sábado, 21 de junio de 2014

HORACIO OLIVOS Y CARRASCO [11.977]



Horacio Olivos y Carrasco 

Chile, 1872-1917





DE ALBA

Flota un blanco perfume. Junto al lecho
mi novia calza su escarpín de seda,
y, como Venus de la espuma leda,
surge sonriente del nidal deshecho.

Sus bronces y sus lacas en acecho
la atisban desde el piano. Ella se enreda
los cabellos dispersos, y se queda
contemplando las formas de su pecho.

Una sonrisa espléndida ilumina
su virgíneo semblante de alabastro
con arreboles de carmín de China.

Y atraviesa el boudoir, dejando un rastro
de claridad exótica y divina
cual si pasase entre la sombra un astro.






HORA DE JUERGA 

Los marqueses del Ensueño rememoran sus quince años: 
señoritas Ilusiones, os espera el parque abierto.. .. 
suenan rítmicos violines, ritman cánticos extraños 
que van pronto diluyéndose en el ámbito desierto. 

Flotan sombras en el parque. Bajo el arco de las luces 
cruzan, pasan fugazmente, como sombras, las parejas; 
y hay aromas enervantes de nelumbos v altramuces 
en el aire voluptuoso que modula cosas viejas. 

¡Oh, los nobles del Ensueño! En el parque, los marqueses 
tienen cisnes, grullas, gansos, que chapuzan en las ninfas; 
con los mármoles helenos, lucen pórfidos franceses; 
faunos, sátiros, eunucos y "dicóbolos y ninfas. 

Los helechos de las islas, en las largas avenidas, 
agigantan sobre el suelo sus ramajes de altos picos 
y las palmas tropicales (del país de los druídas) 
ensombrecen los senderos con sus verdes abanicos. 

Señoritas Ilusiones, os espera el parque en fiesta; 
serán vuestras las estatuas de las Venus y los Eros, 
y los cisnes del estanque y el frú-frú de la floresta, 
y el misterio religioso de los cómplices senderos. 

Pan insufla en su carrizo leve y rústico motivo, 
Pan celebra los quince años con sus flébiles canciones; 
se os permite la vagancia por un lapso fugitivo; 
vuestras son todas las sendas ¡oh, mis dulces. Ilusiones! 

A compás de las gavotas vuelan francas alegrías; 
los marqueses del Ensueño rememoran sus quince años; 
sean vuestros tantos goces, vuestras dichas sean mías, 
que después, mis Ilusiones, ya vendrán los Desengaños...-





EN LA SOMBRA 

La noche reina. En el huerto 
céfiro duerme. Las liadas 
cruzan el cielo desierto 
enamoradas

Flota en la atmósfera cálida 
blando perfume de amores; 
brilla la luna mAs pálida 
entre las flores. 

Duerme en las ramas la lira 
que antes pulsara mi Musa; 
y Hécuba, triste, suspira 
toda confusa.

Cuelga el Amor las escalas 
para que ascienda Romeo, 
mientras despliega sus alas  
el dios Dereo. 

Ya la Morgana doncella 
se hunde en la diáfana linfa; 
sigue, curiosa, su huella  
cándida ninfa. 

Sordo tropel de Centauros 
que, huyendo veloz, se aleja; 
y cabecean los lauros 
allá en tu reja. 

Las ondulantes Walkirias 
bailan su alegre gavota, 
cual las mujeres asirias 
dc terra cotta. 

Sale a rondar la indiscreta 
ronda de silfos alados, 
ora en la altiva meseta, 
ora en los prados. 

Venus sonríe, y, opreso 
quizá, su espíritu amante 
da al dulce Adonis un beso 
en ese instante!

Pan se ha quedado sin pauta. 
Pan está triste. Algún gnomo 
desafinóle la flauta 
sin saber cómo! 

Todo, en silencio, reposa; 
reina una calma profunda; 
Dafne se pierde amorosa. 
meditabunda. 

Y en tu balcón entreabierto 
do están tus flores inermes, 
vela mi espíritu yerto 
mientras tú duermes.. . .! 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada