jueves, 19 de febrero de 2015

FRANCISCA DEL CARMEN ALFARO VILLANUEVA [14.979] Poeta de El Salvador


Francisca del Carmen Alfaro Villanueva 

Nace en San Salvador el 10 de julio de 1984. Es Profesora de Lenguaje y Literatura y Licenciada en Letras por la Universidad de El Salvador. En el año 2008 ganó el Segundo Lugar en el Certamen Poético Universitario   denominado: “Tu mundo en versos”, bajo el seudónimo de Luna de Junio y con tres poemas agrupados bajo el título “Vuelo de Serpiente”. Fue miembro fundadora del Círculo de la Rosa Negra en 2003, y el Colectivo Literario Delira Cigarra en 2006. Participó en el homenaje a la poeta Amada Libertad realizado en diciembre 2009 por el colectivo Delira Cigarra. Su poesía ha sido publicada en antologías y periódicos.
En el año 2011 participó de la mesa de jóvenes ponentes en el IX Simposio Internacional Rubén Darío realizado en León, Nicaragua, con la disertación: “Oda a Roosevelt: Rubén Darío y la solidaridad con los pueblos americanos”. En 2014 colabora con “Háblame de respeto” como guionista literaria del manga “15 segundos”. Ganadora de los Juegos Florales de Zacatecoluca 2014 con el poemario “Ficción del amor”
Actualmente trabaja como docente en el Liceo Salvadoreño. Finaliza sus estudios en la Maestría de estudios de la Cultura Centroamericana, opción Literatura de la Universidad de El Salvador.




Nihilismo mágico I

Nunca supe a quién amaba.
Iba por los caminos como un chichimeca cantando sus palabras.
Y dejando en los cruces piedrecillas rojas y amarillas,
en las cuevas un pie de venado por sortilegio
de nuestro pie desnudo y sin prisa a detenerse.
Lo mío es el miedo
de formar ciudades, ministerios, acueductos
y alcantarillas.
Anduve así,
nada más andando.
Quise a un hombre,
a dos y después se me hizo calendario
el recuerdo de sus nombres. 






Condiciones

Puedo tolerar que rompas mis cartas,
que comas luciérnagas de madrugada,
que me beses con los labios salados,
que muerdas mi pecho de tarde,
y que te olvides de mí en la biblioteca.
Lo que no puedo,
es que arropes muñecos falsos
camaleones
maderos de un barco
sirenas recortadas de una estampilla.
No lo soporto, porque en nuestro circo
sólo caben nuestros lascivos nombres
en su delicada función ritual. 






Para decir en serio

Hay hormigas que duelen en el patio
Detrás de una sombra:
Es el romance de hombre enterrado.

Hay tierras húmedas que nos dejan
En la planta del pie,
La cicatriz espesa de una caída.
Palpita el corazón con lámparas amarillas de siglos rotos.
Palpita tu sonrisa en esa lluvia trágica.
Déjame ya en esa historia sucia
Decir adiós a lo que ya es tumba,
Marcharme hoy hacia alguna morada vacía
Donde solo perezca la imagen dulce de tus manos doradas

Porque sobre una canción
Estás tú y el inevitable paso de una tormenta bulliciosa,
Déjame ya fumarte en serio para siempre,
Necesito escribir otras memorias
Antes que me acusen de llenar páginas blancas
de una misma muerte.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada