jueves, 16 de octubre de 2014

JORDI LLORET PACHECO [13.695]


JORDI LLORET PACHECO

El poeta Jordi Lloret Pacheco, nació en Santiago de Compostura, Chile  en 1957. Ha publicado en poesía Soñándote (1980), Deslecturas (poesía visual, 1981), Alaridos de un náufrago (1982), Insopmío (1994), Solotoñernos (1999) y Ladridos (2002) ; y las prosas Ráfagas de cosas (1989) Textos Áticos (1998) y Cuento y Poesía (con Juan Muñoz Veillon, Talca, 1998). En la década de los '80 tuvo una destacada figuración en la capital, donde dirigió el Taller Matucana, como en Barcelona, ciudad donde residió por varios años. Su nombre es, además, vastamente conocido en el ambiente nacional y no son pocas las publicaciones donde aparece. Como gestor de programas televisivos y radiales ha entregado una valiosa contribución en el género. Por estas razones, una tirada tan pobre -y de excelente diagramación debe añadirse- resulta dolorosa, aunque una clara muestra de nuestra realidad literaria. Lloret ha incursionado también en la música y en las artes visuales. Actualmente integra el grupo de poesía y arte mapuche Acuy Piam (llegó dicen...).



Nanita pala Toña de Soñándote (1980)


Palín palán
correr quiero correr
para ser viento
y vuestros pelos mover.

Palán palín
soñar quiero soñar
para construir una barca
y vogar y vogar.

Palín palán
cantar anhelo cantar
con todos los niños
para a los grandes enseñar.

Palán Palín
amor anhelo amor
para tiernamente
jugar y jugar.





Inténtalo

...vuelas palomita sureña
ternura de cuculí, corazón del aire;
juntas palitos en las callampas de la urbe
para lechos circunstanciales,
que se prenden y apagan
cual destellos de luz
en la tormenta.
...alegre bosque austral
salitreña boa del loa,
perteneces a la montaña
a al tundra
a los huanacos y pumas;
no revolotees vestidos de reyes
ni botellas vacías,
deja las máquinas y el asfalto
y vete a soñar
a las ciudades verdes que aún quedarán.




de Ladridos (2002)


(Estoy echado
al lado del poeta que escribe
hace varios días
sobre nosotros
y de vez en cuando
me mira
ora riéndose
ora llorando)




Merlet

Logré salvarme de la redada feroz
y con dos amigos
logramos llegar al cerro mauco.
Vivimos en silencio
en lo más alto de este valle
del Aconcagua y nuestra mirada
no rebota en kilómetros.
Pero el hambre
pone la música en nuestro estómagos.
A veces caen algunos ratones o pájaros.
Los días felices algunos conejos
y mucha melancolía.
El otro día
vino una pareja buscando
restos antiguos
e intentaron hacer un asado
pero soy un hijo de ladrón
necesitado y veloz.




Caminando en la noche del día

Paseamos por bosques de jilgueros
cubiertos de risas de parra
   nos sentamos aletargados
   sobre duraznos de miel
escuchando anonadados
a las llamas chilotas
   a los cóndores de la capital y
   el morro se fue a Valdivia
una isla marchó a  Til Til:
Lota cosechó trigo
   Coquimbo pescó salitre
    y un lago nació en Los Vilos:
Fingimos ser estatuas
sobre pedestales de
   damascos sin cuesco
   repetíamos una y otra vez
los aullidos del búho
el croar del gato montés
   los ladridos del queltehue
   y obstinados por nuestra sed
le llamamos selva al norte grande
Antártica al valle central
   desierto al Bío Bío
   y ciegos por el hambre
nos mordimos unos a otros
nos pusimos nombres de mariscos
   nos bebimos al compás de la zampoña
   nuestra salada cordillera
nuestro nevado mar mineral
arrojados desde helicópteros.





Nuri

El oleaje de las tempestades
me arrojó sobre la playa
de donde un día catalán
mi padre salió nadando.

Yo venía vestido de dolor
y ansioso de humo humano:
venían mis torcazas buscando
algún arrullo tierno.

Era inexperto en los tabús del amor
y en las artes elementales
del corazón.

Los charcos me decían:
¡Gorrión mojado de pico en pena!
¡Aymara altanero y triste!
¡Mapuche libre y lejano!

Un día,
caminando por un trigal
mientras conversaba con el tiempo terco
t o m a d o d e l a m a n o t u y a
el amarillo del trigo
se fundió con mi rojo ardor
y un tropezón:

No sé
quién se preocupó más de estar
en los lugares por donde pasaba el otro
sólo
guardo y recuerdo
un poema
que dice:

“Cuando muera no me enterréis
tiradme al fondo del mar.
De tus ojos
ni una Orihuela ha de salir,
piensa que estoy navegando
muy lejos,
entre peces de extraños colores
que sólo un marino
podrá decirte cómo son
amor: Soy del mar
si un día me quieres recordar
sube a lo alto del acantilado
y mira a los pies…la mar.
Piensa que estoy en el fondo
en medio de las algas
con mis ojos en el azul.
Cuando muera no me entierres:
arrójame al fondo del mar!”.




Insopmío

Obligada circunstancia
en el altiplano de los momentos inhóspitos,
un aire cargado a nostalgia
se cierne sobre ti y los demás
de vez
             en
cuando
              alguna alteración
entre miles de seres-allí-ajenos a ti:
-Ciudad Trueno en ruinas-
-Pueblo Hundido-
s í m b o l o s
que pasan a ser cementerios antiguos
o Rapanuis de la historia:
pensamiento confuso, amor perdido…
-Cordillera de los Andes!
(caminante por las Ramblas)
-¡E s p e r a n z a ¡





Concierto

En Sol mayor
para trutruca i cultrún

Primero la carrera feliz
de la que todavía soñaba
tras mariposas libres
entre trigales…

Luego el descanso
 de la perseguidora
entre risas de sol i aire…

La huída hacia el gemido
de los amantes
agitados de corazón
y esa respiración de antes…






(amándote)

Munáway
  Munakúway
    Munaríway
      Munarikúway
         Munariririkúway
      Munalláway
    Munarikulláway
   Munaririkulláway






Hilos de sol

en los tejidos cotidianos
encuentro cristalinamente,
sus brisas de rumores insolentes
alteran la quietud
de modernos terrores:
Soñándote
me encuentro en este
vuelo de colibrí atolondrado,
cordillerano polen
i todonada arrebato el mío,
viditay alegre y libre
valiente morena corcoveante
a los uniformes de la muerte
provoco por invitarte:
¿Nos desnudamos
para tocarnos

nuevamente ?.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada