lunes, 14 de abril de 2014

VICTORIA ALDUNATE MORALES [11.531]


Vitoria Adulnate Morales 

(Chile, 1961)
Es militante chilena, integrante de la colectiva Memoria Feminista (/feministautonoma.blogspot.com), feminista autónona, escritora y comunicadora. Durante la dictadura militar, estuvo exilada en Argentina y ex URSS. Hoy es colaboradora de medios independientes como estocolmo, kaosenlared, deigualaigual.net, feministas tramando, rompiendo el silencio, la haine, entre otros…Es directora del periódico feminista "Puntada con Hilo" 1994-1997 y trabaja en casas de acogida a mujeres en situación de violencia en Chile. 





POEMAS DE VICTORIA ALDUNATE MORALES



SUBJETIVAMENTE EN EL SUDESTE MÉXICANO

Subjetivamente
testarudamente
despierto en enero con la cabeza hecha un torbellino
apurada por comprar el diario
ansiosa por leer cómo El Mercurio se lamenta 
del añejo suceso acaecido en el sudeste mexicano.

No es tan subjetiva la esperanza 
y la Historia no había muerto
sólo estaba dormida. 
Millones de almas se reconstruyen desde ese día 
y ya ves una sonrisa cómplice en la punta de la lengua 
está uniendo a tantas gentes silenciosas y maravilladas.

Tú lloraste despacito esa mañana
el tajo abierto latió en tu pecho 
y aún intentas reanudar tus sueños moribundos.

¿Yo? 
Yo pude suavizar mi pecho.







SOY SOBREVIVIENTE

Soy india, wuacha y loca
Soy negra, gitana, judía y palestina
Peruana, boliviana y migrante
Soy mestiza, latina y blanca.
Soy sobreviviente.

Soy pobre, pobladora, trabajadora
cesante, ambulante y explotada.
Soy puta, vendo flores por las noches,
pido limosnas y canto en las micros.
Coso ajeno, lavo ajeno, limpio ajeno,
pero soy propia y rebelde.
Soy sobreviviente.

Soy niña, jóven, adolescente y vieja.
He sido monja para no casarme
Me he matrimoniado para salir del yugo paterno
He abandonado a un hombre para no ser esclava
Soy sobreviviente.

Soy okupa, activista, anarquista, pensadora, escritora…
y otras veces, me hago la tonta...
Soy terapeuta, comunicadora, monitora y autodidacta
Soy ecologista, pacifista, animalista, vegetariana y vegana
Y otras veces doy la guerra con uñas y con dientes
porque soy sobreviviente.

Soy lesbiana, maraca, amante de un hombre o de varios
Amo, deseo, quiero y desespero…
Visto señido, corta la falda, escote abierto…
O no muestro nada
¡No porque No! 
Y No ¡porque No es No!
Tapada
para que no me vean
para que no me acosen
para que no me vendan y me compren 
para que no vean quién de verdad soy
Aunque soy quien soy
y la que quiero ser, soy.
Estoy viva, lo confiezo
Soy sobreviviente. 

No he ido de blanco, jamás
no me sienta, no es mi color
me invisibiliza, me absorve, me devora
No he usado tacos altos, nunca
me caigo, me enlentecen, me enferman, me idiotizan
Soy defectuosa, no me caso, no me embarco, no me someto
Soy madre, sola y sexual.
He abortado porque he querido
He parido porque me han obligado
He parido por deseo propio
He parido y he aprendido a amar
Vivo sola, a mí me tengo, conmigo me basto y no me sobro
Soy sobreviviente.

Amo la tierra, la luna, las bestias y a las diosas
Soy bruja, divina, urbana, campesina, hipi y volada
Soy rockera, romántica, folclórica y popular
Soy roja, negra, rojinegra y sobretodo morada.
He sido golpeada, torturada, abusada y violada
He sido presa política, rea común y mujer maldita
Soy sobreviviente.

Soy perseguida, culpabilizada, juzgada, 
condenada, burlada y calumniada
He sido quemada, odiada, temida y avistada.
He sido ignorada, negada, obviada 
y eliminada de la Historia, de la Ciencia y de la Filosofía.
Pero soy sobreviviente.

He sido trastocada, distorsionada, olvidada, difuminada
Se han cooptado mis palabras y mis símbolos
Se han confudido mis ideas
Se han experticiado mis pensamientos
Se han psicologizado mis propuestas
Se han vaciado mis consignas
Se han aprovechado de mis luchas
Pero, quieranlo o no, soy feminista, radical y autónoma 
porque soy sobreviviente.







QUEDO EN DEUDA CONTIGO

Yo solo quiero saber si en el día o en la noche
en la calle o en la cama
en materia y en espíritu
en pecado o pureza 
sin constar o constando la vida cotidiana
puede mi mano tocar la tuya
mis labios tu boca, mi cuerpo el tuyo 
y si puedo pensarte en los besos 
en los sueños dentro de los sueños
en la fe y en la palabra. 
Todo, sin quedar en deuda contigo.

No es que pida permiso 
es que pregunto: 
¿Puedo amarte todavía sin entregarme a tu arbitrio? 
No es que me imponga tampoco
es que simplifico: 
¿Puedo contenerte todavía sin obedecer tus deseos?...
…Y sin quedar en deuda contigo.

¿Sólo quiero saber si este amor exclusivo
cual condena del que me hablas
si tenerme presa como quisieras
si tapiar la entrada para todos
para cualquiera
para alguien
exacerba tu espíritu de pirata nunca crecido y paga la deuda contigo?

¿Sólo quiero saber si hacer de mí tu tesoro engañoso
el que lleva tu apellido
limpia tu casa y pare tus hijos
emociona tu cuerpo macho y paga la deuda contigo?

¿Sólo quiero saber si aún perdida como me dices que soy
con la puerta abierta
estéril y sin nombre
puede mi sexo tocar el tuyo
mi boca tu hombro
mi mano tu ombligo 
y todo sin quedar en deuda contigo?

Yo solo quiero saber...

Y es que, prefiero quedar en deuda contigo







A JAVIERITA

El dolor ronda
tiene nombre,
género, historia y memoria.
Su rostro es pequeño
sus manitas de niña…
Niña lastimada por la sinrazón…

No hay derecho
No hay razón
No hay remedio
Si callas, otra vez perecerá
Si callas… la complicidad inundará esta historia femenina de nunca acabar.
Si callas, tú también matas, torturas, alientas la agresión.

No cierres la puerta, la ventana ni tu corazón
Rescata tu capacidad de ver
Mira desde otro lugar
Habla, grita, apoya
DENUNCIA PARA QUE NUNCA MÁS…







PARA QUÉ
Surgiste del caos
Revolviste todo 
Todo, dentro mío
Hiciste y deshiciste…
Y a tu antojo
¿Para qué?

Me dejé hacer
Acepté el sonido de tu voz, tus sueños, tus delirios
Las heridas muestran que soy responsable
Los dolores dicen que yo estuve ahí
Que te oí
Que te sentí
Que son parte de lo que gané
…¿que gané?
¿Para qué?

Revolviendo todo a la inversa, es el camino.
Trastocándote…
Dando vuelta todo lo que aplastaste
Moviendo dentro mío el silencio
Los sueños
Las palabras que surgen de pronto como bombas en mi cuerpo
Haciendo que todo desaparezca
Pero es que nada desaparece, todo, siempre, se queda
Porque la memoria no se borra jamás del cuerpo
Nada desaparece, todo se transforma
Eso lo aprendimos los dos y juntos, 
(buenos alumnos de los años oscuros).
Transformarlo entonces
En gritos, 
escritos,
en versos…
¿Para qué?

Nunca aprendo
¡Nunca, pero nunca!
No hay neurona que resista
(Son femeninas las mías)…
Mira como lucen, igualitas a las de todas.

Nunca aprendo
¡Nunca, pero, nunca!
No sé si quiero aprender
¿La vida cambiaría si aprendiera?
Sería el día más claro 
La noche menos silenciosa
Los versos menos certeros
¿Aprender?…
¿Para qué?







NO SE JUNTAN TUS OJOS CON MIS OJOS

Tu espalda 
tus hombros
tu cuerpo me delatan 
porque los deseo.

Si tuviera tu cuerpo no olvidarías el mío
Si tocara tus labios…
¡Ay si los tocara!

Miro tus ojos,
aquellos que dices que se juntan con los míos.
¿Se juntan, realmente?, te interrogo,
y no respondes porque no te atreves
Doy vueltas en la cama
mientras recuerdo tus palabras colonizadoras.

¿Para qué?, te pregunto, 
pero no obtengo respuesta.
(El silencio es la pasión de los abandonadores).
Amas sin entregarte
Deseas sin expresarlo
Me buscas sin identificarte.
Nada para ti es como para mí
No te colocas en mi lugar
porque estás en otro lado.
Me lees, me buscas, me persigues
Pero jamás te atreves a decirlo.







IMPERDÓN 

Las cicatrices siguen en mi alma
Cada septiembre me gritan.
(Septiembre fascista, doloroso, persecutor
adorador de la miseria y el capital).

Son también mis cicatrices 
y no callan
son dolorosas y rebeldes
A veces también se ríen 
porque quieren
porque pueden
y porque mi risa hace ruido entre las tumbas que ellos ocultan

Mi risa es estridente y al menos molesta a los cómplices…
Mis cicatrices no callan porque yo no quiero
no callan porque yo no olvido
no callan porque son mi historia.

Me rebelo y miro atrás
porque, feliz y sana, desobedezco el mandato de cualquier castigador
No me asustan sus amenazas…
…o me asustan, pero lo enfrento.
Mis cicatrices lo mismo
porque a veces se mandan solas
(son autónomas) 
y si ellas pueden vivir y bailar
entonces yo también

Lo que es yo
miro a dónde quiero
cuánto quiero
cuándo quiero
Y como quiero.







EL FIN DE LA HISTORIA

Leíste a Fukuyama.
Un día comenzaste a relativizarlo todo. 
Que esto no era tan malo, 
que al final de cuentas a una noche siempre le sigue el día, 
que el mundo es redondo, 
que sólo da vueltas. 
Que no hay nada que hacer. 
Que seguro la tierra tenía que seguir girando. 
(Incluso con las Alamedas tapiadas). 
Que tu pega tediosa con contrato seguro y tarjetas de crédito 
te había sacado del encierro de las ideologías. 
(Y del centro ti)
Otro día comenzaste a renegar. 
Con desprecio hablaste de los tiempos en que soñábamos. 
Con sorna recordaste nuestra barricada esa noche del apagón 
y casi imperceptiblemente me acusaste de subjetiva 
enterrando en mis ovarios tu desesperanza amarga. 
- ¡Tampoco fue para tanto!- declaraste. 
Vi como un puñal se te clavó en medio del alma 
y sé que no te has dado cuenta de que aún lo llevas porque no sangras. 
Es que el desencanto te ha estado aniquilando el lugar de la esperanza.

Yo, siempre necia, 
dándole la contra al orden de las cosas 
te lloré, 
en vez de algunos días y sus noches, 
varias noches y sus días. 
Primero con resentimiento por haber renunciado, 
después con rabia porque te llevaste de contrabando nuestras elucubraciones. ¿Para qué? 
si sólo pudiste vaciarlas. 
Al final sollocé con pena por tus sueños acabados 
y hasta con culpa por no haberte jalado con más fuerza.

Hoy reconozco, tuviste una razón relativa, 
el mundo da vueltas en redondo 
aunque es más bien en espiral 
lo que técnicamente son círculos que no tienen fin ni principio, 
ni ruta definida, 
solo círculos que se devuelven por donde mismo vinieron.

Una mañana de enero desperté con fiestas, 
el fin de la historia es más relativo que nada. 
En el sudeste mexicano hay mujeres revolucionando la vida, 
en plena selva niños desnutridos con esperanzas, 
comunidades con metrallas quietas. 
La Historia ni se ha movido.







EL DESQUITE

Tu silencio me derrota
me oprime, me rebela
tu silencio no me atrae
callas y no te siento
no te siento y me destruyo
me olvidas y me niegas
qué fácil
qué tonta…
Qué muertes que viven los amores 
Amores que terminan en el límite de la realidad

Reapareces
para qué!
El desquite está montado
guardado
esperando
¿Te realizas? 
te miras risueño quizas al espejo 
afirmas tu ego
pisas fuerte
rompes sueños
haces las veces de vengador.

Los colonizadores machos heridos son así
matan, pisotean, castigan.

¡Y ningún huinca va a quitarme los deseos de amar!
haga lo que haga en mí… escribo 
y lo creo y lo vivo y lo siento
mi cuerpo se devate, se ordena y se resuelve
emerge del silencio
Pinta las paredes donde estén grises
se ríe con dolor…

De sí misma me río
entonces me alivio
me observo de nuevo
y ya soy yo otra vez.
Cuando me miro al espejo sonrío
mi ego se sacude y me observa dolorido y burlón 
aquellos latidos inoperantes se desarman
aquellos latidos sinsentido
aquellas palabras sueltas se van derramando mientras camino por la calle

Se te cayó algo, me dicen
No importa
Y caen y caen… 
Van sonando como bombas antipersonales
despedazando mi último mes y medio 
Mostrándose sin reparos… 
Les pido que disimulen
pero no pueden…
y es que no quieren
son así: narcisistas, guerreras, violentas


Son palabras de amor romántico amoroso
son vocablos perdidos
obsesos y sicopáticos
desenterrados del dolor adolescente
palabras muertas por abandono
ideas fijas y mitómanas
mentiras
revuelos
fantasías crueles
son besos desarmados y desalmados
abrazos vacíos
van desenvolviéndome como un ovillo de lana
y quedo desnuda

Desnuda camino y me siento
A nadie le importa, sólo a mí.
Me siento herida
lamo mis heridas con suavidad
descubro cada palmo de mi cuerpo
me enternezco de mi misma
¡Tan vulnerable como cualquiera!
(Jamás he sido una excepción).
Hecho las puertas abajo con pies y puños para salir corriendo
descorro los cerrojos antes de que sangren
quito la hoja fina de mi estómago
la tironeo con las fuerzas que no tengo para que por fin se expulse
me apuro
tengo miedo
debo salir
debo…

¡Y ningún huinca!… me digo
Me escucho diciéndomelo,
me leo diciéndomelo.
Creen que lo hablo a todas, pero es a mí
(También a todas, porque jamás he sido una excepción).
Y tropiezo mil veces con la misma piedra
me quedan mil veces más…
qué horror, qué locura, qué desazón
qué tristeza, qué dolor, qué sinrazón
qué femenina, qué mujeril, qué tonta…

Tropiezo.
Mil veces, un millón de veces tropiezo.
Sí, tropiezo, pero ya no me pierdo
tropiezo, pero ya no me descalabro
tropiezo, pero ya no desaparezco.
Constato entonces que estoy completa.
Completísima.
Me toco toda
me toco entera y estoy acá
mi cuerpo es mío
está íntegro, intacto
puedo amar incluso a otro más 
y a otro y a otro…


Puedo amar y sé como hacerlo…
Ningún huinca me quitó nada
El desquite fue parcial.

No te rías, no te mires vencedor, 
hijo de espadas
las tuyas se enterraron por segundos solamente,
y acá estoy
viva
Acá estoy de nuevo
El desquite cerró los ojos al punto que yo los abrí

Amores que mueren…
Amores que terminan al filo de la realidad.
Realidad filosa que te me entierras
realidad maldita…
¿Realidad, si te trato mejor serás generosa?...
No te desquites conmigo, realidad.
No te desquites conmigo, amor.

Retomo mi camino en la calle
y ya cayeron y callaron todas tus palabras
no sé dónde quedaron
no me preguntes por ellas,
qué no te las busco
qué no te las devuelvo
qué no te las creo
¡Ya basta!
qué no te las vuelvo a oir
¡te lo doy firmado!
No resuenes
no hables
no escribas
es inútil
silénciate
reniégame
da lo mismo
¿No fue suficiente tu desquite acaso?

Yo estoy de nuevo conmigo
Yo voy otra vez a mirar las palomas de siempre
Yo ando como Yo en cada día soleado y bajo la lluvia
yo miro el mundo como quiero, cuánto quiero y cuando quiero
Yo soy Yo
Tengo sólo un rasguño
la cicatriz desaparece.






LAS CICATRICES DE TU AMOR

Borré tu nombre
tu teléfono
tu mail
te quité de mi bolso
encerré tus fotos en un cajón
tus cartas ardieron como Troya
(mi guerra interna)
olvidé tus versos y tus palabras.

Lo que no he podido desaparecer 
son las cicatrices de tu amor.







AMO A LAS MUJERES Y QUÉ

¡Amo a las mujeres y qué!
Si hasta Dios nos abandonó
¿Por qué no amarnos entre nosotras?

No aprendí a odiarlas
aunque trataran
no aprendí a mirarlas como basura 
aunque me obligaran
no aprendí a despreciarlas
aunque las juzgaran todo el tiempo delante de mí.

Aprendí a quererlas
Aprendí a sentirlas 
Aprendí que soy una de ellas
Supe desde no sé cuándo 
que siempre seré una de nosotras.

Sí, las amo en la vida
… que no las amo en la cama, me reclaman
No pierdo las esperanzas, digo…
para retar al machismo que me agrede 
Y no la pierdo
la encuentro
la reclamo
la sostengo
Y de verdad la tengo

Mientras, las miro, y me gustan:
son bellas
cercanas. 
Están en mi lugar 
y yo en el de ellas.
Hablo con ellas 
y ellas me hablan.
Sufren, aman, las mujeres,
como yo misma 
He estado ahí, les digo
Y me reclaman que no me doblego.

No me doblego porque no soy esclava.
Me voy mordiendo el dolor,
pero no me arrastran…
no soy su preferida
tampoco su doncella…
Muy habladora
Muy estirada
Muy creida
Muy lesbiana
Muy agresiva
Muy retadora
Muy feminista

Soy sólo quien soy
Y no les gusta… 
Los hombres son desencuentros 
Las mujeres cercanías
Los hombres son deseo
Las mujeres abrazos
Los hombres no tienen mi lugar en el mundo
Las mujeres sí.

Amo a las mujeres.

2 comentarios:

  1. Hola;
    Me gusto mucho "Las cicatrices de tu amor" y "Amo a las mujeres", leí un libro suyo "Maliciosas malimachas, militantes, maracas y malditas", y he tratado de encontrar otro pero me a ido mal, y por fin encuentro esta página, ojalá pueda leer esto alguien y me diga dónde puedo encontrar otros lo agradecería mucho, mi correo es viveros.alex@gmail.com.

    ResponderEliminar
  2. En la »Tienda:, ”La Galería” San Ignacio # 75, Local · 31, Entre Metro Moneda y Los Héroes. »Horario: Lunes a Viernes: 11:00 a 14:30 · 15:30 a 19:30 hrs.
    Sábado, domingo y festivos: Cerrado
    »Mail: sarrisarri.records@gmail.com
    »Teléfono: (02) 2 697 38 60
    Hay más libros de Victoria y en PUNTADA CON HILO enlace: http://escritosdemujeresenlapuntadaconhilo.blogspot.com/ otros escritos
    saludos

    ResponderEliminar