lunes, 28 de julio de 2014

DARÍO SILVA SILVA [12.531]



Darío Silva Silva

Misionero, predicador protestante, escritor y periodista colombiano, nacido en Tarqui, (departamento de Huila), Colombia, el 17 de junio de 1938. Cofundador de Los Papelípolas, primer grupo cultural y literario del Huila.

Desde su adolescencia fue comunicador social, hecho que lo llevó a ejercer el periodismo político durante cerca de treinta años en distintos medios de comunicación. También fue empresario por algún tiempo del Telenoticiero Noticolor. Trabajó en emisoras de radio y noticieros de T.V. y fue columnista de algunos diarios regionales.

Antes de su conversión al cristianismo, fue estudiante y practicante de diversas doctrinas esotéricas, lo que llevó a la ruina económica y al borde del suicidio. Los detalles sobre su conversión y los hechos previos a la misma son narrados en su libro "El Hombre que Escapó del Ínfierno".

Ingreso al protestantismo

Alrededor de 1984 inició su formación como ministro protestante, se casa con Esther Lucía y junto con ella funda el 1 de septiembre de 1987 en Bogotá a Unión de Hogares Cristianos Casa Sobre la Roca. Los planteamientos de Silva-Silva sobre un cristianismo vitalista, actualista y verdaderamente solucionista que afecte a todas las culturas del mundo postmoderno se hallan presentados en su libro El Reto de Dios: Claves para una Iglesia Integral.

Estudios y preparación

El señor Darío Silva-Silva ha cursado varios estudios superiores:

Ministro del Evangelio con reconocimiento de la Sucesión Apostólica Histórica en rango Episcopal por la Traditional Episcopal Church
Doctor en Humanidades y Sagrada Teología del Saint James School of Theology and Seminary
Doctor Honorario en Humanidades y Sagrada Teología de Laud Hall Seminary
Doctor Honorario en Filosofía y Religión de Laud Hall Seminary
Doctor Honorario en Literatura Sagrada del Logos Christian College. Licenciado en Teología y Ciencias Religiosas del Seminario Mayor de la Iglesia Anglicana de la Gran Colombia.
Obras misionales y actividades[editar]
Es uno de los maestros invitados que aparecen en el audio libro del prestigioso escritor protestante Rick Warren, llamado “Una Vida con Propósito”, del cual su edición doblada al español fue grabada con la voz de Silva-Silva; y es director del programa de televisión Hechos y Crónicas, que se transmite por varios canales en Hispanoamérica y en 2011, la revista homónima.

Actualmente se encuentra radicado en Miami con su esposa, donde funge como Pastor de la sede Casa Sobre la Roca establecida allí; también es el presidente del Concilio Global de Casa sobre la Roca y dirige las diversas congregaciones que de esta denominación existen en el mundo

Adicionalmente realiza las veces de catedrático invitado de la Escuela de Estudios Continuados de la Universidad de Miami Koubek Memorial Center, es miembro del Consejo Consultivo del Logos Christian College de Jacksonville, es columnista permanente de las revistas Vida Cristiana y de Libros News, publicadas en Estados Unidos. Es invitado frecuente a espacios de opinión de las cadenas de habla hispana Univisión, Telemundo y América TV.

Distinciones y logros

Como comunicador social y periodista recibió el Premio Internacional AIDE de la Asociación Interamericana de Educación, en Buenos Aires, Argentina, 1978; la Orden en grado de Comendador del Congreso de la República de Colombia, 1981; el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, 1987; y la Orden Civil al Mérito José Acevedo y Gómez del Consejo Distrital de Bogotá, en la categoría Cruz de Oro, 1995.

Como líder y pastor protestante actuó como coordinador del diálogo que la Confederación Evangélica de Colombia entabló con el gobierno colombiano desde 1992, a propósito de la redacción de la Ley para las Libertades Religiosas, con ocasión de que la constitución política de 1991 no declaró a Colombia como un Estado confesional, como sucedía antes, sino que reconoció el derecho de libertad de cultos. En 1996 renuncia ante la Confederación.

La ciudad de Miami ha reconocido públicamente su labor ministerial, y por ello la Oficina del Alcalde y la Junta de Comisionados del Condado de Miami Dade proclamaron el día 15 de diciembre como el Día del Reverendo Doctor Darío Silva-Silva en el 2001. Posteriormente la Oficina del Alcalde y la Junta de Comisionados le honran con la entrega de las Llaves de la Ciudad de Miami en el 2002; y en el 2005 le distinguieron con la West Miami Gold Medallion por su notable influencia moral en la comunidad del Condado de Miami Dade.

Con motivo de su relevancia en el campo religioso, la revista Semana en el 2001 le incluyó en la lista de los “Cuarenta colombianos más poderosos de Colombia”, por considerarlo el líder religioso no católico más influyente de ese país.

Libros publicados

El Código Jesús
El Fruto Eterno
Las Puertas Eternas
Sexo en la Biblia
El Eterno Presente
Las Llaves del Poder
Sectas y Sectarios
El Reto de Dios
La Gran Solución
Los Protestantes en Colombia
El Engaño de la Nueva Era
El Hombre que Escapó del Ínfierno








Y el menor de los Magos –quien tiene la palabra-
se define en sus versos que son su abracadabra.
-Es exacto al Demonio y a Francisco de Asís.
Desde hace veinte años está en combate púnico
por conquistar el verso que lo adjetive único. 
Y entretanto se llama sólo: el gran aprendiz
Nos han denominado “Papelípolas” 
en honor al papel que es la parcela
donde van cosechando nuestras almas
las aguas fuertes de sus primaveras.
En honor al papel que sacrifica
su epidermis vegetal en las imprentas
para que sobre ella se patente
el tatuaje de añil de las ideas.
Somos seis sitibundos trashumantes del verso:
Buscamos la belleza con un prurito cruel. 
Y la belleza se nos presenta por instantes
pero se va de súbito y activa nuestra sed.
Pero en esos instantes que ella colma y arrulla
con el infiel prodigio de su estrella total,
fusionamos ladrillos de luz que van armando
Los edificios de una poética ciudad.-

Darío Silva Silva








EGO SUM

Yo soy, con este afán y este sosiego, 
y con esta amalgama de alma y barro;
con este padecer a que me amarro, 
y con esta alegría en que me anego.

Este canalla soy, y este bizarro.
Con este orgullo a veces, y este ruego,
con esta voz partida en agua y fuego;
con odio y con amor, risa y desgarro.

Yo soy. Lo he sido y siempre lo seré:
con este Dios adentro y este diablo,
con esta fe total y esta no fe.

Mitad Caín y Abel, y Saulo y Pablo;
con, y sin el escudo y el venablo. 
Yo he sido. Soy. Y siempre lo seré.





RUTA DE LÁMPARAS

La música es el sonido de la luz.

Transcribo la historia del hombre
ubicado en la cumbre del destino
como aljibe final de su sed misma.

Estrella refundida
en el nocturno de la palabra ADAM,
el alma necesita su límite de carne
como la rosa tiene su muralla de espinas.

Nuestros cuerpos son cántaros
llenos con el agua de la luz;
cada secuencia de la conducta humana
debe ser una primicia luminosa de frescura.

Estamos obligados
a dar constancia de nuestro contenido
al acunar los dedos
para arrullar el sueño de las flores 
y también al cargarlos de metales
para azotar la frente de los viles.

No ha de vivirse interinamente
sino en continuo testimonio de la verdad;
consignar en cada gesto una plenitud,
imprimir a cada paso un rastro eterno,
hacer tan larga nuestra corta vida
que su episodio menos importante
sea la muerte.

En los actos menudos de los hombres
deben vibrar los signos de la luz,
porque la vida es la permanencia de Dios
en una morada de músculos.

El poema es la vida
transmutando al milagro de la música
una lágrima inmensa
sobre cuya epidermis de espejo sensitivo
dibuje al hombre su comportamiento.

Una virgen desnuda
es la luz exiliada en la carne;
carne de las ideas
el poema estará libre de sombras;
será como los ojos de las novias
habitados de ángeles.

Llorar a solas es desperdiciarse:
el hombre necesita recipientes de su angustia 
y el verso fue creado
para vencer el miedode vivir en silencio.

Protagonista de mí mismo,
con mi música a cuestas,
ando la piel redonda del planeta,
a brazo partido
desbrozando la maleza de las sombras
para seguir la ruta de las lámparas.






ESPIRAL

En el principio era la poesía
sumergida en mi alma,
como está la guitarra sin estreno
llena de música.

El golpe repentino de tu amor
hirió la piel de mi silencio 
y el odre rebosado
desbordó su río de luciérnagas
en torno de tu sombra.

En su cauce directo al mar de las estrellas
a empujones de almas
mi verso va erigiendo la luz de tu destino
estatua a la memoria de ti misma.

Si tu impulso creador sigue nutriendo
este espiral de notas,
mis olas con tu nave
llegarán a la playa del milagro.






LAPSO

Tu arcilla gravitaba
incinerando casi sus alas
ante la zarza de mi soledad.

Mi alma estaba remota buscando 
en un lapso de nostalgia
la efigie de otra mariposa, imposible. 
Yo tan lejano a tu adorso límite
como ella a mi saudade.

De retorno a tu deseo
la mirada se me pobló de espanto
como los ojos de una rosa
que, de pronto consciente,
se viese cercada de púas.

La brisa hubo de acunar sus dedos
para evitar que se quebrara tu sonrisa
sobre el mármol del silencio mío.







PRESENCIA PRESENTIDA 

Te vi pasar ayer, mujer sin nombre,
Te vi pasar ayer, arcángel nuevo.
Tu clara imagen navegó en mis ojos
hasta llegar a mi alma,
hasta llegar al puerto.

Yo no te conocía. Pero te conocía.
Es decir, conocía de tus pasos la voz.
Me estaba taconeando las entrañas
desde la eternidad como un presentimiento. 
Yo la había oído siempre, pero siempre a distancia 
bajo la indefinida conformación de un eco.

Y ayer la sentí próxima.
Tanto, que en la impotencia de los pies
me floreció una sensación de miedo.

En el yunque auditivo
me sugirió tu cercanía en alfileres.
Se me posó en el pulso como un ala de fiebre.
Me fustigó la cara como un tránsito rojo, 
y se me hizo como alquicel de angustia
sobre el asta en delirio de las sienes.

Yo no quería mirarte. 
Pero quería mirarte. 
Y en un improntus sordo, volví 
–desorbitados- los ojos para verte
 y sucedió el milagro…!
 Un clamor de alborozos en el viento
Me anunció tu presencia…

Se me fugó la vida,
se me llegó la muerte. 
Y eras la misma, amor, eras la misma,
la que estaba esperando desde siempre.

La que en mi pecho aceleró relojes,
la que sembró mi tálamo de púas,
la que me puso el mar en las pestañas 
y en mi cerebro se volvió pregunta.

La que al fin ha llegado.
Pero tú no has venido.
Es tan sólo tu imagen
que le hurta longitud a este camino:
el camino que lleva de mi ser a tu ser,
no el camino que trae desde tu ser al mío
-porque de ti hacia mí, tal vez no haya camino-.

Puede ser que tú vengas, yo no sé.
pero es más posible que no vengas.
pero yo a ti sí iré. 
Yo te lo afirmo por la faz que llevas.

Pronto será mi viaje. Y cuando llegue,
te diré todo esto, y mucho más que esto,
o tal vez ni te pueda decir nada…

Qué contraposiciones tan extremas
-¿verdad, mi rosa diáfana?-
es que cuando te nombro -y yo ignoro tu nombre-
soy inconsciente de lo que me pasa.

Cómo me causas mal. Porque es lo cierto
que si mi mano dice estas estancias,mi boca
–congelada en la avidez-
no se puede empinar hasta tu oído
para clamar su júbilo de campanario en pascua.

Pero yo siempre espero
-porque yo siempre espero- y mientras tanto,
escucha el hondo grito que te juro:
Cuando la vida me verticalice
de este polvo sin Dios en que me tiene
desde hace tantos llantos tan recluso, 
yo buscaré tus ojos
-inconfundiblemente tuyos- y ellos
–redentores o crucificadores-
sentenciarán a mi sandalia el rumbo:

El rumbo claro que conduce a tu alma,
o el otro, el rumbo oscuro…




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada