jueves, 20 de diciembre de 2012

MANFREDA BENDRIEN [8.877]



Manfreda Bendrien

Manfreda Bendrien nació en 1961 en Würzburg (Alemania) y reside en Palermo (Italia). Estudió filosofía, historia e historia del arte. Escribe poesía y prosa. Es editora de la revista “Willkyria”. Ha publicado: Ich reise anders (Eigenverlag, 1998), Valkyria (Eigenverlag, 2000), L’usignolo squamato/Die entschuppte Nachtigall (L’arciere del dissenso, 2003) y Der Geburtstag (Willkyria 4, 2004).



La poesía no es un mantelito que bordar siguiendo las instrucciones para llenar las horas de la tarde – es un animal despiadado, una fiera primordial que dominar… o con la que dejarse la piel.

Es funambulismo entre Gaia y Luna, sin red de protección. No tiene términos medios, no se esconde detrás de la fachada – y la verdad, a veces, hace mucho daño.
Abate para recrear – causa y calma la confusión, y como en cualquier espejo, también en ella existe el ángulo oscuro – el ángulo donde anidan el consuelo y la esperanza.


Versión de Carlos Vitale de la traducción italiana de la autora






El ruiseñor escamado
 incrédulo
    te has detenido
  en el umbral
      de mi casa
  apenas
has visto
   el vestíbulo

conóceme -
solamente porque
            te conozco

tu miedo
    es
una mujer celosa

entrégate
     a mis manos
y modélate

sobre mi corteza
       graznan
   tantas noches
            pasadas
     al frío
-me estás revistiendo
   de cálidos colores 

antes de que muera
  déjame
    nacer

los brazos
      de la morera
   acogen
el sol cansado
el último canto
     del pájaro gris
se posa
   en el cajón
         del lazo rojo

hablar
        aguas oscuras
          de un lago
               sin fondo
callar
       mecerse
             sobre las olas
         esperando
          que se calmen
         de nuevo
siempre de nuevo
contigo

las sombras
     alargaban
             sus dedos
        hacia mí
me desperté
   con murciélagos saciados
              pegados 
          a mis párpados
el yo de ayer
     se está apagando
            en esta primera
            luz tierna
            que encuentro
                 vagando
                   por tus ojos
sonrío
ya no busco 
   ver más allá
      de lo que llaman presente
mi dirección ya no es
            la subida
                 hacia un mañana
desciendo
    continuamente
  por el estrecho cuello 
             de la clepsidra

dolor
          no amor
       une
desde la oscuridad más profunda
            de la verdad

las verdaderas pruebas
          de valor
-las batallas
 del Yo contra el Yo-
permanecen 
     para siempre
             bajo la piel
invisibles

marcharse
     dejar
        personas   antes cercanas
       y con ellas el eco
           de los recuerdos
es  un adiós
     incluso de sí mismo
ya en vida
un lento morir – las plumas
                           de Ícaro
                         tienen 
                               desde siempre
                        su precio

cuando el viento del sur se eleva
   me envuelve
               el aliento del fuego
      lo cubre todo
        con el polvo rojo
penetra
      hasta en los más pequeños pliegues
cuando el viento del sur
  llora
        entre los postigos
 ya no duermo
calor inmenso
calor de los desiertos
                      invade
                           mi tierra firme
huelo   las distancias
intuyo          la eternidad
me vuelvo…                  brizna
                    (y menos que una brizna)
                            errante
             por los cielos y
                               polvo
                               también yo

canto mudo –
         todos nos miraban
         cuando te levantabas
       para aplaudirme

nunca podré ser 
             yo     sola
             la     que llene
             el     vacío
        que han     excavado
               en ti
                         -ayúdame

escapados
        por falta de aire
buscando 
      refugio
       entre los brazos
               de los vestidos descoloridos
              en los armarios
           mil veces
      inadvertidamente
viajados
-solamente el amor cura
 el amor faltado

nunca ha cantado
            una nana
      para un cachorro
nunca ha entendido
    que     lo que sostiene 
    no está sobre dos
             cuatro o mil
    pies

no comprenden
    aman
       sencillamente
    qué conocen
-no me conocen

hoguera
              silencio
   pensamientos
tuyos – míos – tuyos – míos
   vagan 
       entre llamas
              se encuentran
              se entrelazan
              se rehúyen
nuestro fuego
         se nutre 
del mismo tronco

a veces
           los juguetes
     desaparecen
de las repisas polvorientas
de las cajas enmohecidas
           debajo de la cama
    nadie sabe cómo
    nadie entiende
          cómo es posible –
también él se había olvidado
     durante demasiado tiempo
de que me había recibido
                 como regalo

me mecía
   sobre aquel caballo
                  de madera
que    prometido
nunca me regalasteis

cierras    puertas
         persianas
bajas 
  postigos   ojos
no has entendido
  -¿no has entendido?
que   nuestro
  enemigo
no viene de fuera

nunca he sentido tanto
                         la pérdida
                      de la pureza innata
como ahora
        -envuelta en tu amor
     lloro
          mi alba
        un recuerdo solamente mío
mientras tú te fatigas 
     descubriendo 
         bajo mil hojas caídas
     mis raíces

me advertían
no podían asustarme
nada saben
     de la batalla
    contra la surrealidad cotidiana
no entienden
      esos que gritan
           como peces en la arena

no solamente el tiempo
     también el adiós
   es relativo –
la muerte    a veces
es menos definitiva
             que la vida

caída
     del nido
            como un cuclillo
en un jardín
         sin ángeles
         que castigan
por haber buscado
    las sombras
   entre el blanco & el negro
las profundidades

se encontraron
       en el camino
                de la luna
 la soledad del otro
         de otros tiempos
 era recuerdo    común
prosiguieron
          juntos
         hacia aquel faro
asegurándose
de que        esa  luz
     no fuera  un fuego fatuo
            de la última noche

están sentados  inmóviles
                abrazados
           con ternura
los miramos
     …un rumor de alas…
   se levantan     van
una sonrisa 
    en los labios cosidos

rocío cristalino
              quisiera ser para ti
ruiseñor ronco
              ahora
    estoy     escamada
           lucho
por nuestro sueño

no busco la suerte
        en los puestos
          de los mercadillos
         de saldos
- las rebajas 
         de la esperanza
nunca me verán
        como cliente

ya no canto
a la oscuridad
         -los fantasmas 
          no entran 
 si el miedo
no les abre las puertas 

nunca he cuidado tanto
  mi coche
  medio de transporte
      como mi cuerpo
- soñar
      en el calor
     del viento
      hiela
            el corazón -
rasco
    el hielo
del parabrisas






zentralkreta

das weit auf den Nachmittag geöffnete Fenster

das weit
auf den Nachmittag
geöffnete Fenster
kaute
das warme Brot
der letzten Sonnenstrahlen
der Olivenbaum stellte sich im Wind
auf
als wolle er gegen die ersten Schatten
anheulen
die Schleifenflüge der Fledermäuse
betrachtend
kam er zu dem Schluss
dass die Welt kein
perfekter Kreis
ist









2 comentarios: