viernes, 29 de marzo de 2013

PETAR KOČIĆ [9573] Poeta de Bosnia Herzegovina



Petar Kočić
Petar Kočić (en cirílico serbio: Петар Кочић, n. el 29 de junio de 1877 - f. el 27 de agosto de 1916) fue un poeta, escritor y político serbobosnio de Bosnia y Herzegovina. Desarrolló actividades en organizaciones nacionalistas serbias vinculadas al grupo revolucionario Joven Bosnia,1 del cual se separó junto a sus seguidores cercanos, dando lugar a un ala que se desarrolló bajo su liderazgo. Describió las montañas y la frescura de la naturaleza bosnia en la más conocida de sus obras, Da la montaña, y bajo la montaña de 1902.

Nació en Stričići, un poblado cerca de Bania Luka,2 en Bosnia. Asistió a la escuela primaria en el monasterio de Gomjenica, y la secundaria en Sarajevo. Debido a su notable nacionalismo, en 1895 fue expulsado en tercer grado y tuvo que terminar su educación secundaria en Belgrado.2 Estudió eslavística con el profesor Jažić en Viena, uniéndose al círculo de estudiantes y escritores bosnios interesados en la literatura eslava del sur y en la liberación nacional.

En 1904 he regresó a Serbia, y durante un tiempo fue profesor en Skopje.2 Dos años más tarde, ya convertido en un reconocido escritor y publicista, regresó a Sarajevo, donde se desempeñó como secretario de la editorial "Prosveta", de donde fu sin embargo expulsado por participar en una huelga de trabajadores, y expulsado de la proscrito de la ciudad bosnia de Bania Luka.
Allí fundó la revista "Otadžbina" ("Patria"),3 2 y creó un grupo político que se oponía a la ocupación Imperio austrohúngaro, en especial contra los vestigios de la situación de esclavitud medieval. Fue elegido miembro del Bosanski sabor (nombre del parlamento bosnio) en Sarajevo.

Austria se tomó en serio a Kočić como enemigo, persiguiéndolo y arrestándolo en repetidas ocasiones entre 1907 y 1909 por sus actividades. Antes de la Primera Guerra Mundial y durante la subsecuente unificación eslava, presentó síntomas de una crisis nerviosa, y fue llevado a Belgrado para aplicarle un tratamiento. Allí murió en el hospital mental el 29 de agosto de 1916,2 sin alcanzar a asistir a la liración y unificación eslavos meridionales.

Obra

Kočić escribió tres libros de cuentos, titulados Da la montaña, y bajo la montaña (С планине и испод планине, 1902),2 Gritos de Zmijanje (Јауци са Змијања), y dos sátiras político-sociales: Un tejpon en el tribunal (Јазавац пред судом) y Juicios (Суданија), el primero en forma de drama, y el segundo de diálogo.
[editar]Referencias

↑ BanačIvo Banač, Ivo (1984). Cornell University Press. ed (en inglés). The national question in Yugoslavia: origins, history, politics (Primera edición). pp. 452. ISBN 0-8014-1675-2. Consultado el 21 de agosto de 2010.
↑ a b c d e f «Hronologija života i rada Petra Kočića» (en serbio). znanje.org. Consultado el 22 de agosto de 2010.
↑ J. Donia, Robert (2006). «The New Nationalism, Assasination and War». En Cornell University Press (en inglés). Sarajevo: a biography (Primera edición). University of Michigan Press. pp. 435. ISBN 0-472-11557-X. Consultado el 21 de agosto de 2010.

Otros textos

"The History of Yugoslav Literature" - "Историја југосл. књижевности", by Ðorđe Anđelić, Belgrado, 1938.






El riachuelo

El largo arroyo expresa con
su triste silencio la oscilante
molienda de un dolor intenso, cuyas
ondulantes danzas no pueden ser
escuchadas desde hace ya mucho
tiempo, como el velo de un vals
por las nubes, atrapado en el
abismo de la eterna amargura,
hablé a la novia del dolor de
mi corazón. 








Las últimas lágrimas

Los sentimientos, ojerosos, mueren
como se desvanecen los sueños en miles
de pechos errantes en el sombrío prado de los
recuerdos. Cuando me detengo, todos tiemblan,
porque en todas partes el estertor del cementerio
huele a dulce sacralidad. Dejémonos llevar
por la ruina de los ideales, que descienden
con amarga tristeza hasta la última esperanza,
al caos que se difunde como peaje de la vida,
mientras las últimas lágrimas consagran la
orfandad de la tumba. 






Los sonidos de la medianoche

Cuando la paz reina, dulces
ecos de lira envuelven la
medianoche, el silencio
solemne no juega con las flores
del zéfiro y los recuerdos
se despiertan al tocar las cuerdas
para levantar el velo negro del
pasado, en el que hay una oscura
tumba, como una flor de invierno.
La poesía amorosa, en el horizonte
de los últimos días atisba el éxtasis
de tumultuosos sueños. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada