lunes, 24 de noviembre de 2014

JOANNE ARNOTT [14.108] Poeta de Canadá



Joanne Arnott

Poetas indígenas del mundo: Joanne Arnott (Nación Métis, Canadá)

Joanne Arnott nació en Winnipeg, Manitoba, en 1960. Poeta, narradora, tallerista literaria y autora de literatura infantil. Pertenece a la Nación Métis. Ha publicado los libros de poesía: Encantos de la niñez de una muchacha (Premio Gerald Lampert), 1991; Mi cuna de hierba, 1992; La montaña inclinada: poesía de amor, 2004; Madre Tiempo: Poemas nuevos y selectos, 2007; Anhelo: Cuatro poemas sobre diversos asuntos, 2008; La familia de Cuervo, 2012; Una noche para la dama, 2013.




VERDAD Y RUINA

Tengo una multiplicidad de historias
dentro de mí
algunas son mis huesos
algunas son la sangre
algunas son mi carne
algunas son las aguas estancadas de qi
algunas son la resucitación de ser

subiendo

Siento un viento frío que pasa
cuando escucho la verdad
la verdad acerca de quien se está muriendo de negligencia
¿acerca de quién se mintió? ¿quién es suprimido?
¿quién es exhibido y honrado y no? espera, escucha
¿a quién se le permite una vida natural?
¿quién está interferido, ¿quién es arrebatado

Subiendo?

Una ola fría de verdad fluye
alineando los huesos y la carne de mis historias
primos desaparecen desde la mano izquierda
nuevos primos llegan desde la mano derecha
¿quién es interferido?
¿a quién le pagan por criar los hijos de quién? ¿cómo
familias indígenas resultaron ilegales?
¿cómo las economías de los colonos se alimentan de mí?

la verdad fría tiene corazón caliente
la verdad fría tiene una palabra sobria para ti
la verdad fría es un instrumento transformador

soplando a través de las hojas muertas de los caídos

soplando la mota de nieve bajo la cual
historias fueron enterradas, congeladas

tomando una pala
para la redención

nuestra tierra está en un estado de productiva confusión
el caos
la liberación de historias

brilla la luz de lo no dicho para volver a pronunciar
todo lo que se dijo a los niños
todo lo que fue dicho y lo grande no dicho

historias
mezclándose

un complejo de nervios de mamut evolucionando
nuevas y viejas historias, juntas,
tus historias con las mías

ya no obligados a elegir o enloquecer
en el intento

los diques se debilitan,
déjalos caer

las ruinas de la nación auto engañosa
luchando hacia la transformación, estamos
llegando a ser

al escribir una nueva canción saludable
sobre los huesos malolientes de nuestra
añoranza indefensa

el calor de la ira transformadora se desprende
del proyecto colonial desenmascarado, interrumpido

notas de gracia
resplandecen

con pasión
e inocencia




CONSTANZA

Cuando yo estaba embarazada, me dijo ella,
remontándose más de veinte años
en la memoria

-pon semillas de girasol sobre mi vientre-
solía leerle en voz alta a mi hijo
para que escuchara nuestros huesos

amo nuestras voces, dijo ella

carbonero y gorrión descienden aleteando
atraídos por las semillas, sin molestarse
por nuestras voces

-puse tu mano sobre mi vientre-
te invito a leer en voz alta
quiero escuchar nuestros huesos

Y amar nuestras voces, por un rato




ELLA CABALGA

a través del gris suburbano
calles soñadas por constructores e
implementadas por los flujos del tráfico

llega cabalgando la Abuela turquesa
montada en su Cerda poderosa
sobre el campo de batalla

por la autopista de la decadencia ella cabalga
entre casas de crack y hasta el palacio del cerdito

donde los espíritus de las mujeres son extraídos
desde el horror, desde el fango, igual que
dientes afligidos y fragmentos de hueso
sus espíritus se reúnen y ascienden, y ascienden

todas nuestras hermanas muertas son levantadas por esas mujeres aladas
bien versadas en los protocolos de los campos de batalla
reconociendo la existencia de los campos de batalla, aquí

así como a lo largo de la autopista de lágrimas

hombros hacia atrás brazos abiertos pecho abierto

la abuela verde turquesa respira
con cada uno de nosotras, recorre todavía
nuestras calles del centro urbano

nuestros giros en las autopistas silenciosas
nuestros amores fallidos
nuestros pueblos invadidos

los hombros hacia atrás
los brazos abiertos
el pecho abierto

dejando que fluya el sonido de lo interior
los sonidos de nuestras voces resonando nuestras canciones de tristeza
los sonidos de nuestros tambores elevándose a través de tiempo y cielo
los sonidos de nuestros cuerpos cálidos viajando veloces
a través de familias
y través de bosques

los hombros hacia atrás
los brazos abiertos
el pecho abierto

acompañamos a nuestras hermanas y hermanos al umbral
los sostenemos hasta que han huido, y luego
los sostenemos más

acompañamos a nuestras madres y nuestros padres
acompañamos a nuestros hijos, a nuestros amigos, y
a los muchos desconocidos, los observadores de estrellas

sostenemos a nuestros agonizantes, larga permanencia
dentro de la memoria

llevamos a cada uno al descanso
lentamente

los hombros hacia atrás
los brazos abiertos
el pecho abierto

lágrimas fluyendo desde el interior
a través del afuera y humedeciendo
nuestras pieles multicolores

El tacto de una palma cálida que pasa
por el cabello de un niño, suavemente

el tacto del amante a la amada,
en cualquier sitio, en cualquier tiempo

el tacto de la cálida palma de la abuela
sobre la mejilla de sus hijos adultos

o a lo largo del pelo tieso del dorso de la Cerda,
ella cabalga





Joanne Arnott

Worldwide Aboriginal Poets: Joanne Arnott (Métis Nation, Canada)

Joanne Arnott was born in Winnipeg, Manitoba, in 1960. She is a poet, writer, literary workshop coordinator and author of children's literature. She has published the books of poetry: Wiles of Girlhood (Gerald Lampert Award), 1991; My Grass Cradle, 1992; Steepy Mountain: love poetry, 2004; Mother Time: Poems New & Selected, 2007; Longing: Four Poems on diverse matters, 2008; The Family of Crow, 2012; A Night for the Lady, 2013.



TRUTH & WRECK

I have a multiplicity of stories
within me
some are the bones of me
some are the blood
some are the meat of me
some are the stagnant pools of qi
some are the resuscitation of being

rising up

I feel a cool wind blowing through
when I hear the truth
the truth about who is dying from neglect
who is lied about, who is suppressed
who is showcased and honoured and no, wait, listen—
who is allowed a natural life
who is interfered with, who is taken

rising up

a cool wave of truth flowing through
aligning the bones and the meat of my stories
cousins disappearing from the left hand
new cousins arriving on the right hand
who is interfered with
who is paid to raise whose children, how
indigenous families became outlawed
how settler economies feed upon me

the cool truth has a hot heart
the cool truth has a sober word for you
the cool truth is a mind-blowing instrument

blowing through the dead leaves of the fallen

blowing away the grit of snow under which
the stories were buried, frozen

taking up a shovel
for redemption

our land is in a state of productive confusion
the chaos
the liberation of stories

shining the light of the unspoken to re-inflect
all that was said to the children
all that was said and the great unsaid

histories
commingling

a mammoth nerve complex evolving
new and old stories together
your stories with my stories

no longer compelled to choose between or to
go mad trying

the dams are weakening,
let them fall

the wreck of the self-deceptive nation
struggling toward transformation, we are
coming into being

writing a new song of wholesome
on the stinking bones of our
undefended regret

heat of transformative anger shed
the colonial project unmasked, interrupted

grace notes
glimmering

with passion
with innocence



CONSTANCE

when i was pregnant, she told me
reaching back more than twenty years
for the memory

put sunflower seeds on my belly
i used to read aloud to my son
so he could hear our bones

i love our voices, she said

chickadee & sparrow flutter down
lured by the seeds and undisturbed
by our voices

i put your hand on my belly
i invite you to read this aloud
i want to listen to our bones

& to love our voices, for a little while




SHE IS RIDING

down through the suburban grey
streets dreamed by developers and
implemented for traffic floes

comes riding the turquoise green Grandmother
riding her mighty Sow
onto the battlefield

down along the highway of decay she rides
between the crack houses and on to piggy palace

where the spirits of the women are lifted
out of the horror, out of the muck, like
troubled teeth and bone fragments
their spirits gather and rise, and rise

all of our dead sisters lifted by those winged women
well versed in the protocols of the battlefields
recognizing the existence of the battlefields, here

as along the highway of tears

shoulders back open arms open chested

the turquoise Green grandmother breathes
along with each one of us still travelling
our inner city streets

our turns on the quiet highways
our love affairs gone wrong
our villages overrun

shoulders back
open arms
open chested

letting flow the sounds of the inside
the sounds of our voices calling our songs of sorrow
the sounds of our drums rising through time and through sky
the sounds of our warm bodies travelling swift
through the families
and through the forests

shoulders back
open arms
open chested

we accompany our sisters and brothers to the threshold
we hold them until they are fled, and then
we hold them more

we accompany our mothers and our fathers
we accompany our children, our friends, and
the many strangers, the star gazers

we hold our dying persons long dwell
inside memory

we lay each one to rest
slowly

shoulders back
open arms
open chested

tears coursing from the inside
across the outside and wetting
our multihued skins

the touch of a warm palm in passing
through hair on a child’s head gently

the touch of lover to beloved
anywhere, at any time

the touch of Grandmother’s warm palm
on the cheek of her adult offspring

or along the stiff hair on the Sow’s back
she is riding



http://www.wpm2011.org/node/553



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada