domingo, 10 de agosto de 2014

PABLO BENÍTEZ [12.777]


Pablo Benítez

Nació en San Salvador en 1980. Estudió Letras en la Universidad de El Salvador (2000-2005). En los años 1999 y 2000 ganó dos premios municipales. Ha publicado Nada (San Salvador, Impresos Mazatli, 1999). Tiene inéditos: Criaturas mínimas (2000-2005), Después de la nada (2001-2005), Travesía de las bestias (2001-2006), Variaciones del Rihaku (2001-2006), Rabo de perro (2003-2005) y Nuestras muertes (todas) (2006-2007).  Cultiva también la narrativa. Ha ganado dos premios municipales, en los años 1999 y 2000.


Poema de Criaturas mínimas



XV

mejor no esperemos aquí
nunca
no más
no menos
a cada costado, fémur
retinas
veneno
en el palpitar
un resplandor ebrio
ganas de arrancarme cuellos
abrir poro por poro
para que animales gruesos quepan en ellos
un galope salió de mi cuerpo
pausado
triste
violento
mejor no estemos aquí
nunca
no más
no menos





Poemas de Vuelta a la nada


poetas tísicos

mínimos animales
que roen lo que sobra
lo que llena la barriga

mínimos frutos blancuzcos
que caen podridos de la rabia

criaturas únicas
que sólo tinta cagan





cronologías

sueños quemados:
párpados abiertos

cronología inútil
esta que me pesa
y que me falta

cronología de la mácula
torpe






XXIX

basta de poemas
rota está la página
a un lado tu sed
tu dolor de intestino
el pan de cada día
hártalo
ocho horas desgárrate
duérmete cerca de la llama

basta de palabras
aúlla
desbarata
           



Poemas de Rabo de perro


[uno]

ah, incrédulos,
yo conozco el lenguaje de las bestias:
animal telúrico
cuerpo nuestro descarnado
aire herido con furia
soy




[agitación]

caballo
mi corazón galopa
relincha
afectado por la memoria de la brisa

baldío
estoy contra el muro
y contra el muro me reviento

se rompen mis labios
se rompen mis ojos

a lo lejos los cascos resuenan
ruidosos en mi pecho






De Guerra que no cesa



rebanadas

el mar corta la noche
en rebanadas

al otro lado
muñones sin nombre
quizá un marido
quizá una hermana
no se sabe nada

el mar sigue cortando
y cortando

caen las rebanadas de la noche
y nuestra hambre vieja
y sin filo
no sabe morder




réquiem

el perro mordió huesos de todo tamaño
ahora está muerto

chillamos todos
como canes muertos

el perro no llora
fenece

payaso,
perro,
nadie te quería

yo amo la risa de mis muertos
tu cadáver-es-torvo

perro,
lámpara que alumbra la tierra
tallo de alguna flor que comienza




XVI

debajo del fuego algo se mueve
y crepita como un río
y como un río nos muerde

¿y qué hay debajo de tus ojos?
¿y qué debajo de tu vientre
que me eleva
y me sostiene?

debajo del fuego algo se siente
y se nos vive
y se nos muere





Poemas de Después de la nada


Fatiga 

entreabro el ojo 
lo cierro 
hay un pesado rumor sobre mí 
una lluvia como de gatos alegres 
y no sé qué 
hay páginas 
apuntes 
un calendario sucio 
hay un cuerpo en la cama 
desnudo 
apagado 







Preguntas 

a continuación 
preguntas 
que solo admiten 
un sí o un no como respuesta: 
¿todavía sirve la paciencia? 
¿resucitó? 
¿estás cansada? 
¿es tiempo vacío, 
sin esperanza? 










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada