miércoles, 13 de agosto de 2014

ROSARIO CONCHA MÉNDEZ [12.839]


Rosario Concha Méndez 

(Santiago de Chile, 1978)
Es Psicóloga de la Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Chile. Publica su primer libro de poemas frente al fuego en el año 2002 por Ediciones del Temple. Fue becaria de la Fundación Pablo Neruda en el año 2003. Sus textos aparecen en las antologías Cantares: Nuevas voces de la poesía chilena (LOM, 2004, Raúl Zurita ed.) y Treinta Poetas Jóvenes (Universidad de Playa Ancha, 2003) así como en la revista Plagio (2001), Barco Ebrio (2004), entre otras. Ha participado en importantes lecturas a nivel nacional: Feria del Libro de Santiago (1999) y Semana Nerudiana con motivo del Centenario de Pablo Neruda (Santiago, 2004), Poquita Fe (Santiago, 2004), Primer Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes (San Felipe, 2002), V Encuentro de Poetas Jóvenes del Sur (Los Ángeles, 2003), Fiesta de la Cultura Ciudadana (Santiago, 2003) y Encuentro de Poetas Mujeres del Cono Sur (Coquimbo, 2006). También ha sido invitada a leer sus textos al Foro Literario de Radio Cooperativa (Enero, 2000) entre otros participaciones en radio. Uno de sus poemas fue traducido al catalán en el contexto de la “Lluvia de Poemas sobre Gernika” (2004), realizada por el colectivo CASAGRANDE.






frente al fuego

veamos arder tu casa desde afuera
muriéndose de humareda
de tizne
cocerle el corazón
en agua tibia
hirviendo de brasa
tu madre
a gritos de derrumbe
escupiendo las cenizas
de temperatura insoportable

y nosotros
protegidos de agonías
veremos arder
tu casa 
desde afuera





impaciencia

este día agujero y tan escarnio
donde el torpe transcurso se evidencia
lo triste de este tiempo es que no pasa ni se consume
sólo transcurre en la derrota
que lo envilece de a poco
como el tedio en el espíritu
y el falso dolor que me provoca
así de falso mi hartazgo, mi bondad
mi quejido

padre
sabes bien que acabaré cada día
en la boca furiosa de la impaciencia
devorando por amor
y tú miras como si pudieras desnudarte





desde las sombras

de espaldas, en las sombras
no podemos dormir
un pájaro negro revolotea en el cerebro
devorado tu costado abierto
carnaval, estrella mía
bebo de la sombra tu corazón
como dios en el silencio





la conspiración

después de la cena
pequeño
y todo devorado
esperaré a recogerte
entre las migas
de la gran mesa de la hiena





devoción

existe un lugar santo
donde la carne se tiende piadosamente sobre la carne
un nuevo ritual de luz
estrella que caerá sobre nosotros
en bocanadas sin aire
el costado desnudo de tu impaciencia
¿se abrirá entonces por la noche mi corazón?






la paciencia

en el instante vencido
de ser luna
se cansa la gota
de ser hermosa gota fría
y cae

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada