lunes, 27 de mayo de 2013

ROSARIO AQUÍM CHÁVEZ [9892]


ROSARIO AQUÍM CHÁVEZ
(Riberalta, Beni, Bolivia, 1964).- Poeta, periodista y ensayista.
Tiene estudios en comunicación social y ha logrado maestrías en ciencias del desarrollo, filosofía y ciencia política.
Columnista del semanario ‘La Época’ de La Paz.
Pedro Shimose en su estudio Poetas del Oriente Boliviano, anota sobre la autora: “Canta, con lenguaje coloquial e imágenes sencillas, la vida cotidiana, la física de los cuerpos, la fugacidad del tiempo, el amor y la soledad. Recorrida por hondos y apasionados latidos, agitada por dudas existenciales y conflictos íntimos, en sus versos gritan las congojas de la pasión desairada, el dolor de la separación y la nostalgia de amores clausurados. /…/ La soledad y el olvido son temas recurrentes en esta poeta instalada en un paraíso de palabras olorosas y flores silvestres, con sabor a achachairú, guayaba, almendra y mangos verdes”.
Por su lado Raúl Prada Alcoreza señala que Aquim “escribe no sólo poesía sino poesía erótica, es decir, que no sólo escribe sino vive su escritura en su doble dimensión somática y semántica. Ambas dimensiones no se unen del todo sino que se atraviesan, se confunden. Uno hace de substrato de la otra, estratificando y desestratificando constantemente la topografía del deseo”.
Uno de los versos a que hace referencia Prada, dice: “Tu cuerpo se escurre entre mis dedos / derritiéndose en mis labios, / ansiedad, necesidad, deseo… / Me elevo por tu horizonte púrpura / olorosa a tierra, / como un niño en un sueño sin cadenas, / y vivo de morir en tus océanos, / sin aliento, / evaporada en tu piel húmeda de besos, / en el aire embriagado / de palabras sin sentido”.

LIBROS
Poesía: Detrás del cristal (1997); Memorias de la piel (2001); Ojos del cuerpo (2004); Tiempo enamorado (2006).
Ensayo: Poder y suplicio: Las tramas del desarrollo (2006); Formación social y estructuras simbólicas en los Andes (2008); Derechos o resistencia: los “anormales”, ¿monstruos o humanos? (en colaboración con Rosario Rada Rojas, 2008).



Virgen de los Deseos(*)

Virgen de los deseos,
uñas negras rasgando la incertidumbre.
Manos como pájaros,
grafiteando el universo.
Mi libertad,
escapando por los poros.
Labios negros.
Mi noche sedienta de vida.
Mi vacío repleto de tus ojos y sus miradas,
las palabras prisioneras en mi boca,
cuerpo mío,
albergue de tus pasiones.

(*) Sí, es el nombre de la casa que la agrupación feminista Mujeres Creando tiene en La Paz. El poemario está dedicado, entre otras personas, a María Galindo, cabeza visible del movimiento colectivo.






Una

Una mujer
toca mis profundidades
como cuerdas de guitarra,
roba mis lágrimas
para sembrarlas
en primavera
y pintar corazones
en las estrellas.






Deseo

Expandir mis galaxias
en tu universo
poblado de flores.
Mi libertad,
en tu planeta moreno.
Acariciar los pétalos
de tus jardines
y mirarme en el agua
de tus profundidades.
Quiero,
mis surcos sembrados
y ver crecer
rosas en tu piel.






Cuerpo

Explorar,
universos explosivos del alma.
Sentir.
Buscar en las piedras
pájaros libres.
Pintar arco iris en tu boca abierta,
encontrar tu mirada,
testigo de otoños amarillos
y detener el grito.
Peces asustados en mi vientre.
Las horas,
los aullidos,
las velas en la sombra.
Unicornios azules,
en las praderas eternas
de tu cuerpo.





Impotencia

No puedo,
no.
Con tu presencia que abraza,
con el deseo que encadena,
con tu olor a selva.
Animal virgen,
en ti reposan mis ojos.
Inocencia que deshoja mi cuerpo,
jardín donde florecieron mis labios.
No puedo escapar
de tu tierra roja,
de tus dedos largos,
del abismo de tu pelo.
Agonizo en el universo de tu boca,
sin palabras.







Vacío

No quiero saber,
lo estoy sintiendo.
No quiero.
Ocupaste mi vacío,
invadiste mis cuevas,
respiraste mi aliento.
No descubro
quién te esconde.
Piel sin nombre,
ya tienes dueño.






Memoria

Herido de tiempo,
de tu boca,
de tus ojos derretidos,
perdidos en el infierno.
Tus senos,
repletos de leche que sabe a poco.
Tu corazón melancólico,
solo,
en la noche habitada por luciérnagas.
¡Qué tristeza!
el destino lo quiso así,
no tienes más hogar
que el recuerdo
y la memoria presente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada