miércoles, 25 de febrero de 2015

ALEJANDRA FRITZ [15.064] Poeta de Chile


Alejandra Fritz

Santiago, Chile, 1982. Escritora y editora. Ha participado en los talleres de la Corporación Cultural Balmaceda 1215, monitoreados por Juan Pablo Sutherland, Germán Carrasco, Hector Figueroa y Andrés Andwanter. Becaria de la fundación Neruda durante el año 2005. Ha recibido el primer lugar en el concurso de poesía Elisa Ferrada “Mama Icha” de la I. Municipalidad de Maipú el año 2006 y este mismo año publicó fragmentos de su poemario “Mudas” en la editorial Ripio Ediciones.




Siempre hay tiempo para todo
para que mi madre llegue
convirtiendo el desorden de la casa
en un drama familiar
para que lloremos todos juntos
mi padre sepa de una vez por todas
que uno de nosotros fue violado cuando niño
y terminen los dos comiendo
un trozo de carne muerta
que no es más que eso
un plato llenos de recuerdos sin sabor


*



Resulta extraño
verte lavar las sabanas de tu madre
minucioso preocupándote que ninguna flor
sea más roja que la del resto del estampado

Con vergüenza busco las pantaletas
que sin vergüenza bajaron la cama

Sentada culpable sobre el colchón
espero entres al baño
me visto rápido
y tomo la mochila

camino sola

creyéndome puta, tonta y embarazada





WELCOME

Una de mis amigas se casó con un gringo
de luna de miel fueron a ver los deshielos
a mirar como el mundo cae a pedazos
enfriando con uno de los trocitos
un vaso con wisky de mala calidad.


De todos modos nada importa mucho
que el mundo se cae pedazos todo lo saben
que los gringos lleguen en masa a mirar
cómo este viejo país se deshace a saltitos
que naden en el mar que aún no entrega sus muertos
se fumen un pito en el desierto
mirando las estrellas sentados sobre la arena
sin importar que cada grano sepa
los nombres de quienes ya no están.


Chile aún duele a lo largo
a lo ancho duele a pedacitos
Chile es una larga
angosta herida al costado de Sudamérica.

de Mudas, Ripio/ Colección Nada se escurre, 2006






Conocí a un hombre con los ojos mudos

Conocí a un hombre con los ojos mudos
hay quienes nacen con la boca ciega
la boca vacía desde siempre

Cuando canta se mueve como si nadie lo estuviese mirando
muda su ropa con los ojos cubiertos 
no importa que se ponga
de todas formas cada mudanza es un rito
mudos los ojos      sin gafas oscuras
mudos los brazos    los mueve despacito
ciegos los pies      en puntitas baila

Quizás seria bueno llenarse la boca de ojos
que solo digan lo que ven 
mudarse a otro lugar de la habitación 
con un poco mas de luz
permanecer en silencio hasta que algo ocurra
de esa manera 
el paso de un día solo se podrá distinguir 
por cambios de temperatura 
juegos de niños o peleas callejeras
para que en algún momento 
la cabeza llegue a la altura del pecho
y sea mejor permanecer horizontal 
porque al parecer es mas de noche que antes





Tour

Cortan la luz por falta de pago
paso la noche a oscuras
las velas y el sol por ahora son un lujo 

He memorizado cada centímetro
a solas camino por toda la casa
ya grande sin sustos comienzo el tour 

Entre las desordenadas sillas me deslizo
las repisas llenas de adornitos de loza para mi no son obstáculo
orgullosa me siento en el sillón 
para una vez más descubrir que no es el lugar más cómodo

Subo las escaleras 
con los ojos cerrados pruebo mi destreza de trapecista ruso
sorteo las barandas con el corazón ansioso
                                    Sé que mi cabeza de matruschka 
                                    se destrozaría fácilmente sin previa red 
En el camino inflamable 
enciendo un cigarro
la madera cruje diciendo apaga eso! 
De las paredes las ventanas del piso 
de la puerta me burlo 

Junto a la cama a lo lejos escucho 
“My hearth belongs to daddy and my daddy belongs to my hearth”
a la almohada me abrazo 
lentito empiezo a bailar
espero que la luz vuelva por arte de magia

Escuchando a Ella Fitzgerald 
balbuceo un ingles casi infantil 
en un espacio que solo da lugar a la mudez







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada