viernes, 26 de julio de 2013

MARGARITA MARÍA SOTO FROSSARD [10.269]


Margarita María Soto Frossard
Nació en Concordia, ARGENTINA el 20 de junio del 1965. Realizo sus estudios secundarios en  el Bachillerato Humanista de Concordia. Es profesora de Artes Plásticas Nivel primario y medio, y Profesora de Artes Plásticas Nivel Superior. Hoy día trabaja como docente de Arte en escuelas de Concordia.

En 1993 Lanza su primer libro de poemas “Refugio” apoyada por la Profesora Susana B. Marrocco .  Su presentación en el Museo de Artes Visuales la realizo El Prof. Marcelo Leites. Recito Luis Busso acompañado con la música de Roxana Tavella. Todo Dirigido por La Señora  Cristina Vasallo de Cetur.

Ha realizado  numerosos Talleres literarios con diferentes Profesores como: Marcelo Leites,  Alejandro Békés, Lic.  Patricio Torne, Lic. Augusto Machetti (poesía guaraní, ) Lic. Lucas Soare, Lic. Simón Pristupin, Lic. Guillermo Piro, Lic. Susana Rivero, Lic. Daniel Molina; y otros cursos relacionados con Pintura, Dibujo, Música, Sociología, Teatro, Educación, Filosofía, Historia, Psiquiatría, Psicología, Arte- terapia, Musicoterapia, Lenguaje  de Señas. También ha realizado varias exposiciones desde 1992 hasta nuestros días, en lugares como: Paraná, Colon, Federación, Gualeguaychu, C. del Uruguay, Santa Fe, Rosario, Paysandú  (ROU), Salto (ROU), etc. 






REFUGIO

Impenetrable recinto 
de la razón profunda.
Albergue silencioso,
inundado de sueños
donde no se conoce el engaño,
sólo alude al sentimiento.
Integro apoyo
revestido de apariencia;
agitado exterior,
mientras dentro
reina el misterio.
Abrigo oscuro,
inefable congoja
vigila el movimiento,
maneja conciencia.
Entendimiento oculto
remolca el ensueño,
renueva el paraíso,
dirige atento, anónimo,
el canto arcaico de los recuerdos.





TODOS POR IGUAL

Calles colmadas,
casas vacías,
cuartos sin muebles,
ciudades sin alma,
ríos sin vida,
niños sin rostro,
ancianos sin labios,
y allí…. sobre ellos,
sobre todos ellos…
…el cielo






UN AMOR EN EL BOLSILLO

Con los sueños en la heladera
dos suspiros en el aire
y un amor en el bolsillo,
censuro mi vida y la cuelgo de tus notas,
cauterizo algunas manchas en mi alma,
edifico puentes hacia la empedrada de tu calma
y ordeno a mis dos pimpollos junto a un jardín de plata.
Decido que quince mariposas choquen en mi piel
dictamino que duerman solemnes en mi ficción,
que decreten un silencio en tus palabras
y decidan junto a cinco libélulas azules
que la vida es un mandamiento de advertencia
Junto a miles de amores de utopías.
Condeno a las huellas que son perennes en la hierba
y calumnien a las pisadas de tu resistencia.
Murmuro en una pared de crítica colores
de aviso para que ni una sombra
me aceche en el pasaje de este infierno.
Reflexiono en una galería de pasión
que el querer notifica un dolor.
Anuncio besos en el cielo de tus ojos
y edifico sospechas de esperanza.
Comprendo que la unión corrige el silencio,
pero no apoya a la soledad,
y que en cristales de ausencia
yo persigo entre ladrillos de voces una ilusión.





AQUELLA VERDE CASA

La ciudad se desliza por el tiempo hacia el horizonte,
avanza entre arboles de papel y hojas vacías.
En las esquinas de aquella casa verde
sangra el silencio por los ladrillos,
a la noche, caen resecas palabras sobre la acera
y llena de voces los charcos .
En el jardín se asoman brotes de algunas voces,
mientras la bruma de gritos se enreda en el portón.
La puerta pintada de sentimientos ruge alborotada,
afónicas las ventanas grises ya no hablan,
lloran las persianas apagadas e indiferentes.
Una lluvia de opaca tristeza llena los vidrios,
y en el centro de la casa, aquella verde casa,
entre el piso negro y el techo carmín,
se levanta entre sus entrañas una sombra,
aquella sombra que dentro de mis ojos dejaste…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada