domingo, 7 de julio de 2013

DANILA STOYANOVA [10.179]


Danila Stoyanova 

Danila Stoyanova (Sofía, 1961 - París, 1984) fue una poeta búlgara.
Era la hija de Tsvetan Stoyanov, crítico literario y traductor carismático. Desde niña leyó los poemas de Emily Dickinson y TS Eliot en las traducciones de su padre. Vivía en una casa llena de libros, y se encontraba a menudo en compañía de poetas - amigos de sus padres. Su padre murió repentinamente en 1971. Su abuela murió poco después. En su 18 aniversario Danila fue diagnosticada de leucemia en una etapa avanzada. Luchó valientemente contra esta enfermedad durante cinco años, pero finalmente sucumbió su sistema inmunológico, debilitado por la quimioterapia. Murió a los 23 años en París.
Debido a la censura de su tiempo, sus poemas no se publicaron hasta mucho después de su muerte en 1990 en Bulgaria bajo el título Спомен за сън (Memorias de un sueño). En 2003 se tradujo al idioma Inglés por Ludmilla Popova-Wightman







Tres yeguas
en la noche
diluidas bajo la lluvia
tragan el frescor
y es tanto
el aire
en sus gargantas
que se derriten
en la oscuridad.

Truenos inaudibles
desgarran la luna.

Donde quiera que mire, lomos de yeguas
y viento.

(1979)






Hoy miré a los ojos
a una abeja:
¿qué colorido
posee este mundo,
qué colorido
hay en el mundo?
Nos miramos tontamente
y voló.

(1979)






El sol está inquieto,
el viento, enfermo,
la luna, muerta,
el río, ebrio,
sólo
porque alguien
no está.

(1978)







La lluvia
el lago
y el viento
soñaron la belleza
de un cisne dormido.

Sonó el roce de sus plumas.
Con la cabeza bajo el ala
en el silencio
se deslizó
soñó
con todo esto.

(1980)







Un año entero esperando
a que mi tulipán florezca,
envuelto en el colorido de la embriaguez primaveral,
y que fluya el cálido vigor por los poros aún entrecerrados,
y que despliegue los turbados pétalos dormidos,
y que se estremezca dulcemente en vitales flores trémulas,
y que sea al fin flor, y no yema prometedora.
Estoy harta de cambiar
el agua del vaso
donde agita su desnudo,
verde y cilíndrico pie,
pero hoy, impaciente, extendiendo mi mano, lo abrí.

Y apenas con el roce comprendí
el por qué de los labios apretados,
el aliento contenido en su interior: para que no escape.
Mi pequeña flor ocultaba
entre los pétalos cerrados,
con fiera vanidad,
su muerte.

(1977)


http://www.pre-textos.com/
cinco poemas traducidos por Juan Antonio Bernier y Diliana Ivanova de la poeta Danila Stoyánova




They say I don't love life

They say I don't love life,
That I love the dead tulip and not the one that breathes,
That I'm in love with sobbing and I'm conscious
only of sarcastic grins,

That I prefer electric wind and rain to sun,
That I see predetermined tragedy in Spring,
That I regard the shroud as sacred,
That I can recognize Man solely in his bestial wisdom,
That elbowing through crowds thrills me.
A poor man's oddity or a delusion.
I just know my funeral will not be held.
For you can't bury someone
Who has levelled life with death
And lives in both.

translated from Bulgarian
Belin Tonchev






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada