jueves, 17 de enero de 2013

SILVIA ELENA REGALADO [9004]



Silvia Elena Regalado. Nació el 31 de agosto de 1961 en San Salvador. Es Directora de la Unidad de Cultura "Roberto Armijo" de la Universidad Tecnológica de El Salvador desde el 1 de marzo de 1995. Ha ganado 5 premios Nacionales de Poesía (El Wang Interdata de CONCULTURA 1991, "Alfonso Hernandez" 1993, "Juegos Florales de Mujeres", 1993 y "Juegos Florales de Oriente", 1993 y 1994). Su poesía ha sido publicada en las antologías: "Octubre es el culpable", "Patria chiquita","Palabras de la siempre mujer", "Poesía a mano", "Mujeres en la Literatura Salvadoreña" y "Ochi di rossa infuriata (Italia, edición bilingüe), en la antología francesa sobre poesía salvadoreña de María Poumier (2002), en la antologìa centroamericana “STIGAR” publicada en Suecia en el 2004. Sus poemarios publicados en El Salvador: Pieles de Mujer (1995), Desnuda de mí (2001) e Izquierda que aún palpitas (2002) y Antología Intima (2005). Ha publicado módulos sobre lecto-escritura, teoría de género y cultura turística. En el año 2002 coordinó la colección de seis títulos de poetas salvadoreñas: “Verso Creciente”, Juntas llegamos a la palabra. A partir del 2004 dirige el proyecto editorial orientado a potenciar a jóvenes talentos salvadoreños. El 5 de marzo de 2003 fundó el Taller de poesía de la Casa Claudia Lars, abierto a estudiantes de bachillerato, universitarios y personas de todas las edades.




OCTUBRE ES EL CULPABLE

Octubre no fue
un mes común de vientos
y piscuchas encumbradas por cipotes.

Octubre….
derrumbó el silencio,
me conjuró mujer,
te hizo hombre,
nos desnudó el espacio de pretextos,
y el amor fue
una batalla dulce de sudores.

Octubre se disfrazó
de junio, enero, marzo,
fluye en mis venas, como entonces,
acecha, sin medir las consecuencias;
octubre, compañero, es el culpable.


**

Cómo te explico
este fuego que arrasa y que me enciende:
nada se vuelve cenizas,
simplemente la luz es infinita.

**

Dios es el ojo de agua en el abismo de la nada.
La infinita rebelión de la luz en las tinieblas.
Quien pronuncia una flor
nombrando cada uno de sus átomos,
porque su palabra es semilla
de todo el universo.

Dios sin mantos ni barbas,
denudo sobre el lecho
de galaxias y novas.





LA VIDA

A Silvia Matus

Esa tristeza rozándote  sin preguntarte
el gris inexplicable
que cae como tormenta sobre tu esperanza.

La vida es el puñal y la herida
la generosidad de millones de plaquetas
conteniendo  ríos de sangre.
La piel sana y nueva bajo una costra.

Un sueño  deshecho  contra el pavimento...
Navaja esperando a la vuelta de la esquina.
La vida es ese beso  desangrado en las paredes
y a veces su  respuesta purulenta.

Una boca oscura donde debes deslizarte a tientas
que nadie te vea  hecha una luz por su frontera...

Pero la vida es también la luz y la frontera
el precipicio más allá
el cielo
lo visto y lo que nunca será visto ni oído ni tocado
La música del cosmos en nuestras vísceras.

Los peces y los cantos de las aguas.
El sol para tu casa.
La frondosidad del árbol de jocote
resquebrajando suelos y paredes.
El sí que sólo irrumpe y es y crece.

La vida es la alegría de respirar profundo
el olor del segundo que se escapa.

El amor en las calles
que canta sobre  sangre y podredumbre.

El dolor la vida
el dolor que te punza
para volver a unirte los pedazos.
Es el dolor llamándote a tu centro
a tu sol de vos misma
a que seas así  vida de la vida
el sí que sólo irrumpe y es y crece.





¿VUELO O CAÍDA?

I

Te desprendés y sos lo que siempre te dijeron que no eras.
Sos lo que no sabías ser.
Sos lo más autentico de vos
y ahí no hay límites.
Volás y ya no sos ese vos que te construiste.
Ahí rompés los cálculos.
Vos en un latido del universo.
Materia y partícula de un ala.
Color que nos incendia.
El vuelo es ese azul orgásmico del cielo.


II

La gravedad te vence
y el único sentido de pelearse con la vida
es demasiada muerte.
Grave como la gravedad.
Fruto que se basta sin su árbol.
La caída es el anverso del paraíso:
Ventana donde nadie te ve
y vos devorás la intimidad
de todo lo visto.






CURRÍCULUM VITAE

Además de poeta,
media madre;
un rato por las noches
y los fines de semana,
costurera diplomada,
nutricionista empírica,
médica autodidacta,
artesana inspirada,
un poco bibliotecaria,
articulista inédita,
algunos estudios
en letras y sociología;
habría que agregar:
hilvanadora de lunas,
coleccionista de sueños
-con el respectivo costo
de lágrimas, risas
y desvelos-,
es decir,
enamorada indómita
del milagro universo,
del movimiento eterno,
… de la vida.






RETIRADA TÁCTICA

Me quedaré sentada
en esta orilla,
oculta en el color
de las múltiples pieles
de las horas.

No intentaré cruzar
el mar abierto,
y aunque ahogue el placer
antes del riesgo,
habré ganado el tiempo
de contemplar mejor el horizonte,
de medir fuerzas,
y afinar las coordenadas
que me permitan minimizar
las posibilidades del naufragio.






A TUS AMORES DE LOCA…

Nosotras,
esclavas, cortesanas,
medievales desnudas
bajo cinchos de hierro,
pajaritas de alas desplumadas.

Nosotras,
mujeres piel-amor,
humanas de la luz,
savia del nuevo tiempo;
paridoras del tiempo
sin tiempo de soñarlo.

Nosotras,
hermanas desde siempre
de nosotras,
inauguremos la vida
donde las manos nuestras
encuentren nuestras manos,
donde la luz de una
sea la luz de todas
y así sucesivamente,
multiplicativamente…






A MI HIJA…

Sí, hija,
yo quisiera ser, a veces,
la madre más normal
del mundo
para vos;
aunque me veas siempre
pateándole la cola
a mis sueños,
corriendo,
ensimismada,
agotada,
loca y feliz
a pesar de tanta angustia,
mi sueño más dulcito
sos vos
y
quisiera fugarme
esta mañana del trabajo
a saltar caballito tun-tun
tomada de tus manos
a plancharte el uniforme
darte la comidita calientita
dejarte en la puerta del colegio
y que me des un beso
y me digas hasta la tarde mamá
como la mayoría de las niñas
y yo te diga hasta la tarde mi amor
con la cotidianidad
de una mamá normal
en un día común
sin sentir hecho nudo
el corazón.





RECLAMO

Cómo se ve que te hace falta vida,
el coraje que sólo dan los años,
la osadía de ir contra corriente,
el orgullo de herirse en la caída.

Ya aprenderás a morder la tierra
a desgarrar el cielo con las uñas,
respirar el dolor hasta los huesos,
caminar sobre el miedo y el cansancio.

Tendrás que desatar las esperanzas,
que vuelvan a la luz o al olvido,
habitarte de duendes y desnudar el alma
para revivir el milagro de ser niños.





SOLEDADES

I

Inútil la soledad
si te habita el misterio,
si el asombro te arroja a una luna de enero,
si el dolor no es estéril,
si renacen las flores donde lloró tu sangre,
si tus sueños se niegan a rasgar sus vocales
y derraman su savia sobre el miedo y las sombras.
Inútil la soledad
si abrís los caminos,
si plantás en el tiempo las semillas de un beso,
si tu sol vuelve limpio al llamado de la aurora.
Si la vida es un vértigo,
un soltarse al abismo para alcanzar el vuelo,
una ruta,
un silencio,
una voz encendida...
Inútil la soledad,
inútil.






MIEDOS


I

No le tuve miedo
a la desnudez del niño
ni a la oscura palabra del hombre.
Sólo me espantó
tu miedo
del niño,
del hombre,
de mi pecho abierto
al niño
y al hombre.


II

Debes salir a la mañana
para que el sol te pinte,
no importa que atardezca,
que te cubra la noche.
Sólo la oscuridad te dará las estrellas,
sólo la noche llamará otra aurora.






LA POESÍA


I

La poesía y su rastro
de humedad y de sombras
su fiero debatirse por la vida
la herida de su luz
su voz
su abismo...


II

Infinita materia
callada piel que envuelve
el grito del amor
el de la angustia.
Código que se intuye.
Todo final es
un principio:
el misterio del mar
en una lágrima
y en la palabra humana,

el universo.



III

La poesía es mi casa
más profunda y más grave,
la sal diluida
en la espuma de un beso.
La poesía es designio
de un  destino de mares,
una ruta de vientos
condenada a mi sangre.


IV

Me brotó la palabra,
la intuí
en la expansión de su tiempo.
Me dejó respirarla
y fui
su eco.

La hice mía.
Me habitó,
y después de la lluvia,
del filo de su beso
supe que nunca
esa palabra entrañable
fue un ápice mía,
que era yo
íntegramente suya,
habitada por ella.


V

A veces me abandona
tu desnudez redonda
de vocal florecida.

Tu atardecer felino
sólo humedece
mi labios que te buscan.

Me asusta perder
la infinita ternura de tu fuego,
pero volvés
absuelta del desamparo
a derramar tu viento:
y  yo me enciendo,
Poesía,
sólo para ser tuya.





CONVERSACIÓN CON DIOS

I

Alguno que otro día
me amanece el deseo de invitarte  un café
y abrazarme a la certeza con la que me nombraste para siempre.
Quiero escuchar  como respira en vos el universo,
descubrirme en el milagro sin edad de tus pupilas.

Días en los que necesito darte gracias
por  lo que  me concediste infinito,
por la posibilidad de hacer y re-inventar
cada trozo de vida a mi propia semejanza o a la tuya,
Por la angustia y la fe en lo que anhelo,
por la alegría simple de los frutos.

Vos sabes que este amor mío renegó tanto  de nombrarte.
Se ufanó de sí mismo,
evadiendo el diálogo cara a cara,
refugiándose en tu sustancia,
cumpliéndote en los principios
pero sin la humildad serena de aceptarte.

¿De qué he huido?
Si todo rumbo me devolvió tu aliento;
si toda libertad sin vos siempre fue cárcel.
Aquí estoy otra vez,
como emergiendo del útero materno:
confiándote mi vida,
abandonándome a tu ímpetu
despertando a tu amor
fundiéndome en tu nombre.


II

No quiero buscarte en la derrota,
sostenerme en tu fuerza cuando flaqueo.
Yo quiero esta alegría limpia de intereses,
este nombre tuyo llenándome de flores,
ser parte de tu aliento  si respiro.
No quiero que este amor sea una falacia teórica,
un acuerdo callado
mientras la vida me habla en voz alta,
mientras alguien me grita
y yo vuelvo la espalda.
¿Tendrá sentido amarte,
si soy una más en la tragedia humana?
¿Si me resigno al miedo y no asumo la vida
con la misma pasión que me heredaste?
¿ Si cargo con la culpas, si te pronuncio,
pero no me perdono?
¿Si etiqueto  a los demás desde mi pequeñez
y no te descubro en ellos por tu grandeza?
No debes responderme.
Quiero ser tu respuesta.






NACÍ CON LA LLUVIA

Nací con la lluvia
en el mes más apretado
de los temporales.
Yo que soy tierra
Fértil-desierta,
que guardo el fuego
y no lo dejo pasar de largo,
que me respiro,
que vuelo,
que soy el viento.
Yo, eterna tierra
verde palabra.
vine en la lluvia
broté de llantos
sentí el abrazo
tibio de un pozo
antes de ser
la luz
el aire.
Y quizá por eso
soy el designio
brutal del agua.
me precipito
hasta el estruendo
claro
silvestre
de la humedad.






FLORECER EN VOS

A veces he florecido sola
en una oscuridad
que abismó mis gemidos.
He florecido
en aguas y en desiertos
donde no hubo luz
para encender
el color de cada pétalo.







AMOR

llevo a cuestas
un torrente de sol y clorofila
un grito ahogado
que enloquece
buscando la libertad
del estallido.

Quiero florecer en vos
brotarme de corolas
de olores y de mieles
ser una flor eterna
sobre tu tallo
verde.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada