viernes, 28 de noviembre de 2014

ARGEMIRO PULIDO [14.138] Poeta de Colombia


Argemiro Pulido


Santa Cruz de Motavita - Boyacá, Colombia  1953. Realizó sus estudios secundarios en la Escuela Normal Nacional de Tunja y universitarios en la Universidad de La Salle y en la Santo Tomás de Bogotá. A través de su trabajo como docente se ha dedicado a la promoción de la lectura y la escritura con estudiantes y docentes. Fruto de esta actividad es el libro Lectura, escritura y autonomía.
Su trabajo poético está condensado en los libros: Desde esta esquina, Poemas de luz y sombra (Común Presencia Editores) y En contraespejo.

Actualmente se desempeña como docente de la SED Bogotá. Además, forma parte de la Academia Boyacense de la Lengua.




Poemas de luz y sombra  – Argemiro Pulido
96 pg. 2014. Colección Los Conjurados



DE TODOS MODOS

A Eduardo Esparza

Por destapar la caja de las causas
me han golpeado la risa en un costado
desde la orilla opuesta de la plaza.

Pero no me evaporo
ni me achico.

Podrán hacerme trizas los anteojos
golpear mi perspectiva en la cabeza
herir mi corazón en su ternura
romper algunos huesos de mis peros.

Igual hubieran roto mis cometas
mis ochos dientes
mis tozudas alas
La piedra cotidiana no hace acuerdos
con el axioma que retoña en giro.

De todos modos estarán mis manos
con cualquier herramienta inverosímil
nacida de los vientos de mis búsquedas
abriéndole ventanas a la niebla

y escribiendo su historia en las miradas.






Ciudad en desencuentro

Cómo me cuesta reconocerte esta mañana
esta tarde este ritmo esta vuelta.

Cómo entras en mi estancia
opuesta desmentida
encinta de agua turbia de miradas de aves de rapiña
y de otras que me cercan con sus garras
en los recodos de los desencuentros.

En diagonal me invaden las casas sin ventanas
los nudos sin corbata las esferas sin centro
los loteros sin suerte los estruendos sin madre
las horas de la noche masticando en la esquina
sus lívidos destinos
y el día
el pleno día
deambulando sin frente en ciclos amarillos
de infinitas esperas.

Imposible identificar tu verdadero rostro
en el poliedro irregular de tus presencias.

Qué sensuales tus formas vestidas con el eco
de mañanas exóticas y cuentas de modales
de oblicuas pedrerías
Tan guapa en las postales
tomadas al bolate en ángulos cerrados
Tan moral en los libros y textos escolares.

Hábil te pavoneas en palabras azules:
bienestar paz progreso orden
siempre en promesa.

Y sin embargo el aire que respiras no vuela
ni tus flores de plástico engendran la alegría.

Detrás de tu sonrisa viven tantas ausencias.

Ciudad
gris laberinto donde unos hombres ciegos
en busca de la vida
cavan siempre a deshoras
su tumba en pleno pecho.

Ciudad
sarta de cabos.

Cómo eres en la mesa de los que te prescriben
cómo en la banca rota de los que te desean.

Ah ciudad
mi ciudad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada