viernes, 2 de agosto de 2013

FERNANDA MACIOROWSKI [10.310]


Fernanda Maciorowski
(Puerto Madryn, ARGENTINA 1982) Licenciada en Letras, bibliotecaria y poeta. Ha publicado La superficie de Medea (2007), la plaquette Acuarium (2009), Conejo (2010), Doma latina (2010), Apogeo (2011) y La cuerda de los relojes limando el tiempo. Antología de poetas de Puerto Madryn junto a L. Carranza y N. González (Fondo Editorial Provincial, Secretaría de Cultura del Chubut, 2011). Fue becada por la Fundación Antorchas y por el FNA para capacitarse como narradora y poeta. Actualmente ha ganado el Premio del Fondo Editorial Provincial del Chubut con su libro ceremonia del té en los ojos.




él es fuerte
yo, débil.

cuando empieza a llover
se va
el trueno de agua

la piel responde a ciertas cosas
estímulo de la fortaleza.






me estiro y me doblo
me tenso como un arco.
estoy contenta, ferozmente alegre
y la ilusión
es una tonta cajita de ingenuidad musical
que no suelto ni loca.






soy una médium
tengo poderes y
puedo explicar un
relato, un sueño,
una virtud extraña.






la llegada a través del mar
tu silencio es el más profundo que
conocí

entre los dos
una bruma de ensueño.
La Costa
nos vio nacer
revelarnos

no te escucho
solo
la presencia sabe inquietar
mis ojos tapados de aquí en adelante
mi cuerpo predice
es un péndulo

agua oscura se mece

quiero que te traiga en secreto

De La superficie de Medea (2007)






sonrisa de knife

la línea de algas tatuada en la mirada
ahora mismo el mar tiene cinco colores
verde oscuro en la profundidad
verde vidrio botella
verde claro de agua tibia
marrón por las algas
y marrón más claro: las algas que rompen en las olas.
viernes 16 de diciembre
un barco azul largo como cuadras y cuadras en el muelle
algunos bañistas resisten la brisa fresca.
estoy tan sensible como una membrana:
cualquier corriente de aire brusco puede destruirme
agujerearme y temo no volver al mismo estado
estoy leyendo poemas sobre cómo y cuándo el corazón se abre
y porqué
poemas sobre las madres
pero por sobre todo estoy calma como el mar
en capas los momentos de gozo
verde como la profundidad irreal
tranquila leyendo la historia que escribo
mientras toco la arena.







versiones de mí misma

tardes de sol con nuestras hijas

puntos de eternidad

no existe un día breve
en nuestras pequeñas vidas
mínimas
trascurriendo al costado de la historia.







estado preverbal

es la mañana
mi hija y yo miramos
el viento en el manzano largo rato
juego de luces en nuestras caras
excusa para no levantarnos todavía
el viento es fuerte:
desprende las hojas
y los pétalos de la flores
al costado, tenemos un pequeño malvón que resiste
si ella pudiera nombrar
diría "viento"
pero todavía no habla
y sólo señala la flor blanca, rota.







ceremonia del té en los ojos

quiero atar el más bello caracol milenario a tu cuello,
se cubre de luz el desierto de Sonora.







verde oscuro

hacía un infusión de hierbas
tilo agua hirviendo boldo
lo tomábamos
con bombilla y en silencio
porque era la siesta
yo bebía el fondo
cuando se entibiaba
otras veces
pelábamos las naranjas y la tira de cascara espiralada
quedaba colgando algunos días unas horas una vida
sobre el calefactor para secarse
la cascara crujiente sobre la yerba,
la verdadera y única ceremonia
es la que recuerdo.

ceremonia del té en los ojos (2012)






ramas
salvarme de qué
te paraste frente a mí
con esa sonrisa
yo caía
la cárcel el manicomio
caía
ramas flores hojas y ramas
bien hechas
bien construidas
estabas en una habitación
de tenues luces amarillentas
pero las flores
se mantenían de luces distintas
quería salvarme
a pesar de todo
mi monomanía era una
especie de redención
pero las flores
iban comiéndolo todo
eran hermosas
desde la lejanía
el hospital el castillo
tópicos reales como carne.

Conejo (2010)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada