lunes, 22 de diciembre de 2014

LISANDRO GALLARDÓN [14.282] Poeta de Argentina


Lisandro Gallardón

Lisandro Gallardón (1979, Buenos Aires, Argentina)
Egresado de la carrera de Filosofía (UBA). Actualmente cursa Letras y la Maestría de Análisis del Discurso. Su área de interés académico es la poética cognitiva y los procesos de producción del discurso poético. Ha dado talleres y seminarios de poesía: “Taller de escritura” en Casa de la Poesía, 2004; “La creación poética: un abordaje morfológico-compositivo 2008 y 2009; “Poetas norteamericanas del s. XIX y XX”, 2012, ambos en Secretaria de Extensión, Filosofía y letras, UBA. Organizó las Jornadas de Encuentro de Poetas, Biblioteca Nacional-2005. Participó en clínicas de poesía de Liliana Lukin y Hugo Padelleti. Publicó poemas en Antología “15 poetas”, Bs. As., La biblioteca, en 2007 y en 2008. Expuso ponencias sobre poética y metafísica en congresos internacionales: “II Jornadas internacionales Derrida 2012”: Po(li)ética de la ánimalidad: Las huellas poéticas en la deconstrucción ético-política de la noción de animalidad según Derrida. “XVI Congreso nacional de AFRA 2013”: El orden y conexión de las ideas es el mismo que el orden y conexión de las cosas. “II Coloquio nacional de retórica, marzo de 2013:“La metonimia. Reformulación lacaniana a la retórica tradicional”.




Miro una revista de national geographic con
la foto del universo. Busco el sentido de mi vida
porque es más fácil de encontrar que el sentido
de la vida. Me pregunto cómo llenar
ese inmenso espacio casi vacío y esplendoroso. 
Cómo llenarlo con algo que valga la pena.
El universo tiene memoria.
¿Una molécula de amor? ¿Un átomo de acción sincera? Cada día encuentro algo parecido a una
respuesta. Pero cada día la respuesta es otra. Y la
pregunta de hoy será diferente de la pregunta de mañana; y la respuesta de mañana será distinta de
la respuesta de hoy. Y yo me iré y él seguirá.
Entonces, miro las estrellas de la noche, y me
digo:
yo también seguiré, yo también seguiré viajando
por siglos y siglos, como una pregunta que rebota
de estrella en estrella, a la velocidad
de la luz, un eco vacío con el oído atento
por si acaso, pero sin respuesta.




I

La escultura inventa el espacio.
Hace jugo de luz en la carne exprimida del mármol,
agujeros de luz en el tiempo muerto de la Presencia.
La eternidad está hecha de muertes sucesivas, el escultor
salva la materia del olvido; y la forma, del sueño.

La suerte tiene forma de cumpleaños.

Sin embargo, la aguja de la memoria desteje lentamente veloz
lo que se crea más acá del Tiempo. Ahora,
la presencia es hilo flojo que tu sombra tiende a mi
transparencia.

Mi mensaje no es claro: encontré
otra vez la primera vez del haber espacio para esculpir
silencio,
fue desgarrar el mármol del azar sin amasar.
Los Surcos del Acontecimiento retornan como yeso en flor
para inventar mi yema.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada