jueves, 19 de junio de 2014

IDALIA MOREJÓN ARNAIZ [11.948]


Idalia Morejón Arnaiz

Idalia More­jón Arnaiz (Cuba, 1965)
Rad­i­cada desde 1998 en Brasil, escritora y pro­fe­sora de Lit­er­atura His­panoamer­i­cana de la Uni­ver­si­dad de São Paulo, es ya desde hace un tiempo una de las voces autor­izadas en la dis­cusión sobre los años sesenta en Lati­noamérica. No sólo porque su libro Política y polémica en América Latina ( Edi­ciones de Edu­cación y Cul­tura, Méx­ico, 2010) sea lo único que se ha edi­tado entre nosotros sobre el tema, sino porque sus ensayos, muchos de ellos en otras lenguas, han ido abriendo un espa­cio de lucidez sobre ese momento donde, más que la Rev­olu­ción cubana o los movimien­tos de lib­eración por todo el con­ti­nente, lo que estaba en juego era un par­a­digma int­elec­tual y político. Par­a­digma que hasta ese momento había tenido muy pocos prece­dentes en Lati­noamérica (si excep­tu­amos algunos de los nom­bres del siglo xix), y donde al com­pro­miso total exigido por la izquierda rad­i­cal más ran­cia habría que sumarle el debate fal­lido, la manip­u­lación, la cen­sura, el miedo… Idalia, quien tam­bién es autora del libro de ensayos Car­tas a un cazador de pájaros (Letras Cubanas, La Habana, 2000) nos hace lle­gar, desde las pausas que le per­mite su nuevo libro sobre exo­tismo y lit­er­atura en América Latina, sus respuestas.




fugacidad de mi especie

Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos. 
-Friedrich Nietzsche.



traga rencor como si fuera saliva
cicatriz delgada y sin relieve 
eterna
como  mano de hierro estampando una firma







desasosiego

1

blanquita blanquita
como el coco
de tan transparente que quiere ser
muñequita sin misterio
cáscara de frutas
secas



2

corre que se te va la idea
aprovecha que te queda poco
poca  yerba  y no es
yerba mate
taragüí



3

estruja el celofán del caramelo ejemplar que es
tu carácter
empuja a tu locura para que se mueva de lugar
la locura no va ahí
está colada
que entre  que no entre que se quede
silbando junto al marco de la puerta
hasta que se canse y pida agua



5

apúrate que se te va el instinto
no le digas a nadie lo que quieres
hacer
con la poesía no hay
misterio







intervalo en covadonga

se acerca a la ventana para saber si la luz  es todavía suficiente
solamente el calor que le enrojece el brazo
rígido entre los marcos
podría traerle una respuesta

nada demasiado estrepitoso
a no ser la previsible caída de una fruta solar allá en el fondo

se adentra en el sendero para saber si el silencio es todavía imperceptible
solamente el pájaro que vive en el mangal podría traerle una respuesta

nada demasiado revelador
a no ser el instante en que otra fruta se desprende y suelta su chasquido

la tierra
en este tramo del camino
es totalmente plana
tanto
que desde muy lejos se divisa el resplandor que envuelve a dos hombres a caballo

“algo devastador contiene ese paisaje de yerba rala y trillos solitarios cuyo lugar es el tiempo”
escribe en su diario cuando el brazo
finalmente
se aparta de la ventana para refugiarse en la sombra

conmemora
con esto
un nuevo día de oscuridad






victoria’s secret

dios es bonito como un galán
verdaderamente interesante
perfumado y sedoso
me cuenta historias mientras preparo
comida fría para la semana
“lave esta herida”
“rece por mí”
dios me acompaña en el subsuelo
lo que yo quiero es pasar la estratosfera

somos como el día y la noche
dice
y yo convengo

siempre que le hablo del fin
él guarda un largo silencio
yo le brindo
otra oportunidad






japonesita tropical

¿por qué estoy triste este verano
si la luz violeta en el pantano es todo mi anhelo?

¿para qué hablar de los rosales
o de los grillos no literarios
que durante años crujieron como viejos balances junto al fuego?

boca temerosa del nombre
mente ofuscada por el todo incomprensible
vuelve a la posición fetal de tus insomnios





carta natal

pasas demasiado velozmente degradando el valor de las formas que te acogen
formas carentes de vanidad
esclava de la contemplación
ciega ante la claridad que vive en los contornos
tu falta de audacia te obliga a transformar
el destino en extrañas coincidencias
con desgano te resignas
a aceptar el esplendor
que dura sólo un instante





estudio sobre el método palmer

las mejores cartas se escriben en la mente
luego se olvidan
o mi lengua-espada las mutila
en la boca siempre ese rictus de quien está a punto de decir algo importante
pero bah




teatro no

conciencia total del fracaso
no haces ni harás
descuartizada por las buenas intenciones
a nadie le interesan los fragmentos
admitirlo es para ti un buen comienzo de otra vida
en otro sitio
¿acaso podrás realizarla?
lo has pensado bien
nada te ata más que tu deseo y tu deseo
va contigo a todas partes
padeces un romanticismo morboso
una fiebre de inmanencia y una falta de valor
que te degradan
has comprometido tu sangre en anécdotas que el tiempo
otros hechos
irán vaciando de significado
irresponsable
pronuncias las palabras siempre
nunca
como quien espera
una segunda oportunidad





po-ética

más profundo que un pozo de agua fresca
y no tiene que ser
un poema







Traduções: Régis Bonvicino


intervalo em covadonga

chega perto da janela para saber se a luz é ainda suficiente
só o calor que lhe avermelha o braço
rígido entre os marcos
poderia trazer-lhe uma resposta

nada muito estrepitoso
a não ser a queda previsível de uma fruta solar, ali, no fundo

se adentra na vereda para saber se o silêncio é ainda imperceptível
só o pássaro que vive no mangueiral poderia trazer-lhe uma resposta

nada muito revelador
a não ser o instante em que outra fruta se desprende e crepita

a terra
nessa trama da trilha
é totalmente plana
tanto
que, de muito longe, se divisa o resplendor que desvela dois homens a cavalo

“algo devastador contém essa paisagem de erva rala e trilhas solitárias cujo lugar é o tempo”
escreve em seu diário quando o braço
finalmente
se aparta da janela para refugiar-se na sombra

comemora
com isto
um novo dia de obscuridade





victoria’s secret

deus é bonito como um galã
verdadeiramente interessante
sedoso e perfumado
me conta histórias enquanto preparo
comida fria para a semana
“lave esta ferida”
“reze por mim”
deus me acompanha no subsolo
quero migrar para a estratosfera

somos como o dia e a noite
disse
e eu concordo

sempre que lhe falo do fim
ele guarda um largo silêncio
e eu o brindo
com outra oportunidade





japonezinha tropical

por que estou triste neste verão?
se a luz violeta no pântano é todo o meu anelo?

para que falar das roseiras
ou dos grilos não literários
que, durante anos, crepitaram como velhas cadeiras de balanço junto ao fogo?

boca temerosa do nome
mente ofuscada pelo todo incompreensível
volta à posição fetal de suas insônias






carta natal

passas depressa demais degradando o valor das formas que te acolhem
formas carentes de vaidade
escrava da contemplação
cega ante a claridade que vive nos contornos
tua falta de audácia te obriga a transformar
o destino em estranhas coincidências
entediada te resignas
a aceitar o esplendor
que dura só um instante





estudo sobre o método palmer

as melhores cartas se escrevem na mente
logo se perdem
ou minha língua-espada as mutila
na boca sempre esse ricto de quem está a ponto de dizer algo importante
porém bah!





teatro nô

consciência total do fracasso
não fazes nem farás
esquartejada pelas boas intenções
a ninguém interessam os fragmentos
adimití-lo é para ti um bom começo de outra vida
em outro lugar
acaso poderás realizá-la?
pensaste bem
nada te ata mais que teu desejo e teu desejo
vá contigo a todas as partes
padeces de um romantismo mórbido
uma febre de imanência e uma falta de valor
que te degradam
comprometeste teu sangue em anedotas que o tempo
outros fatos
vão esvaziando o significado
irresponsável
pronuncias as palavras sempre
nunca
como quem espera
uma segunda oportunidade




po-ética

mais profundo que um poço de água fresca
e não tem que ser
um poema


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada