miércoles, 14 de agosto de 2013

CONRADO RUDY ASTUDILLA [10.339]

Astudilla

Conrado Rudy Astudilla 
Corrientes, ARGENTINA 1969  
Poeta y docente de filosofía y psicología en la Universidad Autónoma de Entre Ríos, nacido en la localidad de Esquina. Desde un largo tiempo reside en la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos. Miembro fundador del Circo de Poesía, y del Encuentro Paraná Poesía. Ha publicado diversos artículos críticos y poesía en revistas especializadas. Ha participado como letrista del músico Jorge Mockert en la Oda al General Urquiza, y junto al músico Daniel Rochi en tres discos. Además, por una necesidad estética y visual, ha incursionado en el videoarte. Obtuvo los siguientes premios: Primer premio en los años 1994, 1995 y 2000 en el Salón de Poemas Ilustrados del municipio de Paraná y el primer premio en el Concurso de Literatura Municipal género Poesía en 1999, entre otros. 

Obra Poética

El baile de los libros tontos, Municipio de Paraná, Paraná, 2003
Caja de gritos, Alción, Córdoba, 2011





Gime Nadia y los dragones

Habla del calor y sus cabellos torturan
piensa en paraísos artificiales a lo Baudelaire
sé que quiere decir otras cosas hablar de su microcosmo
pero allí están presentes los dragones
siempre presentes a la hora de los pensamientos
obligándola a preparar mate a irse de los otros lugares
allí están los dragones infames paseándose a lo largo de la cornisa
y hace calor y ellos hablan y en sus bocas el fuego y más calor
y ella que quiere decir otra cosa y lo sé pero no hablo
yo también hablo del calor es mejor así, pensar que no está triste
que puede soportar a estos y más dragones en la tarde
abandonar seis o siete años de su vida en pos de la charla
o dar consejos a los cielos para que lluevan que rieguen las calles
en realidad rieguen los dioses los deseos de este calor en ella
Gime Nadia en su orgullo para no quebrarse demasiado
y habla un poco más del calor para que las gotas de sudor
sean otros lacrimales ocultos.
Y yo triste tahúr de la nada reparto un poco de indiferencia
y sigo hablando del calor para que pueda seguir llorando
y también oculto mis lacrimales y la dejo reincidiendo
y en el camino descubro otro sentido del verano lo oculto lo verdadero
como siempre jamás se lo digo a ella porque no lo sabría cuando lo digo
y sigo caminando y el calor se desvanece pensando en tijeras y cabellos
en lunas golosas de agua y en las separaciones de las almas en el calor...

(de "Ella" inédito)







Mis amigos siguen con la suma de tragedias
incendian sus brazos en pos de la mirada
           y todo lleva al pozo
de las catacumbas demolidas
donde siempre terminamos
haciendo festivales que plagian destinos
Para que duren un pequeño holocausto.
Después, cuando cansa y declina el corazón
sembramos más canciones violentas,
vanas y dominantes,
tratamos de actuar con simpleza,
lo mejor posible en la
Estación de los ardientes.

(de "El lastime de la calle Last time" inédito)







Y la familia me atrapa
Detrás de una foto quemada
Prueba fehaciente de la descendencia
Árbol seco de genealogías
El abuelo escribe sus memorias
dictada en susurros por sus camaradas
mientras llora escuchando su querido Julio Sosa
Nada entienden los hijos que registran
en estéreo hula-hula
Nada entienden los nietos
perdedores enfurecidos a la Bukowsky
de la Revolución Libertadora
La abuela no opina mientras lleva a la perfección
su alquimia de hornalla y remedios caseros
que nadie quiere tomar
Papá muere de envidia ante un Homero Simpson
Y arregla como puede las tumbas de sus viejas novias
aún bonitas dentro de su billetera
Una tía goza de mantener al mundo con
su eterna plegaria
                  Y quizá sea cierto
Sus sobrinos lo saben y se empeñan en tratar de
precipitar el final quemando hormigas con agua hirviendo
Mamá llora al final de los capítulos
Comprende mejor que nadie que la vida no está allí
O en la verdura barata
Sus falanges demuestran el llanto del sol artrítico
Trabaja trabaja
Se sabe demasiado tarde cuanto vale una sopa
y cuanto vale su balde de ropa limpia
La santísima trinidad de la casa
Silla Mesa Cama
exorcizan al caos dando lugar al mejor baile universal
Como libros tontos
nos mezclamos en la danza de la entrada y la salida
de los juegos de las separaciones de los divorcios y la muerte
Bailamos......bailamos.....bailamos
Mientras el fuego del tiempo nos cambia
de un barrio a otro
En la foto todos abrazados cuando se nos roba el alma
                                     Sonreímos.

(de "El baile de los libros tontos" libro publicado premio municipal de poesía 1999.)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada