miércoles, 14 de agosto de 2013

PABLO CRUZ AGUIRRE [10.338]

Aguirre

Pablo Cruz Aguirre

Buenos Aires, ARGENTINA  1970  
Poeta, traductor y publicista nacido en Bahía Blanca y criado en Mar del Plata. Vivió en Buenos Aires entre 1987 y 2007, actualmente reside en Capilla del Monte, provincia de Córdoba. En los años noventa, participó en las revistas literarias Tinta Seca, que editó junto con el poeta Guillermo Neo, y en la publicación colectiva Mientras se Corta el Césped. Administra el blog Fotos Encontradas, una colección de fotos cuyo requisito es que hayan sido halladas en la calle.

Obra Poética

Perro negro siempre malo, Ediciones del Diego, Buenos Aires, 1998
Currículum vitae, Ediciones del Diego, Buenos Aires, 2001
Bracanalto, Editorial Vox, Bahía Blanca, 2012
Sarta. Ebook, poesiaargentina.com, Buenos Aires, 2013
Traducciones

Catán (versiones literales de Cathay, de E. Pound), Colección Chapita, Buenos Aires, 2010





El inventario real

Un nuevo inventario de los bienes del palacio es siempre algo complicado: casi todos los días, el rey compra una jauría de mandriles, estrangula a alguna de sus favoritas o destruye alguna silla con su voluminoso trasero. A menudo es obsequiado con cosas intangibles como "sombras de muchachas desnudas".

Le está vedado al contador emplear el ábaco: el rey se queja de que el rumor de las cuentas le quita el sueño y de que su caballo enano favorito murió en el mismo instante de ser sumado por el difunto contador X.

No le está permitido a un contador indagar acerca de cuáles son las cosas que el rey considera parte de su patrimonio. Tampoco puede registrar el inventario sobre ningún papel, puesto que el rey considera que la pérdida o destrucción de dicho papel podría perjudicar de algún modo la suerte de los bienes inventariados.

Es la madrugada del último día del año: el funcionario W, sentado ante la puerta de su casa de papel, cuenta en silencio y repite para sí los versos del inventario que ha de recitar ante el rey.






Jim Crow

Es tan lento que las hormigas se le trepan
Es tan dulce que se lo van comiendo vivo






Mi fortuna

Los etruscos leían el futuro
en las tripas de las aves

A veces
cuando termino de bañarme
pego un salto
un pequeño salto

Y mientras estoy en el aire
pienso
que así
limpio y desnudo y volando
no cargo con nada
de la tierra que acabo de abandonar

Pienso que soy entonces
si bien estoy algo crecido
igual al que nací

Pero luego
recuerdo mis dientes de porcelana
y el plomo en las muelas
recuerdo los puntos que no fui a sacarme
del pulgar izquierdo
recuerdo sobre todo la moneda de un peso
que me tragué hace poco
y que debe estar echando mudas suertes
a cada salto mío





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada