jueves, 21 de agosto de 2014

ANA MARÍA GÓMEZ VÉLEZ [12.988]


Ana María Gómez Vélez

Poeta y gestora cultural
Vive y trabaja en Cali, Colombia.  Hace parte de Encuentros de Abril grupo de poesía, del colectivo internacional Poetas del Megáfono y de la mesa Cali vive la poesía.

Ha sido invitada a encuentros de escritores y presentado recitales en varios lugares del país. Participa en todas las acciones que visibilicen a las mujeres y las niñas, sus actividades y sus derechos. 
Invitada a la IV Semana mundial de la poesía, Manizales 2013
Invitada al XXVIII Encuentro de mujeres poetas en Roldanillo 2012
Ponente en X JALLA 2012 congreso mundial de Literatura con el simposio La escritura desde el cuerpo. 
Coordina en Cali el Festival internacional de poesía Grito de Mujer y el encuentro Escritores por Ciudad Juárez.
Monitora del taller de Escritura creativa de Mincultura durante tres años.

Publicaciones

Retazos de tinta y de papel, poemas, 2012

Revista La manzana de la discordia Vol 6, No. 1 Universidad del Valle, 2011 Click aquí 
Antologías Vive la poesía Universidad Central de Tuluá 
Cuaderno de Renata, Cuentos 2010, La plana y Palimpsesto, publicados por Mincultura.

Cuenta con tres libros de poesía y uno de relatos aún inéditos.




Incertidumbre

Somos incertidumbre. Una montaña de sensaciones y decepciones.
Las manos vacías con lápices o con teclados para escribir la realidad, para contárnosla, para tratar de entenderla, para mostrarnos que existimos. A pesar de todos los intentos.
La luna llena me habla. Esta mañana, salí a caminar bajo su lumbre a las seis de la mañana –aún no se escondía en un cielo azul sin nubes– su fulgor me llenó de esperanzas que se disiparon con la llegada del sol.





Melodía en luna menor

Es noche 
todo en calma
camino a mi refugio
cartas y comida caliente 
me esperan,
los edificios, los cerros, 
el río, la luna y las estrellas 
me acompañan.
De repente llega 
una melodía 
todo cambia
una anciana sentada en el piso
toca la flauta
pide pan y monedas.
Y mi vida me parece dura… a veces.

Mira un video de la lectura en público del poema Receta 





La brisa se detiene poco a poco

la brisa se detiene poco a poco
se acerca a ti sin que lo notes
te besa y no la sientes
la brisa se posa en tu mano
trae flores y semillas
la brisa te despeina
roza tu nuca
te sorprende y se desliza
te besa y no la sientes
la miras, la buscas
y ya no está.





Descubrimiento

¿Quién teje el delicado hilo
que va desde el camino hasta tus pies?
¿Cuántas estrellas caben
en la cuenca de tu mano cerrada?
¿Cuántos sueños vuelan en un suspiro?
¿Cuánto amor contiene una lágrima?
¿Es verdad que aparecen
cientos de ángeles en una sonrisa?
¿Cuántas veces en un abrazo
están el cielo y el infierno
mezclados e intactos?





¿Cómo desapareció el desamor?

I. 

La caracola que recogió en la playa
sirvió para que la hechicera de la tribu
hiciera un collar
y anudara el silencio a su costado.


II. 

Y de repente todo volvió a su sitio.
Los jarrones antes hechos añicos en el piso,
ahora estaban enteros.
Igual su corazón,
el amor estaba intacto.
El desamor había dejado de existir.


III. 

Ella era una mariposa
y murió al posarse
sobre la flor del color del sol.
A la mañana siguiente
apareció la flor-mariposa:
Era un pájaro tan pequeño
como un dedo meñique
y tan liviano como un copo de algodón.
Besó la flor deshojada
y todo empezó de nuevo.





Sueños

Sueños consentidos
corazón agitado
sentidos atentos
fluyen en mi sangre
deseantes burbujas
suspiros leves
sueños fluyendo
flores deshojadas en mi espalda
manos en mi vientre
aliento cálido
murmullos
sueños y sedas.





Flores en mi ventana

La tarde se viste de rosas y malvas
mientras pienso en ti
flores en mi pelo
la veranera en un florero
tarde de rosas y malvas
enciendo una vela
tu amor persistirá junto al mío
como la brisa
cuánto extraño un abrazo esta tarde
que se hunde en la noche
abismo de estrellas y luna menguante
mañana tal vez la prisa no se imponga
nos daremos un beso con aroma de rosas
eterno como las astromelias.
Flores en mi ventana
promesas de amores que regresan.





Confusión de identidades

Camino por la calle
sigo huellas
rastros
encuentro signos que me hablan
miro el grafismo de los pájaros
leo las nubes y los árboles
que me recuerdan
momentos que no he vivido
aunque los sueños se recortan
contra el cielo azul
con leves velos de nubes blancas
siento que la brisa enreda mi pelo
y recuerdo una mano que juega
en otra época que remite
a momentos que viviré cuando sea mayor
y pueda soñar despierta.

Los anteriores poemas hacen parte del libro Retazos de tinta y de papel, publicado en Cali, Colombia, año 2012.




Quién hace la paz

La paz la canta un pájaro al escuchar la trompeta
contestando a su trino.
La paz la arrulla una mariposa que estira su alas
al sol de la mañana.
La paz la dice la vendedora de chontaduros
que me saluda: niña cómo está de linda, parece una rosa.
La paz la anuncia el hombre en la plaza: Lustro sus botas, bien brillantes.
la paz la alimenta Don Marino como lo hace con los perros sin-dueño de su pueblo.
La paz la tejemos con las vecinas cuando me explican qué hago
para que mi hombre no se vaya con “la contraria”. 
La paz se hace cada día entre yerbabuena, zapayo y maíz.
La paz se aroma con anís, cardamomo y canela.
La paz se hace cada día en la cocina, en el mercado, en la carpintería.
La paz se canta y se labra en el diario afán.
Poeta di el verso y convoca la paz.



Teatro de los acontecimientos

No es en los muertos
no es en los desmembraros
no es en las casas destruidas
no es sobre la tierra
es dentro de mí.




Adiela


para todas

Adiela ultrajada,
Adiela desplazada
Adiela vejada, atacada, mancillada.
Adiela no es una estadística
Adiela es una mujer con la que conversé
varias tardes.

El horror cotidiano
sigue siendo horror.
Trato de sobreponerme
mirando la luna
y escribiendo poemas.

Adiela mejora
Adiela teje sombreros
Adiela se peina y camina.
El horror cotidiano
sigue siendo horror.

Tengo pesadillas
afuera los pájaros
anuncian la aurora
y mis ojos
tienen sombras violetas.

Adiela pinta una rosa y sonríe.
Adiela me da la mano
y siento que a pesar del horror
Adiela anuncia mañanas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada