jueves, 23 de mayo de 2013

ROSA MARÍA WALKYRIA CELENTANO [9877]



ROSA MARÍA WALKYRIA CELENTANO, Poeta y Escritora Argentina, nacida en Paraná, provincia de Entre Ríos. Actualmente reside en Rosario, provincia de Santa Fe. Ha publicado en revistas: Poesía de Rosario, Ciudad Gótica, Maldoror. Ha escrito los siguientes libros de poemas: El Pudor de mis alas; Trabajo de Flor; Memorias del Fuego; Los Adioses y las muertes; Las corolas de enebro. Ha publicado en  Antologías por premio publicación: Tierras Planas, Universidad Nacional del Litoral y Después del silencio (2001). Editorial Serapis ha publicado la Antología Electuarium (2008) que reúne todos sus poemas. En 1998 participó en el Festival internacional de poesía.



 

Réquiem para un poeta

ya no fingen las auroras la vida
para nutrir tu muerte
resurgido de un bajo balcón
rodeado de lilas jazmines
fugada la mirada en la organza de la tarde
que mueve tus pasos
hacia un ritual profano
de vanas libaciones
-ahogabas tal vez
tu dolor de rosa cárdena-?
aún escucho tu voz arrastrada de sepia
susurro escurridizo de tierna ronquera
a veces tu palabra no entendible-no audible
era un tono intenso de tu alma
un canto derramado en el esplendor
de los azahares del alba, que ya no miente
aroma de imposibles
el amor tirita
en la dehiscencia de la rosa
una hora asciende luminosa
los jazmines se abren en tu carne
ah! despojos en el fuego
ya no te ensombrece
el mustio apego a la partida
se incendian las cenizas




Tres brevedades para la extensión de la rosa


égida de terciopelo rosa           
defiende su leve rastro
boceto perfumado
donde pisa descalza
el invisible vuelo


   
torbellino infinito
donde no puede descansar
la caprichosa forma
trastocada pétalo por pétalo
   
   

rosa-carne de seda
aun ceniza tu vestidura
perfuma el ámbito de luz
donde se esparce sensual
un sudario de pétalos







De: Donde respiran las sombras  (fragmento)
 
la noche se inquietó de zozobras
un movimiento extraño
como una música ondulante
cambió de lugar los astros
me retenían sin causa alguna
-amenazaban con exprimirme
toda la sangre, hasta secarme;
las celadoras parecían amables
pero había una crueldad oculta
detrás de su mirada
anunciaban un recreo
que nunca llegaba...





a Sylvia Plath
   

-qué ave de rapiña
horadó tu corazón
sin piedad para tus niños
y tu leche tibia
amamantó a los lobo
   
 
Medea que abandona a sus hijos
a la intemperie de la muerte
Sylvia que los abandona
a la intemperie de la vida
   
 
ella cosechaba duraznos
sus atareadas manos
ahuyentaban la muerte
inútiles mieses
los frutos obscurecen y caen
su alma se marchita

   





Una mirada por las flores del mal

si por exceso de belleza
pecaron las flores
de tu enlutado jardín
alquimista de fétidos humores
redimiste en aromas extraviados
las corolas del tenebro
extrema paradoja
salvar del espectro
la rosa ...





A Ana M. L
   
  In Memoriam  
   
 
Delante de su puerta
se ve subir el tiempo
por las estradas sombrías
                            del olvido

 

ella había modelado su rostro
                       en la niebla
no se la podía rescatar
había urdido una trama
                       muy dura
con su nombre



Existía algo irreparable
en su mirada perdida
detrás de su párpado inmóvil
- qué secreto sueño
se moverá en su sombra?



alineado y terso
su cuerpo inerme
                yacía
como si descansara
               de la vida



qué oscuros jardines arrastraron tus alas
que el ángel que olvidó guardarte
bajó la celosía de tu luz
y te aquietaste para no desarmar tu sueño


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada