viernes, 27 de junio de 2014

JUAN GARRIDO SALGADO [12.076]


Juan Garrido Salgado 


Nace en Chile en 1957. Ha sido ex prisionero político de la dictadura de Pinochet. Vive en Australia desde 1990. Ha publicado cuatro libros de poesía y sus poemas están publicados en revistas de Chile, Colombia, España , USA y Australia. Ha traducido al castellano el libro de una poeta australiana M. T. C. Cronin's Talking to Neruda Questions (Respondiendo a las Preguntas de Neruda) el cual fue publicado en Chile en 2005 por Ediciones Safo. Picaro Press, Sydney publico 2006-7, dos de sus libros: Once poemas en Septiembre de 1973 y Navegante Inmóvil que se enamoro del Océano. En 2008 tradujo al castellano del Inglés a 5 poetas aborígenes para ser incluidos en la Anthology Earth Mirror/ La Antología el Espejo de Tierra publicada por la embajada Chilena en Australia, el Centro de Estudios Koori y la Universidad de Sydney International Program Development Fund. Su Nuevo libro: Tango del Espejo de Dos Alma /The Tango- Mirror of two Souls, financiado por Arts SA (2007).



El General Vive, El Dictador Muere. 

Juan Rulfo le respondió a Borges:
Si, verdad. Después anda uno por ahí muerto haciendo como si estuviera uno vivo.


Tengo mi cárcel
Como un testamento de la lista del informe Retty.
A los torturadores de Borgoño nunca los vi,
sus voces fueron puños y electricidad. 

El general vive, el dictador muere
rico, asesino, corrupto y libre
como jubilado rechoncho y consentido.
Somos los otros los que se mueren día a día 
sin casa, ni trabajo y sin dignidad.

El general vive, el dictador muere.
Su corazón es piedra, no palpita
se apega su carne, se calienta.
Vuelve a dormir en el desierto
de sus pesadillas de ‘libertador de la patria’,
y ladrón a la patria.
Sus estrellas de General
alumbran las matanzas.
¿Dónde están? Las almas de nuestros compañeros y compañeras.

El general vive, el dictador muere
su cuerpo se hincha de maldad.
Su corazón es piedra
que no palpita, calienta el desierto de la injusticia.
Constitución manchada de sangre.
Constitución de leyes que son barrotes invisibles del poder.
Amarres de códigos que nos dan la democracia dura
con presos Mapuches de la ley antiterrorista.
Cuerpos que fueron semillas sin nombre, ni tumbas.

Soy un verso libre
con una cárcel en la memoria de la piel.

El general vive, el dictador muere.
Muerte que se negocia entre Dios y el Diablo.
El cielo no será su paraíso
Los ángeles de Lonquén y el Estadio Chile 
lo esperan sin alas, ni aureola sino con la espada de la verdad.
Las llamas no serán su purgatorio;
ya que el espejo del pasado esta en esas calles de Santiago,1973.

El General vive, el dictador muere
Hay más de 3 mil ojos que lo miran desde ese territorio sin nombre, ni tumba.
¿Dónde están? las ultimas miradas, sueños antes de ser devorados
por un fusil traidor.
El dictador ha muerto sin corazón
Tumbas que lo huyen y lo llaman al infierno del terror.
Tumbas que lo huyen, llamas que son cenizas de su maldad. 


Juan Garrido Salgado

Australia, 8 de Diciembre 2006






Cuatro partes de un poema para comenzar el día

Sueños

¿Dónde viajan los sueños
Cuando la humanidad
Se entretiene de ruidos?.




Amistad

Silueta de frutos cargados
entre los abrazos.




Hijos

Alegría,
comida del temor
muro del silencio
cruzando hacia el amor.
Ecuación de la pasión
dividiendo la vida
en
dos
partes
desiguales
del somos





Casa

Bello silencio
sepultado
de adioses
en la memoria.




La Casa de Eva y el Paraíso Familiar

Subo perdido
las curvas de los fragmentos
cerros de signos clandestinos
vuelo de mariposas a la eternidad del azul,
que aun laten en el corazón.
Rostros que viajan entre mis ojos.
Subo perdido
todo lo que fui
habitante clandestino de tus noches,
hojas sueltas que toman el vino en un verso del ayer.
Releo los apuntes políticos del cuaderno ausente,
el día era bajar
todas las escaleras de las tareas y la reunión.
Voces que daban pasos cerros abajo,
gaviotas humanas que picoteaban los panfletos.
Perros callejeros
que escarbaban la sangre de las protestas
como huesos duros de roer.




Algo de tiempo nublado

A Octavio Paz

Somos quienes tienen 
el dolor como manzana fresca en las manos
Aquí estamos mas cerca al llanto del otro 
que al agua de nuestra piel.

El coraje nos da el aroma de la dulzura
que necesitamos para levantarnos 
a amasar el mal del pan de cada día

Ah sí pudiéramos 
bailar el tango de nuestra propia muerte
Y ser pájaros rondando la huerta de nuestros sueños.
Ah sí pudiéramos
Bailar el tango de nuestra propia muerte
Y luego ser nube llevándose el cuerpo a los ojos de los demás
Pero la crisis del sistema financiero
nos labra muy cerca en la puerta,
nos labra como si nos hiciera
responsable del peligro y la agonía 
del Capitalismo. 

Ellos fueron los ricos del mundo
que amasan el mal
en nuestras costillas
con nuestras manos
con nuestros dolores 
con nuestra cesantía.
Si aun no hemos leído los Miserables de Victor Hugo,
Ni reconocemos la descomposición de esta historia
¿Dónde sobrevivirá nuestro corazón?
Si la madre muere 
que haremos con todo su amor 
que nos da como un lenguaje de otra realidad.
Que lugar crearemos,
Prepararemos, 
Trabajaremos para re-hacer la vida!!!

Ya perdimos los latidos,
Hoy solo lo virtual nos hace movernos de casa en casa.
Nos vamos enterrando en la oscuridad del futuro
Octavio Paz lo dijo:
El futuro al fin tiene cara
Entra a ver su rostro
En los ojos de la ocupación de las tierras Palestina.
Entra a curar las heridas en los cuerpos de miles de Iraquíes y afganis
Mutilados
Entra a tu corazón es la humanidad que gime, muere y sobrevive.
Entra a esa isla los ojos de los huracanes nunca destruirán el corazón
De los cubanos y su revolución ya que es un fruto del coraje.
Entra a la tierra del Territorio del Norte
El dolor es seco, árido a veces huele a alcohol pero su corazón es ancestral
Como sus espíritus del Dreamtime.
Entra a las tierras Indígenas Mapuche 
ve como juegan los niños con el Mapudumgun
como construyen su lenguaje , su cultura, su pasado
Ve que el único camino es dar muerte al futuro
Ese de la maldad, las guerras, el genocidio, 
ese que te prohíbe soñar otro mundo es posible.






Digo: la hermosa vejez de mis calles 

Las hojas se enamoran de Abril;
caen a la vereda de la nada
como si un beso fuera un gato 
lengüeteando la sombra de la luna.

El cielo esta gris 
en mis parpados lágrimas
gotas que humedecen el pavimento.
Ciego en la mirada
escapo de la cotidianidad.

Salgo del túnel que hablaba Joyce;
pedaleo y pedaleo el atardecer.
Los árboles de mi calle
tiran sus canas al aire.
Lluvia copa llenándose de olvido,
vuelvo a la ceguera del atardecer.

La soledad es una mueca seca 
desnudando el vació del cuerpo.






Señora Gabriela: 
Le estoy hablando sobre el país de la ausencia 

País de la ausencia, 
Extraño país,…
Soy de ese país de la ausencia, 
extraño país, de sus versos.
Tendremos abismo en el cuerpo 
profundidad de lo extraño,
atardeceres perdidos
fuimos ley, muerte;
antiterrorista por nombre
que acribillaron mil cuerpos
cuando ese país del terror,
del exilio, ese extraño país 
nos hizo tallar versos de la muerte.

Señora Gabriela;
a UD. la guerra le acribillo el alma,
sus versos fueron Desolación y Ternura.
Hoy nuestro país de la ausencia,
ese extraño país . sin edad feliz
ignora a sus hermanos Mapuche.
Ud dice: Perdí cordilleras en donde dormir.
Ellos perdieron su tierra en donde vivir.
Ud dice: Perdí el huerto de oro dulce del vivir.
Ellos perdieron la tierra dulce del soñar.
Ellos, terroristas por ley y el Estado
ley que da noche y sangre a los ríos .
Ley de sombras en la muerte y llanto a la luna.
Como si Quinientos y tantos años & 19 años de Dictadura 
fueran forestales y campos quemados
donde la riqueza se hereda 
y es ganancia del futuro.
Como si Quinientos y tantos años & 19 años de Dictadura
fueran fatalidad del poder
páginas de una historia ausente,
oculta en la injusticia
de ese país sin nombre
donde ud dijo: me voy a morir.






De vuelta a Australia

Aquí donde el valor 
No tiene el sabor del congri
Los poetas son poetas
Sin el lenguaje de la revolución.

Aquí donde el ser 
no sabe ser el somos 
Los obreros son obreros 
La jornada es un cadáver 
los hombros del individuo.

Aquí donde el mercado
es interés del Capital 
Los políticos son políticos 
los espejos rostro sin mañanas.

Aquí donde la vida es consumo
los empresarios son santos 
de nuestra devoción nos cuenta la historia 
en la noche fría para dormir mejor.

Los autos son algo así como nuestra casa
que nos abren la puerta al mercado.
En Cuba una guagua no llora
sino levanta la economía del que hacer. 






Camino hacia Bayamo

Para contemplar esas cosas
No hay que descifrar la niebla.
Hay que ser de niebla 
Y mirar hacia adentro.
Oscar Hahn


Cuando llegamos a Cuba
despertamos en la Habana
sin sueño, ni cansancio del llegar.

Despertamos con el sueño realizado
con la espera del abrazo y la palabra del amigo.

Allí no existe el rostro del consumismo
la oferta y la demanda ya no es valla ataja negro.

los carteles de la revolución; 
son espejos donde la pupila
penetra el pasado, pero cada calle es revolución

Vivimos la revolución 
donde la guagua es transporte publico
donde los padre e hijos son versos sencillos 
donde es posible vivir en otro mundo.

Vivimos la revolución; 
donde la vecina nos cuenta 
su historia con el Comandante 
y somos lectores de páginas 
que salen del corazón y la conciencia. 

Vivimos la revolución:
como en la escuela de Alejandro
niño que conoce a Martí y quiere ser como el Che 
y sabe que al visitar la Sierra Maestra 
la historia de su patria la ve con sus ojos, 
y los latidos de su corazón son puras victorias,
que rugen a lo lejos sierra adentro.






somos un juego 

Espejos árboles antiguos,
donde solo las hojas o los sueños
nos miran el interior.
Nubes al otro lado de lo que somos,
tristes
huellas
abandonadas
como una semilla 
que tu mano no quiso sembrar,
por miedo al calor agobiante
por miedo a la herida de otros vientos;
sin saber que yo me desangro en las aguas 
de este río que tú crearte para los dos.
Somos duda que engendra tormenta
de lo que aun no somos ante el mundo;
ante la imagen de hojas secas
de pájaros encerrados 
en las palabras que no pronunciamos.
Beso mordido por lo que llaman soledad,
sabanas sin tregua 
en cuerpos agonizando solo en cartas que nunca llegan.
Somos un juego Cortaziano,
Cronopios sin regreso 
a la patria del ayer.
Caracoles secos ante la búsqueda de tu vestido y tu puerta.
Soy, tal vez esa flor que volvió a crecer
y que tú me regalaste en el olvido 
Soy ese sueño que nació en la noche lejana 
hacia mi planeta de versos y locuras.
Soledad que lame otros nombres que nos hieren, 
que nos hacen llorar 
en un cántaro de greda milenaria
enterrada en la cárcel o la muerte
somos juego de la edad
de niños distraídos del regreso
de lo que ya no tenemos,
de lo que ya no nos alimenta el alma
y seguimos jugando 
sin risa, sin los padres, sin pelota, ni parques
en el montón de recuerdos
que me nos hieren la piel.
y seguimos jugando hasta que tu luna 
se pierda mas allá del horizonte del deber
o de la persona que llego ayer y promete quedarse no obstante su ausencia....





Algo sobre….Maria

La soledad esta en tu nombre 
me llama sin palabras
atrapado en las espinas ataja negro que vi en Cuba

Deje de ser fantasma, hojas escritas de mi juventud.
Soy, lo que aun no toco en el alma
Soy verso digital en las teclas de la noche 
Soy beso agotado en la distancia,

que escribe pasión del recuerdo.

Soy un poco de soledad, de dolor,
líneas que recibo de ella de vez en cuando.
Soy un poco de semilla, verso para Cuba solidaria 
La soledad es un galope veloz, helado y desnudo.
Tus labios empalan mi espejo sin tu piel. 






Mañana soy, Ayer seré 

Mañana soy: quien vuelve a mi es un niño
regalón del viento
abrasador de estrellas perdidas
soñador de paraísos casi invisibles
hambriento de panes duro por tantos años
jugador de lluvias entre calles de zapatos rotos
impaciente espera de la abuela en la esquina del amor. 

Ayer seré: Exilio, tortura, cárcel
Verso ahuyentado el olvido 
Verso enrabiándose en contra la injusticia.

Hijo, abuelo, padre 
Verso para amar lo que no tiene precio 




Un fantasma recorre la isla 

La pobreza no es un fantasma 
que come los sueños de la revolución.
La humildad tiene el rostro del coraje,
las manos de la lucha y el abrazo del amigo 
que nos brinda su hogar.

Los huertos se hacen tierra 
y le brota conciencia en una cebolla 
que da frutos para alimentar 
los 50 años de victorias. 
El mañana cargado en el presente:
leche, patria y revolución. 

Los bisnietos de Martí 
van a la escuela para ser como el Che. 






Invitación a la casa

Para Addys Santos Acosta 

Pintura y brocha 
la puerta abierta al azul del Océano

Pintura y brocha 
tres mujeres nos reciben 
y nos dan un cóctel de belleza y compromiso.

Pintura y brocha
entramos con palabras que son pájaros
y nos invitan a volar

Pintura y brocha
La manos nos muestran el color de la solidaridad
Matta es hermoso en la sala de la revolución


Pintura y brocha 
Todo es preparación del aniversario
libros, versos, color y amistad
la revolución es casa habitada de verso y belleza.

Pintura y brocha 
Ventanas que son espejo donde se mira al ausente
Ventanas que son espejo donde se mira el presente.

Pintura y brocha 
Regalos y amistad
Aquí va un verso de amor 
Para la casa de las Américas



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada