viernes, 1 de agosto de 2014

ANDRÉS URZÚA DE LA SOTTA [12.607]

Andrés Urzúa de la Sotta 

(Viña del Mar, CHILE  1982). En 2006 es becario de la  Fundación Pablo Neruda. En 2008 obtiene el primer lugar en el Concurso Nacional Arte y Poesía Joven de la Universidad de Valparaíso. Ese mismo año se adjudica la Beca de Creación Literaria del Consejo Nacional del Libro y la Lectura. En 2009 gana el Premio Nacional Juegos Literarios Gabriela Mistral de la Municipalidad de Santiago y la Beca de Creación Literaria del Fondo del Libro (2008, 2012 y 2013). Es uno de los organizadores del Festival Poesía a Cielo Abierto de Valparaíso.. En 2011 obtiene mención honrosa en el Concurso Nacional “Stella Corvalán” de la Municipalidad de Talca. 

Publica el libro Galería (Ediciones Corriente Alterna, 2012).  



Abres la puerta:

un cono naranja
en una habitación blanca.

En el suelo, c e n i z a s
y la sensación de haber ingresado al eco de una fiesta:

         una mosca rebota con su reflejo en la ventana.

[Rever]

    




El televisor está encendido:
la antena se une con su sombra en la pared.
En la pantalla refulge un arco iris

y frente a ella

         sobre un cojín violeta-
un oso de peluche parpadea.

[Cartoon]






Las cortinas están levemente abiertas.

Una larga y angosta franja de luz
se proyecta en la pantalla del televisor.

           (Los visillos flamean como banderas).
[Flag]






Entras al lienzo:

un paisaje convexo
como un ojo de pez.

Recorres el cuadro de perfil,
te suspendes en los espacios en blanco
y miras hacia afuera:

            un hombre observa tu entorno de pie.

[Hiperrealismo]

   



El olor a truchas
en el canasto de mimbre del pescador
se desplaza desde el bote hasta la orilla.

El río detiene su caudal
y la imagen se congela:

         I) una trucha en el aire
            deja una estela de gotas suspendida;


        II) el breve instante del flash
        y la sombra fugaz que se proyecta en las ramas.

[Polaroid]






Cuatro líneas de luz
enmarcan las cortinas.

Al jalar los hilos verticales
se compone la escena:

una ventana empañada
difumina el paisaje.

      Con las yemas de los dedos
      pintas pequeñas porciones de luz.

[Blackout]






Lanzas un anzuelo en el estanque de óleo
y recoges los colores de los peces,
cada uno de los círculos que esbozan al saltar
y los gestos típicos del arrecife.

[Óleo]





Entras al cuarto que nadie habita:
un muñeco mantiene sus ojos fijos en la pared.

Dentro del clóset
un frasco de vidrio conserva el vacío

y bajo la alfombra
el polvo dibuja el contorno de un pez.

[Eco]







Z A P P I N G
(a d e l a n t o)
Andrés Urzúa de la Sotta

Ripio
Ediciones


La escritura de Zapping ha sido posible gracias al financiamiento de la Beca de Creación Literaria del Fondo del Libro, convocatoria 2013.
Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura


[07] 

Mira el reloj: las 11:11 am.

Una mancha en la correa la distrae.

Saca una esponja del bolsillo interior de su chaqueta
y comienza a restregar;

           la espuma se traslada a su mente,
           ya son las 12:21 hrs.

Más allá, en el otro hemisferio del globo,
algunos sueñan con una mancha que se expande
como la noche sobre las teclas del computador.               




[08]

El rostro pixelado en la pantalla.
Una voz en off interroga al victimario.
En el vestuario maquillan la expresión de las víctimas.
Los tramoyistas preparan la escena del crimen.





[12]

Ella intenta dejar los muebles en su lugar.

Imagina el sitio exacto de una vela encendida,
el macetero y el ambiente propicio

            para que el musgo crezca en sus pestañas

            para que adelgace su sombra
            
            para que combinen la noche y la sala

            para que el sol lustre sus piernas                                                               

           para que el polvo desista bajo la alfombra.

Ella      -la distribución de los muebles en la memoria-

abre la puerta de entrada,
deja que pase la luz entre nosotros

y recibe a las visitas en llamas.





[16] 

Su cara es un contorno vacío.
Ella dispone de treinta segundos para llenarla.

Se ubica frente al espejo,
toma un plumón amarillo 
y comienza a pintar su sonrisa.





[17]

Usted puede olvidar con este programa.
Sólo mire la pantalla,
deje su mente stand by
y sonría recostado en un bergere.





[18]

Ella está encerrada en el ojo que la mira.
Para huir debe caminar hasta el fondo del plano.
Una vez allí, es necesario que agite sus brazos,
que se deslice de perfil tras el acuario
y se confunda con las colas de los peces tropicales.
Debe estar siempre atenta al parpadeo.
Cada vez que él cierre sus ojos, 
ella podrá copiar su rostro en el espacio  
y saltar por la ventana que imagina.





[34]

Al cambiar de canal aleatoriamente
los diálogos se conectan de un modo perverso;

las palabras se liberan del sentido,   
hasta volverse figuras inconexas, como restos

de polvo, pixeles  y un ojo fugaz.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada