miércoles, 5 de noviembre de 2014

BJÖRN KUHLIGK [13.928]


Björn Kuhligk 

Nació en 1975 en Berlín, Alemania  lugar donde reside. De 2000 a 2006 trabajó como redactor del diario berlinés de poesía y prosa Lauter Niemand. Su trabajo poético ha sido compilado en diversas antologías; además ha publicado los tomos de poesía: Aquí no hay calles costeras (Lyrikedition 2000, 2001), Al final vienen los turistas (Berlin Verlag, 2002), Gran cine (Berlin Verlag, 2005), El bosque en la habitación – Un viaje a la montaña (en colaboración con Jan Wagner, Berliner Taschenbuch Verlag, 2007), De la superficie de la tierra (Berlin Verlag, 2009) y Personal en tierra (Verlagshaus J. Frank, 2010).


EL POEMA CRUZA UN CUERPO Y NO SALUDA


1


Cuando se viaja por un país, ese país es un viaje.

Cuando se deja atrás una edificación, se alcanza otra.
Cuando uno ha escrito un poema, escribe el siguiente.
Si eso es una alegría, es una alegría.
Cuando uno toma una cerveza, se toma una cerveza.
Si eso es bonito, entonces es bonito.
Si así continúo, continúo con eso.
Cuando me como una ensalada de carnes frías, como una ensalada de carnes frías.
Si eso es una alegría, entonces es una alegría.
Cuando se usa como material la propia vida, eso entonces es así.
Cuando uno desea inventar una nueva gramática, puede hacerlo.
Cuando uno quiere producir una nueva percepción, puede hacerlo.
Cuando uno quiere hacer algo, uno quiere hacer algo.
Si uno desea seguir haciéndolo, entonces uno sigue con ello.
Cuando una patata le dice algo a otra, entonces dice: no quiero ser comida.
Si todavía quiere decir algo, entonces puede decir: era mejor en la tierra.
Si ahora uno sigue haciendo así, entonces así sigue.




2


Se viaja del manantial hacia los faros, no de los faros al manantial.
Hablo de agua salobre, no hablo de pesca en aguas profundas.
Hablo de álgebra, lo que nunca hago, hablo sobre algo que no entiendo en nada.
Hablo sobre el clima, puedo hablar de ello.
Hablo de fotografía, tengo una idea al respecto.
Hablo de teatro, sé muy poco para hablar acerca de ello.
Hablo de poesía, entonces pienso que no debería hablar de ello.
Escribo poesía, escribo poesía.
Se escribe poesía, suficiente con ello.
Viaja uno del manantial hacia los faros, es entonces lo que se hace.
Se vuelve uno patético, entonces deben arder los brezales.
Calla uno, uno calla.
Uno se propone una tarea de escritura, uno tiene una crisis de escritura.
Uno tiene una crisis de escritura, uno debería pasar tiempo con otro.
Dice uno crisis, debe arder un país.
Uno escribe un poema y eso es lo que escribe.
Se escribe ninguno, ninguno se escribe.
Uno vuelve otra vez a decir uno, en algún momento nadie sabe qué quiere decir.
Uno vuelve otra vez a decir uno, sólo indica sí mismo.
Uno vuelve a decir otra vez uno, todos están incluidos.
Otra vez vuelvo a decir nosotros, dirá una vez alguno, yo no soy tu nosotros, mi abuelo nunca quiso disparar en una protesta de los sindicatos alemanes.
Uno viaja de la fuente hacia los faros, a la par nadan salmones.
Uno viaja de los faros a la fuente, a la par nadan salmones.



3



Sé que el arte es sólo la triste concentración de todo déficit.

Sé que ese pensamiento me resulta muy lógico.
Sé que con ese pensamiento escribo poesía.
Sé que por lo general me parecen extrañas las personas que escriben poesía y que en público se expresan sobre la poesía.
Sé que los críticos de poesía, sean de tiempo completo o medio tiempo, me parecen extraños, pues tienen un concepto de lo que un poema debe ser.
Alguna vez, en una película francesa, vi una escena de playa en la que un hombre decía a una mujer: "Madame, quisiera dormir con su hija. Debe ser como un poema que le dedico a usted." 
No sé que es un poema. Sé que alguien que se tiene por un gran o importante poeta, es un lunático.
Sé que todo niño grande puede escribir un poema.
Sé que los adolescentes escriben poemas.
Sé que soy adulto y todavía escribo poemas.
Sé que cada poema es la aglomeración de todos los déficits.
Alguna vez escribí que llevaría hasta los Alpes el poema de Karl Mickel, titulado "Cerveza", para asegurar la subsistencia de tal poema.
Sé que no valoro bien los Alpes.
Sé que cada poema está triste.
Sé que no quiero llevar a los Alpes ninguna tristeza.
Sé que escribo poemas porque quiero escribir poemas.
Sé que esa lógica rompe los moldes.




4



El poema linda al Oeste con los Estados Unidos de la Inutilidad.

El poema linda al Este con un cuerpo de bomberos voluntario.
El poema linda al sur con una bolsa de harina orgánica.
El poema linda al norte con una estancia infantil subvencionada.
El poema cruza un cuerpo.
El poema cruza mi cuerpo.
El poema cruza mi cuerpo y no saluda.
El poema se consigue lo que necesita.
El poema requiere años, dos minutos.
El poema se vuelve, algunas veces, en verdad una mierda.
Entonces el poema se extingue.
El poema es tan estúpido como el habla de eso, como el que escribe de eso.
El poema es tan astuto como aquel que va al museo.
El poema no requiere de marrullerías ni de la cuenta de la lechera.
El poema no necesita la escritura sobre el poema.
El poema no quiere ser escrito ni hecho.
El poema es un queso cottage.
El poema quiere decir: déjenme en paz cuando estoy consumado.
El poema quiere decir: todo era mejor sobre una cabra.
El poema quiere decir: de dónde sabes lo que quiero y por qué podría yo hablar de ello.



5



Escribo si algo viene.

Escribo si algo no viene.
Escribo si algo llega.
Escribo si algo no llega.
Escribo si los déficits.
Escribo si en una playera está escrito: "I´m a muslim, not a bomb".
Escribo si las honduras, si las alturas, lo de en medio.
Escribo si los buzos de la apnea, los speed climber.
Escribo cuando ese maldito animal de dolor.
Escribo cuando ese descuido.
Escribo cuando este Esto.
Escribo si la belleza de un campo.
Escribo cuando el silencio, la calma.
Escribo si los déficits.
Escribo si el trozo de prado congelado de un hogar.
Escribo cuando arden los brezales.
Escribo cuando arde el país.
Escribo cuando los roqueros de las periqueras, cuando los capitanes en aguas de bañera.
Escribo cuando el perro que aguarda en el semáforo, cubierto de nieve, y su inocencia.
Escribo cuando es prometida una mayor atención.
Escribo cuando es ofrecido dinero.



6



Respondo, la escribo con las manos.

Respondo, vivo temporal y parcialmente de ello y con ello y bien y gracias.
Respondo, que no responderé sobre eso, Usted no le pregunta a un autor de novelas por qué no escribe poemas.
Respondo, que cada edificio elevado o casa baja, tiene más erotismo.
Respondo que cada cuerpo de agua tiene más de todo.
Respondo que la fiesta de bomberos en Posemuckel alegra a más personas.
Respondo que esta actividad es más ridícula que la fiesta de bomberos en Posemuckel.
Respondo que esta actividad es más seria que la fiesta de bomberos en Posemuckel.
Respondo que hago algo que hacen los adolescentes.
Respondo que eso es una conexión errónea.
Respondo que eso es una herramienta.
Respondo que a veces estoy contento con ello.
Respondo, la escribo con las manos.


(Traducción de Daniel Bencomo)




Los siguientes poemas forman parte del libro La calma entre el cero y el uno (Bonobos Editores, 2015). La traducciones fueron realizadas por Daniel Bencomo.




CUÁLES ANIMALES



Cuáles animales he visto

cuál cielo, cuáles animales
cuál cielo, cuál hierba


he visto la hierba palpitante y

los tulipanes, los tulipanes del miedo, en este
cáliz un niño escandalizaba


cuáles animales, cuál cielo

he visto a la rana de los arbustos
no la toqué



EN EL AIRE



Nosotros hombres buenos en el aire

bebemos algo, qué nos importa
la gravedad a nosotros,
trasero en el asiento, integrantes
de lo eterno perdurable, y reluctantes
a aquello que pudiera evitarlo
alumbrados, contemplamos los bancos de nubes
nosotros hombres buenos
en el aire, uno se arrastra, después de todo,
fuera de la corteza primigenia, fuera del agua,
y ahora ya como grupo con alas, para ser entonces
lo más elevado, el paciente –tenemos seguro–
será puesto a prueba antes que se le encierre, nosotros
hombres buenos en el aire, el sol
una granada de mano y de ser nosotros árboles,
allá afuera, cubiertos de nieve, nos escurriría
de las ramas, entra un negro a un supermercado
y dice, un balón de futbol por favor, nosotros hombres buenos
en el aire, la azafata, que no puede
ni ser gorda ni áspera, ella duerme y
sueña solamente en hoteles, nos damos,
cuando es oportuno, un golpe en el hocico, como elemento decisivo
el satélite sigue el rastro del esquimal tullido
ojo de botón, apágate



IDEOLOGÍAS, CABALLEROS



Lo que ellas vivieron, han visto,

allá vuelan en pedazos los lugares, dos puños
y amor, un bastardo de sentimientos
qué se hace con él, y niños, sí
también niños, ahora se cierra
la calma entre cero y uno, el jardinero
clava la pala profundo, la maquinaria
gorjea, vi al azafrán ser
azafrán, los albañiles puestos hasta el techo,
los domadores con retraso, la ONU
una fruta podrida en el refri, por lo demás
interesante, la comunidad mundial
salud, un cerdo fulgurante
el niño sostiene que cada cremallera
tiene dos topes, uno va consigo mismo al acuario
junto a quien nada puede hacer al respecto,
vestido como un tractor desastrado
a acariciar a la carpa koi, what a pity


para Florian Voß




EN LA MARCA 1[i]



En la orilla los árboles doblados por la nieve

por la derecha vino un zorro, de la izquierda cuatro
cinco ciervos, rastros, nada más que rastros
vimos un camión de Correos,
mientras los limpiadores apartaban la nieve
del parabrisas, patinar por el campo
la silueta del bosque, bonita, ninguna
novedad, una figura recortada, arriba
no irrumpe del todo el sol
el hielo cruje, un encapuchado se sienta
frente a un hoyo, qué tenemos
qué no tenemos, la economía era unos muertos
mirando por el aparador, corremos
mientras nos acariciamos, imitando
al zorro junto a la orilla, un crujido





[i]El título alude a la Marca o Margraviato de Brandeburgo, principado del Sacro Imperio Romano, que abarcó una buena parte del territorio centro-oriental de la actual Alemania y parte de Polonia. En la actualidad suele darse ese apelativo al estado federado de Brandeburgo, que rodea en su totalidad al estado de Berlín.


***

Estos poemas fueron traducidos para leerse durante la sexta edición del Festival Itinerante de Poesía Latinoamericana Latinale, realizada en 2011 en la ciudad de Berlín, que convoca autores alemanes y latinoamericanos.


Zahara de los Atunes

Estábamos lejos del flujo de capitales,
los peinados ya perdidos, con
la displicencia de un idiota escribí 
veinte líneas para luego borrarlas, sobre dos
gatos muertos que yacían en la orilla
todo es una mentira, mientras el mar
recalaba y la nieve a la distancia 
sobre un lomo de montaña se volvía
una grey de casas, y sobre ellas
este cielo, huidizo, ardía
en esa luz-display tu rostro nocturno,
ya en el hogar, lo sabíamos, saludaba la televisión
alemana a los lisiados de paisaje.



Zahara de los Atunes

Wir standen fern der Kapitalströme
die Frisuren waren dahin, mit dem
Gleichmut eines Idioten schrieb ich
zwanzig Zeilen, und löschte sie, über zwei
tote Katzen, die im Graben lagen
das ist gelogen, während sich das Meer 
zurückzog, und der Schnee in der Ferne 
auf einem Bergrücken zu einem Rudel
von Häusern wurde, darüber dieser
Himmel, verschwenderisch, leuchtete
in diesem Display-Licht dein Nachtgesicht
zu Hause grüßte, das wußten wir 
Fernsehdeutschland die Landschaftskrüppel



Cuarteto de helicópteros 
con aria de desplazados

África se llama nuestro campo de juego, apenas quedamos
en tercero, la caravana sigue adelante
y lo que venga, cuando esté hecho, será cubierto
con arena, sobre las trazas de asfalto
alcen para el brindis las tazas, AQUÍ SOY UN HOMBRE
AQUÍ VOY DE COMPRAS, aquí soy
carne, parte y contraparte de resolver el problema
hombre y mujer cruzan la choza terrestre
y capturan el bosque en instantánea, es ahora
cuando irrumpo, pierna izquierda, pierna derecha,
última llamada: hundido hasta la coronilla, gracias, el
final ha llegado, aquí voy de compras. 



Helikopterquartett mit Vertriebenenarie

Unser Spielfeld heißt Afrika, wir wurden 
nur Dritter, die Karawane zieht weiter 
und was es wird, wenns fertig ist, da 
geht der Sand drüber, auf den Asphalttrassen 
hoch die Tassen, HIER BIN ICH MENSCH
HIER KAUF ICH EIN, hier bin ich 
Fleisch, Teil und Anteil des Lösungsproblems 
Mann und Frau gehn durch die Erd-Baracke 
und fotografieren den Wald, hier brech ich 
ein, linkes Bein, rechtes Bein, letzte 
Meldung: Kanal voll, danke, das ist 
das Ende, hier kauf ich ein


Espectador del horizonte

Aquí está un bosque
ahí están los árboles
en su interior los anillos
y aquí estamos nosotros

tú golpeas con el hacha
y bebes la resina 

y el animal consentido
es sin duda el mono en el zoológico
tú puedes visitarlo
y él a ti no.


Horizontbetrachter

Hier ist ein Wald
da sind die Bäume
darin sind die Ringe
und hier sind wir

du schlägst zu mit der Axt
und trinkst den Harzstein mit

und das Lieblingstier 
das ist der Affe im Zoo
den kannst du besuchen
und er dich nicht


Sonda náutica

El cielo, tal cual luce,
tiembla, como fronda de helicóptero
no deja definirse

luego se apaga
y a la calma vuelve el cuerpo,
el cuerpo, así quiere el murmullo, va al reposo

y ven, sueño,
no te quiero, cae
en picada, húndete.


Echolot

Der Himmel, so sieht er aus
zittert, das kann man wie 
Helikopterlaub nicht erklären

dann schaltet er sich aus
und zur Ruhe kehrt der Körper
der Körper kehrt, so will man flüstern, ein

und komm, Schlaf
ich will dich nicht, komm
kopfüber, fall ein



Una mujer encinta rema sobre un lago

(para Adrijana Bohócki)

¿Qué hace ahora? ¿Silba quedo?
¿Escupe semillas de manzana? ¿Se ha
recogido la falda?

es probable que haga señas a la orilla
calcule el común denominador
y piense en música para estimulación temprana

quizá conduzca el bote en círculos, lo que es
seguro es que se pone en pie de tanto en tanto, entonces
se refleja el niño en el agua.


Eine Schwangere rudert über einen See

(für Adrijana Bohócki)
Was tut sie noch? Pfeift sie leise?
Spuckt sie Apfelkerne? Hat sie
den Rock hochgezogen? 

womöglich winkt sie zum Ufer
errechnet den gemeinsamen Nenner
und denkt an musikalische Früherziehung

vielleicht dreht sich das Boot im Kreis, sicher
aber steht sie manchmal auf, dann
spiegelt sich das Kind im Wasser



El amor en los tiempos de la UE



Como un guardia fronterizo traza de nuevo

una línea, se debe, se
puede disparar, esto
debe, esto puede ser fi lmado


como ajeno a la tierra este continente

con estrellitas en la solapa, como el que
arma la defensa, mami lava
rápido los platos


cuando en el sur las primeras zapatillas

fueron arrojadas a la costa, más tarde
se pescaron dos, tres bípedos,
se debe, se puede devolver el fuego


Traducción: Ariel Magnus 




Die Liebe in den Zeiten der EU



Wie ein Grenzschutz wieder

eine Linie zieht, das muß, es 
darf geschossen werden, das
muß, das darf gefilmt werden


wie erdfremd dieser Kontinent 

mit Sternchen am Revers, wie der 
die Abwehr aufbaut, Mutti macht 
noch schnell den Abwasch


als im Süden die ersten Turnschuhe

angespült wurden, später zwei, drei
Zweibeiner gefischt wurden, das muß
es darf zurückgefeuert werden



Y ninguna flor de manzano

También la primavera no, y no
el estallido de las forsitias, si
fueran forsitias, el campo de papas
un cálculo estimado, los ciervos, dos
en la orilla, asustadizos, rumbo al norte
las nubes, qué va, los bancos de nubes
remontan, de un plantío alemán
ya no debe escribirse ninguna figura
de tipo "como", por la mañana estaba el tractor
en otro sitio, el gato tenía en la panza 
a los hijos de los cuyos.


Despertar en primavera

Sobre tierra vieja en la autopista, el bosque
permanece en silencio y calla enorme, preñado

el destello del parque eólico, Esso deslumbra
el supermercado arde, la partida con luz de viaje

un gavilán destrozado, en los pueblos
echan un trago los animales de marzo, liebres al cinto

el cosmonauta entra en el ático de la sala de usos múltiples
-de otra forma deshabitada- y hace señas.

La calma entre el cero y el uno.
Traducción de Daniel Bencomo.



-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada