domingo, 6 de julio de 2014

ELENA DE LATORRE [12.183]


Elena de Latorre 

Concepción - Chile, tiene a su haber una valiosa obra literaria, en la que destacan: Desde la Soledad, 1985. De la sangre a la Luz, 1987. Envejecida y rota la noche avanza,1989. Juegos entre Darío y Leandra, 1990. Pájaros de ceniza,1993. El último invierno de los bastardos, 1997. Bajo el follaje; relatos campesinos basados en la vida real, premio FAICC. Ilustre Municipalidad de Concepción, 2003. Todo el azul es tuyo, 2008. Un fragmento de Pájaros de ceniza fue traducido al alemán en la Antología "Der Rhythmus des Regens" (El ritmo de la lluvia) Ha sido antologada en México por la revista "Norte" e "Image Craft, en Canadá.




ALERCE

Una pincelada de sol
y el alerce sobrevivió siglos,
su alta cosmogonía
se desprende de sí mismo
en los bosques del sur.

Su roja savia recorre 
por el anillado cuerpo de este
heraldo del alba, 

que espía los confines de la tierra.

Mientras las flores se impregnan

de luna y de romeros
tornasolado

centellea el picaflor.

Soñemos con la paz de la llanura.

Se han oscurecido las auroras
lloran las tortolitas.
los habitantes de los bosques huyen
de las hachas de sangre

Aúlla la montaña con dolor de universo
La mortal belleza de tu carne, 
en otros continentes
se transforma en tiempo de sedas 
y de vértigos.

El Alerce
es leyenda astillada
que ya nadie recuerda.

La imagen de la pradera se torna pálida,
los fantasmas de los árboles
olvidaron su lenguaje.








LOS GUERREROS

Sublimes voces anuncian
el sueño de los poetas;
emergiendo entre el desastre
defienden la amada tierra.
Sus árboles saturados
llevan  savias encendidas,
flores pujantes de aromas
y el misterio de la vida.

Dispensadores de estrellas,
magnífica luz creadora,
las potestades rescatan
las selvas fatigadas,
la agonía de los mares,
la transparencia del aire.
Sus divulgaciones de gloria
cual vasta voz de los amantes
donde el amor es combate;
defienden con tinta y  pluma
a los bulliciosos pájaros
y antílopes de piel suave.

Guerreros de tinta y pluma
de perfil estremecido
ojos de larga mirada;
defensores de la vida
hermanos de la palabra.






UNIVA

Madre,
            sobre tu hermoso seno
echado tiernamente, déjame decirte
el secreto de mi vida.
A tí que con profunda sabiduría
me sostienes.
Con la borrasca preñada de hedores
me sostienes.
Con el vacío de Dios en mi carne
me sostienes.

Donde el mundo alzado
se destruye.
Cuando el hombre al resplandor del oro
se destruye.
Con la confusión de relámpagos morados
se destruye.

Yo ví dibujarse en la frente
la esperanza.
La arruga luminosa
de esperanza.
Entre tus manos el mar de
la esperanza.
Sobre  pálidas ondas
la esperanza.
Desde la soledad absoluta
la esperanza.

En las mismas estrellas
la frente se ilumina
En los pálidos días
la frente se ilumina
En el ocaso sin barreras
la frente se ilumina .

Es UNIVA abriendo alegres pentagramas
y penetra la luz en la palabra dicha.
El canto de la alondra en la palabra escrita.
Y la pluma dibuja la idea en la palabra.

Es atalaya UNIVA, más allá de las nieblas,
de los labios quebrados, el carbón, la plata rápida
  el ruidoso llanto de ciudades cansadas.

Largos brazos  alcanzan  la
sangre-sol de otros mundos que
sin límites  oprimen
la arcilla de la tierra en el umbrío  verdor
de las selvas marchitas.

Madre-tierra, violada.
Tierra-hija, aterida.
Tierra-miseria de calientes tinieblas.

UNIVA, vasto mar sin cansancio.

Pensamiento sagrado, rescata
a Prometeo para los hombres todavía
Cuerpo puro;
para el alma fatigada,
esparce la fragancia
de los sueños que escapan.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada