las ñustas humillado 
por el "flirt" escabroso y el acezarse en ramos. . .

Sólo yo estoy crucificando, con toda mi alma, maldiciones.

MACHU PICCHU:

Tímpano de los relámpagos petrificados parias

(Oh, this must be american ruins. Bingham discovered them.) (9)

MACHU PICCHU: perpetuidad estelar en sinfónicas crestas 
tempestuosas.
(This ruins are presented to you on behalf of the american people.)

MACHU PICCHU: sofoco del sufrimiento para cinchar el cielo.
(They think these stones are the whole cheese around the world.)

MACHU PICCHU: chaski de ortología que no nace del sonido. 
(Oh, everybody is wise after the event. We were the leaders.)

MACHU PICCHU: cascada de los ecos de las esclavas y convulsas sangres.
(It is nothing to write home about! )

MACHU PICCHU: rebaños de universos en equilibrios cónyuges.
(Let's get a quick snack over here.)

MACHU PICCHU: claraboya de la tierra para el oasis fúlgido.
(¿Can you rustle up something to eat?)

MACHU PICCHU: reservorio de la nube forjada en el granito.
(¡Go to blazes, you darn fool! )

MACHU PICCHU: manantial de campanas incrustadas al nadir.
(Nothing better than our Monument Valley.)

MACHU PICCHU: aquí está el hombre equilibrando lo infinito opuesto.
(and our Bryce Cannon and the stones dwellíngs in Green Table National Park. )

en caos y orden vinculados en Conciencias: para sobrevivirse. 
(Our Pikes Peak in The Garden of Gods, you must see them.)

MACHU PICCHU: montañas en celo: para el rijo de kúntures ayares.
(Well I'll be hanged, who told you that? )

MACHU PICCHU: cataclismo detenido peregrinando su memoria.
(Oh, words, words and words... Chase yourself!)

MACHU PICCHU: serenidad en soledad inicial de los planetas.
(He is giving us chalk for cheese.)

MACHU PICCHU: complemento del trueno en un coral profético.
(Bingham was America's right hand man.)

MACHU PICCHU: variante de la luz en la semilla explosiva exegética.
(Oh yes, he was our man'o war on here.)

MACHU PICCHU: itinerario de la flor y la montaña en piedra.
(These andenes are similar to our Bingham's Cannon on Cooper Mine.)

MACHU PICCHU: trastrocamiento de la geometría del vuelo apasionada.

(Stones, dumb stones. I'm thinking on our Chelley Cannon in Colorado.)

MACHU PICCHU: impetuosidad de lo raudo detenido. 
(You must admire America's Sentinel Rock, our Demi-Dome, our Clouds.)

MACHU PICCHU: precipite del viento en piedra imperturbable.
(How great is our Yosemite Valley, our Cathedral Rocks.)

MACHU PICCHU: matriz del Ande-Hembra espumada de búsquedas.
(Better I'll be quite. Silent is often the best answer.)

MACHU PICCHU: hábito de la detonación geofísica parturienta,

MACHU PICCHU: cristalización del anhelo testimonial y libertario,
delirio de los aires en harmonía a chorros de peldaños, 
gigantiasis de la perpetuidad en el azar del trapecio.

MACHU PICCHU: Ciudad Inescrutable de siniestrados astros:
en tempestad de abismos granizal del silencio, 
estático giróscopo en mudez del huracán rocoso, 
remontador del iris a la proclama anímica.

MACHU PICCHU: verbo para el pronóstico energético del Caos-Creador,
polaridad del kúntur al instrumental átomo, 
creación en sí misma de inspiración metafísica, 
electroscopío monitor de los abismos terminales,
promontorio de infinito en las cananas de la andanería, 
Conciencia del Tiempo y El Espacio subyugados,

MACHU PICCHU: alvéolo en mandíbulas titánicas raigales, 
florón de los dominios en comenzados sueños,
estetoscopio solar en La Honra de La Raza,
Psicoscopia del Infinito perdido y hallado en los suspires:

EL HOMBRE HA DE VOLVER

Para Ser Hombre de Nuevo Ha de Volver.
En Resplandeciente Creación Orgánica: ÉL VENDRÁ. 
Existiendo en las tumbas y cenizas: ÉL VENDRÁ. 
Sonando gérmenes y monumentos: LLEGARÁ. 
Retumbante de párpados y ritmos: LLEGARÁ.
Con aletazos de sus huesos sin sombra, Aquí: ESTARÁ. 
Con Su Candela Fusora de cielos y terrones: ESTARÁ. 
Consubstancial en El Maíz y La Kenna: ÉL ADVENDRÁ. 
El Hombre advendrá: Total de oídos y de suyos, 
Promisorio en La Bandera Acabada de Nacer,
Unánime de Sangre sin recortes ni fronteras.

EL HOMBRE YA VIENE:

ya viene a enterrar su viril barreta
en el Wanakauri Cenital de LA HERMANDAD. 
Aquí la Kenna en Machu Pícchu: está sonando, 
Sagitaria melodía que llama y enamora. 
KOSKO KAY,
Mi corazón de Amor: Aquí está humeando. 
Cantutas en mis poros titilan y me abrasan.
De Llacta Quitu y Llacta Tumipampa, Soy Venido: 
a sellar Mi Palabra quemante en la crismera lágrima. 
Wayralla Kawsayoa ...
Sí, la Vida es viento que pasa solamente. 
Pero en Mi Tráquea es Viento aprehendido: 
para No Morir Hoy ni Mañana;
Ni Jamás ... KITU KAY, 
esencial mama huañuc del Runakay genético:
Quiteñidad...

Cenizas espaciales de mis latidos: Te Dejo... 
Vibrando en los umbrales de tus puertas: Te Dejo. 
Yo sé que he de volver: con derramados ojos, 
diseminada a mis talones la rosa de los vientos
y con Mi Ombligo en tumbos a maridar La Tierra 
de oceánicos caminos y Siempre Orbita Activa: 
Koskogénita translúcida a Tu Adivinación.

Mana tukukuyniyoj... Qasi Kaussay 
¡P'unchayraqmi! ¡P'unchayqrami! 
Kaussay Wiñaypaq, Macho Pícchu, 
Qanraykutaqmi Kanipas, asllatawan huqariway 
Huk ch'illmiypin Inti munan, (10)

Hínatan ñokkakka munani!

1. Así lo quiero yo.
2. "Hermanos, por este Sol, aprended a morir como yo". - Palabras de WILLKA 
APASA, Teniente de José Gabriel Tupac Amaru, descuartizado por Mata 
Linares, el 3 de Julio de 1784. Cf. Farfán. "Dichos. . . ", pág. 10.
3. Quítate, Muerte. - "Ollantay", trad. Farfán. 
4. "El Sol nos ayudará". - "Ollantay", pág. 63. 
5. ¡"Hermanos míos, vamos al nuevo Sol! ¡Vamos!" - "Una fiesta ritual ollantina" por J. M. B. Farfán.
6. "Aquí no hay más cómplices que tú y yo: tú por opresor y yo por libertador", - Palabras de Tupac Amaru a Areche. Farfán. "Dichos. . . ", pág. 9.
7. José María Arguedas, "Tupac. . . ", págs. 18, 22.
8. Tordo que vive estercolando, pájaro inmundo, se cree trae las bubas y la sífilis, WANTHI. Se usa como peyorativo. - Cf. Farfán. "Dichos. . . ", pág. 25. 
9. Traducción de estas preciosidades en inglés de modismo... se seguirán en su orden, así: Oh, éstas deben ser las ruinas americanas. Bingham las descubrió. Estas ruinas son un regalo para Ud. del pueblo americano. Ellos piensan que estas ruinas son lo único bueno en todo el mundo. Oh, todos son sabios después del hecho. Nosotros fuimos los pioneros. No es gran cosa... 
nada hay para escribir a casa. Vamos a comer cualquier cosa aquí. Puede Ud. preparar algo de comer enseguida? ¡Váyase al cuerno, tonto maldito! Nada hay mejor que nuestro Valle de los Monumentos y nuestro Cañón de Bryce y las viviendas de piedra en el Parque Nacional de Mesa Verde. Nuestros Pikes Peak en El Jardín de los dioses. Ud. debe verlos. Bien, que me cuelguen, ¿quién le dijo eso? Oh, palabras palabras y palabras... ¡lárguese! Bingham fue nuestro hombre de toda confianza, brazo derecho. Oh sí, él fue aquí nuestro Man O'War. Estos andenes son parecidos al Cañón de Bingham en la Mina de Cobre. Piedras, piedras mudas, yo pienso en nuestro Cañón de Chelley, en Colorado. Ud. debe admirar en América la Roca Centinela, nuestro Demi-Dome, nuestro Cloud Rest. Qué grandioso es nuestro Vallede Yosemite, nuestra Catedral de Rucas. Mejor me estaré quieto. A menudo el silencio es a veces la mejor respuesta.

10. Paz infinita... Aún es de día... Vivid para siempre -y por ti soy lo que soy, levantadme un poco más-. De prisa, con la voluntad del sol. - "Ollantay", Farfán, Nos. 277, 796, 479, 520, 712.

TUKUYCHAY 
Tucuri
Cuenca, Ecuador S. Am. Dic. 21, 1962. 
En. 18. 1963.




AQUI TE MIRAS ENERO

(Recuerdo e invocación 
de mis cenizas en llamas)

SUITE DE LA SANGRE

No. 1: Sangre y Aliento

Más allá de esta tierra equidistante al hielo; 
más allá de las aguas equinocciales nuestras; 
más allá del ceibo y capulí, del loro y del chirote; 
más allá del alma de yodos y de sales ...
allá donde no alcanza el límite tangible de mi voz y mis ojos; 
allá donde el acero es la unidad del Tiempo
y el Dallar es el aire y el tuétano del Ser;
allá en el fondo intacto del Pasado y del Siempre ... 
ahí ... ahí donde el cemento es norte y es belén
en rebaños enhiestos apuntalando el Sol...

-ahí. . . percepción de distancia enhebrada en suspiros... 
ahí... palabra que trastrueca su mecánica de adverbio 
en génesis y esencia de exclamación dispersa.-

De allá, de ahí, del fondo de La Vida y La Ausencia 
es que me llega andando sobre el viento cartero
la imagen de tu risa dibujada en tu pulso. 
Todo tu rostro viene para infundir sonido 
en el tímpano antiguo de mi sangre y aliento, 
y Te Sé más Presente: resuelta de llegadas
porque es la misma voz de la Tierra en Mi Voz 
que ha traspasado toda noción del equilibrio
hasta que emerja En Ti: del fondo de Tu Ser, del polen de Tu Risa 
la latencia más pura de Esta Tierra Morlaca.

La Tierra amortajada vivía en Tu Recuerdo 
mantenido imnreciso sobre del viento insomne 
de la ciudad que nutre verticales paisajes de agujas y de hollín.

... Es que jamás podremos repudiarle a La Tierra, 
repudiarle a La Sangre, rechazarle a La Leche ...
pues constituye aquello el más Límpido Origen
de todo Lo que Somos, de Todo lo que FUIMOS ...

¿Cómo podremes nunca vivir entre petróleo, 
tomando El Sol tras vidrios y El Pan casi en obleas? 
¿Cómo podremos nunca vivir entre chispazos
de alumbramiento eléctrico
que desgenitan constantes los limbos del Silencio? 
¿Cómo podremos nunca ya respirar siquiera
en el montón colménico de cubos y de cubos, 
de rectas y de rectas?
¿Cómo podremos, cómo soportar
que la fruta y los cereales, la azúcar y la sal 
sufran condena eterna en tarros de hojalata? 
¡Cómo podremos ésto, nosotros, habitantes 
de un paisaje tendido en curvas de cadera!

Aquí se vive en la ancha horizontal terrestre 
y es sólo tras la frente que hacemos altitud. 
Aquí El Maíz madura a nuestra vista de ojos
y El Sol se hace Occidente lamiéndonos los pies; 
El Agua es boticaria y El Campo nuestro Médico
y estamos amparando el aliento del buey, el aliento del mulo 
porque estamos más cerca del útero creciente
de La Tierra que crece, se yergue y solidiza 
al compás de Nosotros:
Nosotros habitantes de esta Sierra Morlaca 
estamos construyendo un mundo en siete siglos.

¡Ah, de tu risa vagante bajo ese cielo de lija!
¡Ay, de tu carne tendida sobre artificiales pastos! 
Ah, de los que se pudren en ratoneras babeles ...

... Esto no es para ti -oh, Tú ... a la que nunca nombro 
porque sería entonces mentar Mi Mismo Génesis,
pues lo que Es Primordial lo absorbemos callados 
y, lo sentimos Siempre-;
ésto no es para ti, porque tú ya has sentido 
que La Aurora Futura, que La Verdad Futura 
y El Mundo Por Venir
nacerá de la tierra cuya entraña aún huele 
a natural función de biología simple,
a lima y a pesebre, a estrella y a naranja, 
a Tierra y Sentimiento.

Oh, Tú, la que no te nombro, 
oh, Tú, la que fomentaste
el llamado de La Tierra 
que respiró en Tus Oídos!

... Cómo por la emoción 
de saberte más cuencana 
ya se me pierde la mente, 
hasta el extremo inquieto 
de apelar a La Nada,
de un radio receptor: 
para que silbe y chille 
a esa Fecunda Nada 
la armónica distancia 
que me acerca en deseo 
y te aleja en millajes,

a Ti... Tú: mi innombrada 
que te tengo al principio 
de un iris cristalino
sabor a sal y en forma 
de lluvia trasandina ...

Y quiero callarme ahora 
porque jamás sabría
dar término a estos versos, 
ya que... oh, Tú...

Igual que una portada
que al irnos la cerramos...
¡no! ¡No! abriendo una ventana 
al belén de La Sierra
te digo lo siguiente:

donde calcules, ¡oh, Tú! 
que queda El Ecuador 
alza libres Tus Ojos
y aspírate profundo'
Tu Mismo Pensamiento ... 

¡Oh, Tú... mira! ¿No sientes?
la boca te está chorreando
de capulíes morlacos
y por tus pechos revuelan 
chirotes en son de Aurora!

Esta mañana la absorbo
más Hembra a La Morlaquía.

(De Latitud de la sangre)








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada