lunes, 12 de mayo de 2014

HELEN ADAM [11.660]



Helen Adam 

POETA PRECURSORA DE LA BEAT GENERATION,
(2 de diciembre de 1909 en Glasgow, Escocia - 19 de septiembre de 1993 en la ciudad de Nueva York ) fue una poeta escocesa, participante activa en el Renacimiento de San Francisco, un movimiento literario contemporáneo a la Generación Beat que se produjo en San Francisco durante los años 1950 y 1960. Aunque a menudo asociada con los poetas beat, ella más exactamente sería considerada una de las predecesoras de la Generación Beat.


PREMIOS:

1981 American Book Award

PUBLICACIONES:

The Elfin Pedlar and Tales Told by the Pixie Pool , 1923
Charms and Dreams from the Elfin Pedlar's Pack , 1924
Shadow of the Moon , 1929
The Queen O' Crow Castle , 1958
Ballads , 1964
Counting Out Rhyme , 1972
Selected Poems and Ballads , 1974
Ghosts and Grinning Shadows (a collection of short stories), 1977
Turn Again to Me and Other Poems , 1977
Gone Sailing , 1980
Songs with Music , 1982
The Bells of Dis , 1984
(With Auste Adam) Stone Cold Gothic , 1984.
"San Francisco's Burning", 1985
A Helen Adam Reader . Edited with notes and an introduction by Kristin Prevallet , 2008.




Poemas traducidos por: Ignacio Villaro Gumpert 




LA REINA DE CASTRO CUERVO (fragmentos) 

Negros pendones restallan al embate de la oscuridad 
Desde la torre de Castro Cuervo vuela 
 una chispa roja 
Insensato el hombre, cuando baten las brunas banderas 
que a la Reina del Castro del Cuervo desposa 

[...] 

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ¡Grazna! 
Baja en picado, trajín de trasgos horrísonos aullando 
 Se abren brechas, crujen cráneos, 
 golpe de badajo, mazazo, polvo y ceniza, 
 muerto al hoyo, muerto al hoyo, 
grazna el grajo, rompe, rasga, 
el ocho eres tú. 





THE QUEEN O’ CROW CASTLE 

Black banners beat in the onrushing dark 
Frae the tower o’Crow Castle there flies 
 a red spark 
Rush is the man, when the black banners blow, 
Wha weds wi’ the Queen o’ the Castle o’ Crow 

[...] 

Ain, twa, three, four, five, six, seven, Craw! 
Swaked doon, bogle bit, caught up skirlin’, 
 brains brackled, skulls crunched, 
 clapper clawed, dunted, dust and ashes, 
 dead gone, dead gone, 
Kra, raw, clap, slap, 
Eight will be you 





APARTAMENTO EN TWIN PEAKS 

Recuerdo, cuando la luna clara brilla, 
cómo a mi esposo al oído le decía 
cual el dentista que indica «abra la boca» 
«¿es que no me vas a dar lo que me toca»? 

«¿No has de ser el anfitrión gentil que tiene 
a gala un hogar brindar como conviene? 
Cuando vengan mis amigas de visita, 
quiero alfombras de la puerta a la salita.» 

Luego en la alfombra sangró, tras formidable 
lid con las fauces de la cama plegable. 
Berreó cuando le engulló la aspiradora 
para en bolsas escupirlo en buena hora. 

Por Twin Peaks rodó su cráneo risco abajo. 
Los chihuahuas de Maud remataron el trabajo. 

[...] 

Otro espectro carcomido, otro hombre ido, 
otro esposo tibio al cuerno: despedido. 
Servidos aún más fríos que sus votos conyugales, 
sacien con sus huesos los chihuahuas otros males. 






APARTMENT ON TWIN PEAKS3

I remember, when the moon shines clear 
How I’d whisper in my husband’s ear 
Like a dentist saying “Open wider” 
“Don’t you want to be a good provider?” 

“Don’t you want to be the gracious host 
In a lovely home of which you’re proud to boast? 
When my girl friends come to call 
We’ve got to have carpeting from wall to wall.” 

After the carpeting he fought and bled 
Trapped in the jaws of the Davenport bed! 
He screamed as he vanished up the vacuum spout. 
In tripled-sealed bags it spat him out. 

We chased his skull across the Twin Peaks stones. 
Maud’s pet chihuahuas ate the rest of his bones. 

[...] 

Another gnawed ghost, another gone man, 
Another mild husband in the garbage can 
Served up colder than his marriage vows 
On his bones let chihuahuas browse. 






COPLAS DE MARGARETTA 

En Ámsterdam, ciudad vieja, 
tañen campanas al vuelo; 
todo el día repicando, 
surca su cháchara el cielo. 

Joven soy en ciudad vieja, 
con el corazón marchito. 
Y las campanas proclaman: 
«Todo ser está bendito.» 

En Ámsterdam, ciudad vieja, 
sola tras una vitrina, 
con mis ligas de lamé por todo atuendo 
y en la mano una bujía. 

Los que pasan por mi vitrina encendida 
me miran de arriba abajo: 
otra bagatela en venta 
de un turístico mercado. 

Allí paso días y noches 
de furia, vergüenza y vicio. 
Joven soy en ciudad vieja, 
practicando un viejo oficio. 

Y en el cielo las campanas 
a mi corazón extinto 
le susurran dulcemente: 
«Todo ser está bendito.» 





MARGARETTA’S RIME 

In Amsterdam, that old city, 
Church bells tremble and cry; 
All day long their airy chiming 
Clavers across the sky. 

I am young in the old city, 
My heart dead in my breast. 
I hear the bells in the sky crying, 
“Every being is blest.” 

In Amsterdam, that old city, 
Alone at a window I stand, 
A spangled garter my only clothing, 
A candle flame in my hand. 

The people who pass that lighted window, 
Looking me up and down, 
Know I am one more tourist trifle 
For sale in this famous town. 

Noon till dusk at the window waiting, 
Nights of fury and shame. 
I am young in an old city 
Playing an older game. 

I hear the bells in the sky crying 
To the dead heart in my breast, 
The gentle bells in the sky crying 
“Every being is blest.” 






ÚLTIMAS PALABRAS DE SU AMANTE 

Graznó el loro tuerto: 
«¡Mejor muerto! ¡Mejor muerto!» 
En la pared murciélagos hallaban acomodo. 
Las sábanas del lecho 
eran plomo, eran plomo en mi pecho 
y en torno el polvo cubría todo, cubría todo. 

Una nube negra, aciaga 
cual mortaja, cual mortaja, 
bañaba un cielo agónico amenazadora 
y bajo mi piel mis huesos 
elevaban un coro lastimero: 
«¡Déjanos salir! ¡Salir! ¡Llegó tu hora!» 
«¿Y dónde iréis vosotros, 
mis huesos quejumbrosos, 
cuando mi cuerpo no sea más que polvo yerto?» 
«Correremos hasta 
tu dama, tan casta,
a prenderla con lujuria de esqueleto.» 

« Sí, esqueleto, aprisa, 
ve a aquella tan altiva, 
tan fría, más fría aún que la piedra. 
La que desdeñó 
los goces de mi amor 
que cate ahora el beso de mi calavera.» 

«Su favor ganaremos 
—bajo mi piel rieron— 
con un requiebro helado que le plazca 
más que el carnal frenesí. 
Sin esperar a un “Sí” 
tumbaremos a tu dama tan casta.» 

«Se merece tal suerte 
—rezongaron—: ¡la muerte!» 
Mas terció el corazón con un suspiro: 
«Concededle el perdón. 
Su belleza bien valió mi dolor, 
pues contemplar su rostro era estar vivo.» 

Me estremecí entonces 
al musitar su nombre 
y abrí los ojos a la luz del día. 
Mas graznó el loro tuerto: 
«¡Mejor muerto! ¡Mejor muerto!» 
Así que los cerré a una noche infinita. 






LAST WORDS OF HER LOVER 

The bald parrot said, 
“Better dead! Better dead!” 
The bats nestled thick on the wall. 
The sheets of my bed 
Felt like lead, felt like lead 
And dust smothered all, smothered all. 

A glum thunder cloud 
Like a shroud, like a shroud, 
Flowed over the vanishing sky, 
While the bones ’neath my skin 
Raised a querulous din, 
“Let us out! Let us out! Time to die!” 
“Oh! where will you run 
In the beams of the sun, 
Snarling bones, when my body is dust?” 
They replied “We will haste 
To your lady so chaste.
And seize her with skeleton lust.” 

“Yes, skeleton, run 
To that arrogant one 
Who is colder, far colder than stone. 
She who refused 
The delights of my love, 
Let her try the embraces of bone.” 

“Her favour we’ll win” 
Laughed the bones ’neath my skin 
“With a chill wooing more to her taste 
Than the fires of the flesh. 
Never waiting for ‘Yes’ 
We will tumble your lady so chaste.” 

“She deserves such a fate.” 
Croaked the bones in their hate. 
But my heart sighed “Forgive her, forgive. 
Her beauty” it sighed 
“Every pang justified. 
To look on her face was to live.” 

Then shaken with flame 
As I whispered her name, 
I opened my eyes to the light. 
But the bald parrot said, 
“Better dead! Better dead!” 
So I closed them on infinite night.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada