lunes, 3 de junio de 2013

NATY MENSTRUAL [9980]



Naty Menstrual nace a fines de los noventa en el barrio de San Telmo, Buenos Aires (Argentina), bajo un empedrado viejo. Con una sensibilidad y un talento desbordantes, se abrió camino en el arte por medio de la ilustración, la actuación y la escritura. Su faceta creativa encuentra también lugar a diario en el diseño de indumentaria. Ha colaborado en los suplementos Las 12 y Soy, del diario Página/12. Pertenece al equipo de redacción de El Teje, primer periódico travesti latinoamericano, producido por el Centro Cultural Ricardo Rojas (UBA). Es autora de Naty Menstrual Blog. Literatura Travesti Trash, donde publica relatos, crónicas y poemas.







69

¿Vivo atrapada en un cuerpo de mujer o en un cuerpo de hombre? 
¿Cuál es mi jaula?
Vivo atrapada creando abismos sin desarrollar la habilidad del salto,
paralizada al borde del miedo.
Crearme y recrearme y rodearme de los que participan 
de mi verdad mentira.
Circular por un territorio de puta objeto en busca de amor intelectual,
difícil premisa.
No busco más, sólo hay migajas de sexo.
Ser lo que no se debe ser, lo que nadie quiere ver
como un verdugo de conciencias.
¡A la horca! ¡A la cárcel! ¡Al cadalso! 
¡A donde mierda sea pero que el puto no se vea!.
Aletean los sexos de los que me niegan en mi orificio tibio y danzante 
y soy la única culpable,
la reina de las perversiones…
un monstruo ambulante.





AMOR DE HIJA

¿A vos te parece que voy a soportar a esta altura de mi puta vida una discriminación como ésta?
¡tener que ponerme mameluco y botines de fúbol para disimular que me gusta la verga!
¡NO-NO-NO-NO! 
Todo soporté en la vida casi nada me molesta. 
Cuando era chica lozana y bonita tuve que apretar los dientes cuando mi tío Alfredo de Claypole me ensartaba la garlopa en el cuartito de plancha sin que vos te enteraras,
apretaba la cola hasta no dar más pero mi tío Afredo tenía un ornitorrinco vivo y me desvencijó los elásticos del agujero, y yo había jurado siempre: marica sí, cagona nunca.
¿Sabés vos todo lo que una MARICAGAYHOMOSEXUALTRAVESTIDAMADEINARGENTINA tiene que soportar?
¡Y ahora me venís con esto!... ¡No me busques que me vas a encontrar!. 
¡Te meo los ojos, te cago los gestos no me jodas más!. 
¡Ahora me venís con esto!… 
¡Mirá que me desenchufo el ano contranatura y te parto la bolsita en la cabeza!.
¡SÍ!... ¡soy puto comilón sopita y a la cama mamá!. 
No me jodas con esas mentiritas de que si vengo en minifalda de cebra y tacos no voy a poder venir a visitarte más, esto es el Moyano y vos estás loca, entro como quiero y te cagás.
¡Mamá!… ¿mamá?… 
¡Ese uniforme de enfermera que te hace una heladera te queda mal!… 
¡Mamá!… ¡mamá!… 
¡Convidáme un lexotanil!…. 
¡Convidáme un alplax!…





EDIPO

El dolor anula mi erotismo.
Tengo el cuerpo lacerado y canto, 
para que me vengan a buscar las animas del llanto.
El dolor me acerca a los abismos.
Brilla el deseo del valiente empujón que pueda darme alguien.
Estoy sola. Mutilada de alma. Evaporada.
Oigo murmullos… pregunto quién anda ahí…
Nada más que el silencio opresivo de la soledad,
nula esperanza.
El viento silba una canción conocida
que me susurraba mi madre cuando era chica.
Cuando el mundo era chico,
cuando el dolor no se había apoderado de mis alas.
Intenté volar madre como decías,
intenté volar pero no pude, 
caí al suelo con el cuerpo ensangrentado el mismo día 
que supe que ni tu Dios ni mi Dios ni el de nadie existía.
Madre… ¿por qué mentirme?
¿Por qué dejarme esa llaga en el corazón que nunca cicatriza?
Con la mentira cayó tu grandeza, se secaron mis raíces
y ahora vago sin identidad, sin terminar de entender 
si transito el espacio de la muerte o de la vida.
Madre… vení a buscarme…





ODA A LA ENTREPIERNA MASCULINA

Esclavizada. a merced del sexo.
El miembro viril-laPIJA-elfalo
Es mi castigo, mi karma, mi verdugo, mi dios , mi asilo.
La PIJA reina en mí sentada oronda en un gran trono en forma de culo
Con hermosa corona y valioso cetro.
Me manda, me acecha, me ostiga.
En cuatro dominada y empalada me humillo.
Me evado del mundo en sueños con olor y gusto a pija
Y canto y bailo arriba. 
A un paso de la locura camino.
Quiero calmar esta inmanejable ansiedad pero no puedo…
¡quiero PIJA!




LA GRAN PUTA

Soy la gran puta
La mas rastrera
Soy la gran puta
La que chorrea flujo
Todo el dia
Y lo deja pegoteado en las veredas
Como la baba de babosa
La que repta
Soy la gran puta
La mas puta
La mama verga
La soba tripa
La chupa pija
la gran petera
Soy la gran puta
La mas re puta
La super puta
Heroína comilona
De mil vergas
La tragaleche
La chupa huevos
Soy la gran puta
La mas ninfomana
La mas perversa
La que se sienta a retozar
En cada pija
Y desespera
Soy la gran puta
Recontra puta
Soy la mas puta
Soy la gran puta
La insatisfecha.





RARA DANZA DE PIJAS VOLADORAS

No sé que hacer
con los ejércitos de pijas voladoras
que me acorralan contra las paredes húmedas
de esta ciudad de horror.
Pijas voladoras que me atacan sin piedad
provocándome estupor.
Pijas que me susurran al oído
frases asquerosas sin sentido
sin sentido…
Mi culo dentado gime e intenta mordisquearlas
pero vuelan y planean tan alto
en ese cielo abandonado por un dios.
Pijas voladoras con colmillos asesinos
que chupan mi ensangrentado corazón.
Pijas y más pijas.
Gordas.
Flacas.
Cortas.
Laaaargas.
Largas que se enredan en mi pelo
y en mis gritos de dolor.
Pijas de huevos grandes
cargadísimos de leche
bordados con pendejos como alambres,
alambres de púa,
alambres de púa de coronas de cristos…
Esos cristos seguidos por discípulos vacíos de razón..
Pijas perfumadas,
Pijas con olor a rosas roco..có.
Pijas con olor a pija.
Pijas de futbolistas.
Pijas de grises transeúntes.
Pijas de mudos testigos de todo
de todo este dolor.
Pijas con alma.
Pijas sin razón.
Pijas y más pijas
flotando en las olas de saliva
de mi boca que se abre sin pudor.
Pijas voladoras,
danzarinas,
pijas con p de poemas de amor.
Pijas elegantes y de sport.
Pijas y más pijas que rondan por mis sueños,
sueños que sueño cada noche.
Danzas de rosados glandes,
glandes de pijas que me miran sin ninguna explicación.
Ay!... pijas voladoras:
Les ruego!…
Les suplico!…
Las obligo!…
Pijas voladoras vuelen hacia mí!...
Vuelen hacia mí con sus huevos al viento,
testículos cargados de hijos no nacidos!
Pijas voladoras clávense en mi culo,
salven mis ardores incansables
de puto promiscuo irremediable
que yo acá estoy.
Pijas de lunes a lunes
sin descansos de domingos…
Pijas de mis días
y mis noches
y más noches.
De tardes desoladas,
de siestas de lluvias
o de sol.
Sin pijas ya no hay vida…
Ay pija madre pija.
Pija santa.
Pija dios.
Pijas voladoras vengan hacia mí.
Estoy clavada en esta tierra
pero sólo mis dos pies,
mi mente vuela alto
vuela sin razón
sin razón y con sazón
y porque sí
y porque no.
Pija que te quiero
Pija que te amo
Pija que te adoro
que te tiro al inodoro
y que aprieto ese botón.
Pija que te beso
que te rezo
y que te cago.
Pija pija y pija,
Pija pija pija,
Pija sí,
y pija no.





MUERTA

Morir linda
Morir joven
Morir dura
Morir
Contenta
Que mi sonrisa
se esparza en polvo de ceniza
sobre el empedrado de san telmo
que todos los que compartieron mis sábanas
armen una comparsa
y bailen gozando de ese recuerdo
yo voy a estar muerta
pero contenta
que mis amigos recuerden
las risas de las noches interminables
embebidos en cerveza
llamen a marta y festejen
piquen los papeles
y brinden por mi
morir linda
morir joven
morir tersa
antes que el deterioro de la vejez
se derrumbe en mi piel
pulverice los huesos
debilite mis vertebras
morir
salvada del alzheimer
del reuma
del pami
de la soledad
del desamor
de tener que vaciar la pobre
billetera de puta jubilada
en pendejos rebozantes de hormonas
y olor a sexo
fui
buena
inocente
mala
y
perversa
mientras viví.
Hoy muero
Y corrí como loca
Esta carrera.
Cansada me voy
Voy a estar muerta
Pero contenta.






TAN SOLO A VECES

A veces.
A veces cuando estoy muriendo.
Tan solo a veces.
A veces
me confundo.
El aire me confunde.
El viento
me silba.
Los pájaros cantan.
Pájaros raros
de plumas quemadas 
sin soles.
Alondras abiertas
como cartas que no llegan
al corazón que espera.
Ansioso
y
solo.
Tan solo.
En pena.
A veces,
cuando el dolor cesa
y la muerte observa
sentada oronda
a la espera de
mi insistente desdicha
envuelta en tules
y babas de babosas
bordándolos de seda.
Caracoles quietos
en danzas de cuernos
apuntando al alba
que ya no espero.
A veces
cuando estoy muriendo
la vida es fuego,
y reza mi nombre
la boca de aquel hombre
que amado amor
camina rumbo a mi piel
para romperme con su aliento.
Para quebrarme.
Para trizarme
como un manojo de débiles cristales
que se clavan impiadosos 
en mi cuerpo.
A veces.
Tan solo a veces
se me incha el pecho
como a un gallo.
En el alba.
En la mañana.
Y olvido los sofocos que me rondan
y bailo en una comparsa
de fantasmas.
A veces.
Me siento sola
con un taco de reina entre mis manos
poblado de granizo fresco y blanco
que se derrite en mi dolor
caliente.
Tan sola…
Tan solo
A veces.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada