miércoles, 29 de octubre de 2014

IVÁN GRACIANO MORELO RUIZ [13.884]


Iván Graciano Morelo Ruíz 

(Colombia).- Nació en 1967, en el municipio de Arboletes-Antioquia-Colombia. Se destaca en particular, que participó en la década del 90 en Taller de escritores “Urabá Escribe”. Pero desde temprana edad ha tenido contacto con la escultura, la literatura y la pintura. En la actualidad es profesor de bachillerato y universitario en el municipio de La Estrella y cuidad de Medellín.

Ha publicado Relatos del Darién,  publicado en la revista virtual Babel. (2008), Poemas del Darién, publicado en la revista Manigua y Tagua, de  (2009), Cantos bajo  el mango,  publicado en la revista virtual Meridiano 75. (2010), De libro “Cantos bajo el Mango”, se publicaron dos poemas en la antología  poética internacional, revista Prometeo, 2011, Entrevista “Los poetas ante la globalización” por Jairo Guzmán, para la  revista Prometo y Meridano 75 (revista virtual).

Ha sido reconocido en 2007- Primer premio en el XV Salón Departamental de Artes Plásticas,  con la obra “A lápiz” y Galardonado con la distinción Flor de Arizá, otorgado por el taller de escritores Urabá Escribe, por el trabajo realizado con la microrrevista  literaria La Tagua. 2008- Primer premio Maestros por Excelencia, otorgado por el municipio de La Estrella, Antioquia. 2009- Primer Premio Maestros por Excelencia – Secretaría de Educación Departamental de Antioquia, con la experiencia pedagógica “Mamá Negra”, promoción y animación a la lectura y la escritura. 2002 y 2003- premio concurso de cuentearía “Mamá Candó” Urabá-Antioquia- Colombia. 2002-Premio Concurso de poesía “Encuentro con la palabra” Municipio de La Estrella.

Ha realizado múltiples exposiciones de artes plásticas tanto  colectivas e individuales en  diferente salas y galerías del país.



Anaconda

El camino de la sabiduría de los chamanes amazónicos
es húmedo como la selva,
sinuoso y profundo
como el tiempo que serpentea en el río.
El sabio yagua nos enseña:
La anaconda,
cuando expele un vaho pesado
es porque va a dormir, enrollada en espiral,
un largo tiempo que se parece a la eternidad.
¿Qué soñará la anaconda mientras duerme?
quizá se sueña a sí misma convertida en río162
por donde discurre el salto
del venado que engulló
el día anterior,
río sagrado por donde navegan juntos, en tropel,
la vida, la muerte y el sueño.





Anaconda

The path of wisdom of amazon shamans
is wet like the jungle,
sinuous and deep
like time that coils in the river.
The wise yagua teaches us:
The anaconda
expels heavy breath
when it is going to sleep, curled in a spiral,
a long time that seems an eternity.
What does the anaconda dream as it sleeps?
perhaps it dreams itself become river
where the passing leap
of the deer it swallowed
the day before sounds,
the sacred river where life, death and the dream
navigate together, in conflict.






Flor del capinurí

Cuando el invierno tiende su manto de lluvias en la selva,
las flores del capinurí se ponen calientes.
Entrada la noche,
la comunidad yagua se reúne
alrededor del árbol y sobre sus flores
danzan descalzos,
cantan a la fertilidad de la tierra,
mientras las semillas de las plantas
van germinando al son de la música.





Curación

Moribundo,
el guerrero huitoto
es llevado en hamaca
ante el anciano curandero.
Quienes lo cargaron
dicen que lo encontraron selva adentro
al lado de un perro tuerto que le lamía las heridas.
El anciano lo hace llevar nuevamente
al lugar donde lo recogieron: Allí es donde está la cura, dice.
Recoge barbas de tres raíces,
tres cortezas y tres hojas distintas
de plantas sembradas por pájaros ancestrales.
Mastica todo junto, entre rezos secretos,
y luego escupe el ungüento sobre las heridas del moribundo.
El enfermo debe estar acostado
bajo la sombra de un árbol sagrado.
Durante el largo sueño producido por el
mazacote curativo,
el guerrero escucha cantos
en lenguas desconocidas u olvidadas.
Al despertar en medio de la maloca,
pronuncia unos versos
que nadie en la comunidad huitoto comprende,
excepto la adolescente hija menor del anciano,
quien los entona repetidamente acompañada de tambores.
En la maloca hubo celebración de sanidad;
esa noche se embriagaron con chicha de chontaduro
y comieron capibara asado hasta el amanecer.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada