jueves, 4 de septiembre de 2014

YAMIL DORA [13.184]


Yamil Dora

Poeta nacido un 2 de marzo de 1971 en la ciudad de Casilda; Provincia de Santa Fe, Argentina. Estudió lengua y literatura en el Profesorado Manuel Leiva de Casilda y filosofía en la Universidad Nacional de Rosario. Desde hace 20 años divide su tiempo entre la actividad literaria y la gastronómica, actualmente es dueño de un restaurante en Casilda, ciudad en la que reside. Poemas suyos ha sido publicados en revistas literarias de España, Argentina, México y Puerto Rico. Creador y coordinador del ciclo de poesía “historias de poetas argentinos”, por el que pasaron poetas como Rodolfo Alonso, Beatriz Vignoli y Leopoldo “Teuco” Castilla. Ha publicado el ángel solo (edición de autor, 2005); los barcos olvidados (Ciudad Gótica, 2007); Poemas de Casilda para chicos de todos lados (Municipalidad de Casilda, 2007), Una plaza un niño y un poeta (Plan Nacional de Lectura,  2009). “como playa que se puebla” (ciudad gótica, 2009) y “un mar que existe” (ciudad gótica, 2013).




Voces Familiares 1


Del libro Los Barcos Olvidados, capítulo "Voces familiares":

a veces pienso en mi abuela
que me encanta
cuando dice cosas
como que una rubia y una morocha
me andan buscando
yo le pregunto por dónde
y me dice que no lea tanto libro
que viaje por las nubes un poco más alto como el abuelo Luis que andaba por los techos enamorando pendejas la rubia va a venir en tren pero te vas a quedar con la morocha que tiene los ojos dulces aunque te haga llorar a veces vos siempre decile cosas lindas como tu abuelo que me hablaba del mar y hacía que la mama se me vaya de la cabeza todas las palomas venían a escucharlo hablar del mar tu abuelo sabía magia sacaba jazmines por todos lados avivate nene la morocha está esperando que vayas a hablarle del mar.





Voces familiares 2


A mi hija

Su ternura detiene el día
Lo aleja de pensar
Su risa resuelve mi costado con luces de mañana con besos pequeños  con manos pequeñas, Con tu cuchillo sin filo todavía.






Voces familiares 3

¿Señor que está mirando allá arriba?
¿Cómo?
Hace rato lo estoy viendo y para donde usted mira no hay nada.
Cómo no hay nada? En estos momentos estoy viendo un hombre y una mujer iluminados por los besos.
¿Y eso dónde está?
Mire bien.
Miro bien, pero no veo nada.
Buscá con tus ojos cerrados.
Si cierro los ojos veo menos todavía.
Tratá de mirar con tu pecho.
¿Qué usted mira con su pecho?
Por supuesto.
¿Y cómo hace?
Es que soy poeta.
¿Y qué es ser poeta?
Escribir poesías.
¿Y qué son las poesías?
¿Nunca soñás mientras dormís?
A veces.
Bueno.., yo escribo mientras sueño.
¿Y cómo hace para escribir dormido?
Es que no estoy dormido. Me hago el dormido para que vengan los sueños, y cuando llegan los escribo despacito para no espantarlos. Eso que queda escrito es la poesía.
¿Y cómo hace para ver lo que escribe y ver los sueños al mismo tiempo?
Con los ojos veo lo que escribo y a los sueños los veo con el pecho.
¿Yo podré mirar con el pecho?
Claro que sí.
Acaso no ves tus sueños mientras dormís y tenés los ojos cerrados.
¿Tiene razón, entonces yo también puedo ser poeta?
Así es, todos podemos ser poetas, sólo es cuestión de poder soñar despierto.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada